Menú Cerrar

Synthesis

Un juego de química que no necesitas saber química para jugar.

Juega bien tus cartas y sé el más rápido formando compuestos químicos de diferente dificultad.

Bienvenido a Synthesis, un juego creado por Jordi Morató y Ramón Pujol, ilustrado por Carla Pont y editado por Falomir Juegos y en el que la química hará saltar chispas entre los jugadores.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 6 mesas de trabajo
  • 60 losetas de compuestos químicos
    • 20 de nivel 1
    • 16 de nivel 2
    • 14 de nivel 3
    • 10 de nivel 4
  • 168 cartas
    • 108 de elementos químicos
    • 54 especiales
    • 6 guías rápidas
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

¿Te imaginas recogiendo el Premio Nobel? En estos momentos tu trabajo como investigador necesita un empujón y para ello deberás dejar de un lado la química que tienes con el resto de tus colegas para centrarte en tu carrera. ¿Serás tú el más rápido formando compuestos químicos de diferente dificultad?

Al principio de la partida se fijarán unos compuestos químicos como objetivos que deberás sintetizar antes que tus rivales consigan hacerlo con los suyos. Para ello, deberás conseguir juntar todas las cartas de elementos hasta dar con la molécula adecuada. Quien consiga sintetizar todos sus compuestos antes que sus rivales, ganará la partida.

¿Cómo se juega?

Preparación

Para preparar una partida de Synthesis se deben realizar los siguientes pasos:

  1. Determinar la duración y la dificultad de la partida:
    • Corta
    • Estándar
    • Premio Nobel
  2. Repartid a cada jugador las losetas de compuesto definidas en función del tipo de partida seleccionada y colocadlas en la mesa de trabajo mirando hacia su jugador.
  3. Barajad las cartas de elemento y repartid 7 a cada jugador.
  4. Barajad las cartas especiales y repartid 1 a cada jugador.
  5. Dejad ambos mazos, separados y bocabajo, en el centro de la mesa al alcance de todos los jugadores.
  6. El jugador más joven será el jugador inicial.

Desarrollo

El turno de cada jugador está dividido en 4 fases:

  1. Negociación
  2. Renovación
  3. Síntesis
  4. Fin del turno

Las dos primeras se pueden realizar de forma simultánea, pero una vez que se pase a la tercera fase ya no se podrá hacer ninguna de las anteriores.

1. Negociación

En esta fase, el jugador en turno, y solo él, podrá negociar con el resto de jugadores para conseguir intercambiar cartas de los elementos que necesite.

No hay limitaciones en la negociación, pero no se pueden intercambiar cartas especiales.

2. Renovación

El jugador puede descartarse de tantas cartas de elemento como quiera y podrá robar del mazo de elementos un número de cartas igual a la mitad de las que se ha descartado (redondeando hacia abajo).

3. Síntesis

En esta fase, el jugador deberá combinar las cartas de elemento que tiene en su mano para formar los compuestos que tiene como objetivos teniendo en cuenta que deberá primero completar todos los de un nivel inferior para poder sintetizar los compuestos de un nivel superior.

Para sintetizar el compuesto, simplemente se deberá descartar de las cartas necesarias para formarlo y darle la vuelta a la loseta que ha sido completada. El jugador podrá sintetizar todos los que quiera y pueda en el turno.

Una vez que sintetices un compuesto, puedes robar una carta especial.

4. Fin de turno

Una vez que el jugador haya sintetizado, o no, los compuestos que quiera, deberá acabar con 7 cartas en la mano, teniendo que robar o devolver al mazo las cartas necesarias para conseguirlo.

Una vez que el jugador ha realizado sus cuatro fases, el turno pasa al siguiente jugador.

Cartas especiales

Las cartas especiales otorgan habilidades o acciones a los jugadores que las utilicen pero deben cumplir las siguientes normas:

  • Cada jugador empieza con una carta especial.
  • Cada vez que sintetizas un compuesto de tus objetivos, podrás robar una del mazo.
  • Si en tu turno sintetizas agua (H2O) puedes robar una del mazo.
  • Está prohibido utilizarlas en la fase de negociación.
  • No se pueden tener más de tres cartas especiales por jugador.
  • Se pueden jugar en cualquier momento de la partida, incluso en el turno de un oponente.
  • No pueden ser utilizadas en el mismo turno en el que se hayan conseguido.
  • Se pueden jugar varias cartas especiales a la vez pero se resolverán en el orden en el que se hayan jugado.

Fin de la partida

En el momento en el que un jugador consiga completar todos sus compuestos, se termina la partida y se convierte en el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Un juego de química que no necesitas saber química para jugar. Esta es la primera frase de la presentación de Synthesis y con la que no podemos estar más de acuerdo. Un juego creado para que todo el mundo se divierta pero que además permita a los interesados aprender ciertos conceptos básicos de esta temática.

Para empezar, queremos hablar sobre su estética y componentes. El juego viene en una caja de tamaño medio con una ilustración que nos mete de lleno en su temática ya que no deja lugar a dudas de que estamos ante un juego relacionado con la química. Una de las cosas que más nos ha gustado es la cuna que se encuentra en su interior para colocar perfectamente todos los componentes del juego, incluidos los seis tableros de los jugadores que debemos montar para darle la forma de una mesa de trabajo.

Además, el juego viene cargado de losetas de compuestos químicos y de cartas. Las cartas son nada más y nada menos que 168. Seis de estas cartas son cartas de ayuda que vienen fenomenal para las primeras partidas, 108 son las cartas de los seis diferentes elementos que contempla el juego, más uno extra que ejerce de comodín y las 54 cartas especiales que son las que utilizamos los jugadores para aplicar acciones o efectos en la partida. Todas ellas son de buena calidad y con unas ilustraciones muy simpáticas.

Por otro lado, las 60 losetas de compuestos químicos, además de ser muy coloridas, están divididas por colores en 4 niveles de complejidad, teniendo obviamente más losetas de los niveles más bajos que de los niveles altos.

Por último, queremos destacar las mesas de trabajo en 3d que debemos construir para colocar las losetas de cada uno de los jugadores. Estéticamente quedan muy bien y son tremendamente prácticas y útiles para el desarrollo del juego. Así que nos ha parecido todo un acierto.

Por tanto, podemos decir que Synthesis cuenta con una producción de buena calidad y con un arte muy llamativo y colorido.

Lógicamente, una de las características más importantes que tiene el juego es su temática. Aunque Synthesis se ha diseñado para que cualquier jugador pueda disfrutarlo independientemente de ella, lo lógico es decir que estamos ante un juego instructivo de química básica. No pretende que acabes siendo un experto en la materia pero si adquirirás unas pequeñas nociones básicas y lenguaje técnico que te ayudará a conocer un poco más el mundo de la química.

Por ejemplo, conoceremos qué elementos se necesitan para formar determinados compuestos y acabaremos memorizándolos y además, los autores han querido tener rigor científico y han utilizado los colores que representan a estos elementos químicos que acabaremos asociando fácilmente con el paso de las partidas. También aprenderemos distinto vocabulario del mundo del laboratorio que invita a que los jugadores, sobre todo los jóvenes de la casa, quieran investigar un poco más sobre ellos.

Es curioso, porque normalmente las actividades relacionadas con el aprendizaje suelen estar reñidas con la diversión, pero desde hace ya algunos años, los juegos de mesa están consiguiendo introducir temáticas que a priori son menos atrayentes para el público en general. Synthesis es uno de estos juegos ya que consigue que una temática educativa sea divertida para los jugadores y acaben, sin enterarse, aprendiendo.

Por todo ello, queremos decir que, a nivel educativo y para iniciarse en la materia, es fantástico. Podría ser utilizado perfectamente por padres o colegios para disfrutar de un juego mientras se aprenden cosas que pueden ser necesarias para los jóvenes que quieran descubrir y acercarse por primera vez a la química.

Por otro lado y metiéndonos ya en el propio juego en si, una vez que leemos las sencillas reglas nos damos cuenta de que estamos ante un juego fácil de entender y que utiliza la gestión de mano, colección de sets y toma esto como mecánicas principales.

Se trata de un juego emocionante en el que los jugadores tenemos que ir consiguiendo las diferentes cartas de elemento que necesitamos para poder sintetizar los diferentes compuestos químicos que se encuentran en las losetas que tenemos en nuestra mesa de trabajo y que han sido repartidas al azar al principio del juego.

La forma de obtener las cartas de los elementos es relativamente sencilla. La primera forma es descartando cartas de nuestra mano para robar del mazo la mitad de las que hayamos desechado. La segunda es negociando con alguno de nuestros rivales para intercambiar sin límite las cartas que queramos. Por último, tenemos la opción de finalizar nuestro turno y robar tantas cartas del mazo como para volver a tener las siete cartas que debemos tener al acabar el turno.

Lógicamente, la más interesante y divertida es la opción de negociar. El juego solo permite al jugador en turno hacer los intercambios con cualquiera del resto de jugadores y esto provoca la tensión de saber si nuestros rivales van a querer negociar o no. Por un lado, pueden buscar un intercambio más ventajoso para ellos ya que el jugador activo podría sintetizar compuestos en ese momento mientras que el otro jugador deberá esperar a su turno. Pero por otro lado, el jugador puede aprovechar el turno de un oponente para ir consiguiendo cartas de elementos que va a necesitar cuando llegue su turno y estar más cerca de sintetizar compuestos.

Esto provoca esa sensación de quiero y no quiero muy atractiva y emocionante. Además, con el paso de los turnos, y a medida que les queden menos compuestos por sintetizar a los jugadores, estos intercambios serán más costosos y más difíciles de producirse porque tendremos miedo de que nuestro rival este próximo a acabar la partida.

Este es otro de los puntos más intrigantes del juego y es que no sabes en qué momento o en qué turno se va a terminar la partida. Al final se trata de una carrera por ver quién es el primero que termina con sus compuestos y los jugadores muchas veces juegan al despiste intentando aparentar que aún les queda más de lo que realmente les queda para poder obtener algún intercambio engañando a los rivales.

Por otro lado, tenemos las cartas especiales. Estas cartas que están limitadas y se pueden ir consiguiendo a medida que sinteticemos compuestos o incluso agua (H2O) directamente, permiten a los jugadores realizar ciertas acciones beneficiosas para él o perjudiciales para los rivales, generando una interesante interacción entre los jugadores que da mucha vidilla y chispa a las partidas. Además, una de sus grandes virtudes es que se pueden jugar en el turno de otro jugador fastidiándole todos los planes que podría tener.

Aunque es cierto que el azar está muy presente a la hora de obtener las cartas, debemos tener en cuenta que Synthesis es un juego en el que está presente, en cierta medida, la estrategia y debemos planificar bien las acciones y las cartas que queremos ir desechando para ir sintetizando en orden los compuestos que tenemos. Además, es de esos juegos en los que parece que las tareas de los demás siempre son más fáciles que las nuestras.

Otro de los aciertos de Synthesis es la inclusión de diferentes modos de juego. Estos modos afectan a la dificultad de la partida ya que cuánto más la aumentamos, más losetas de compuestos tendremos que sintetizar y más difícil serán las que tengamos cada jugador. Pero, además, lógicamente, esta elección también hará cambiar la duración de la partida, pudiendo modular el tiempo de juego que queramos emplear.

Con respecto a la escalabilidad, el juego va de 2 a 6 jugadores y funciona muy bien prácticamente a cualquier número. Es cierto que, cuando se juega en pareja, la fase de negociación se ve un poco más resentida ya que los intercambios suelen estar un poco más limitados porque los jugadores serán más adversos a dar cartas a su único rival aunque tu consigas alguna carta que te pueda beneficiar. En cambio, esa sensación desaparece a medida que aumenta el número de jugadores ya que los intercambios múltiples son más factibles y notas que son más productivos porque, en tu turno, puedes intercambiar tus cartas con varios jugadores recibiendo varias cartas que te interesan a cambio de ir reforzándoles solo un poco a ellos en sus futuros intercambios.

A parte de esto, es un juego que escala muy bien. Obviamente cuántos más jugadores, más caos, más intercambios, más difícil es controlar los posibles compuestos que necesitan sintetizar tus rivales y es más fácil camuflar tu estrategia. Además, como los turnos son muy rápidos, el entre turno no se resiente nada y se puede jugar a su máximo número sin ningún tipo de problema.

Otra de las características por las que destaca Synthesis es por su rejugabilidad. Para empezar y como hemos dicho, el juego cuenta con tres modos de dificultad diferentes. Además, obviamente, al tratarse de un juego donde las losetas y las cartas se cogen al azar, todas las partidas serán diferentes entre si: Otros elementos a conseguir, otras cartas especiales a jugar, diferentes estrategias y métodos para el intercambio van a utilizar los jugadores. A esto hay que sumarle que el número de cartas de elementos y losetas de compuestos es bastante considerable.

Por todo ello, queremos decir que Synthesis es un juego estupendo para disfrutar en familia o entre amigos que buscan pasárselo bien y aprovechar la temática para aprender un poco de química por el camino. En este sentido, consideramos que el juego es perfecto para cualquier aficionado que quiera introducirse en esta materia y sobre todo para cualquier profesor que quiera utilizar el juego como mecanismo introductorio de conceptos básicos que refuercen la enseñanza en química básica.

Por último, decir que cuenta con una muy colorida y llamativa estética, con unos componentes de alta calidad que junto a su buena escalabilidad, su alta rejugabilidad y unas divertidas mecánicas, hacen que aunque la temática no es lo que más te atraiga del juego, puedas disfrutarlo sin problemas.

Compra Synthesis en Amazon

Falomir- Synthesis, Multicolor (31097)
  • Juego de cartas
  • Cada jugador tendrá que formar los diferentes compuestos establecidos al principio de la partida.
  • En Synthesis deberás combinar cartas de elementos formando los diferentes compuestos.

 

Última actualización el 2021-11-29 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *