Menú Cerrar

Mal trago

Mal Trago es un juego party para grupos a partir de 4 jugadores que podremos sacar a cualquier tipo de jugador ya que es funciona de una manera muy sencilla: tendremos que elegir una de nuestras pociones al azar y tener la buena o la mala suerte de que salga una envenenada o no y ser víctima del brebaje de la bruja. Bebamos la poción que bebamos, éste juego nos proporcionará momentos desternillantes.

Estos buenos ratos nos los trae el autor malagueño José Manuel Fernández con su primer juego, que ha contado con los diseños de Ana Marco y lo ha editado por Rocket Lemon Games.

 Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 10 cartas de Goblin
  • 50 cartas de acción
  • 1 carta de beztia
  • 13 cartas de poción mortal
  • 30 cartas de poción segura
  • 1 carta de marcador de turno
  • 4 cartas en blanco para inventar nuestras propias acciones
  • 10 antídotos
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

La bruja necesita conejillos de indias para probar sus nuevas pociones y nosotros, sus leales goblins hemos sido elegidos voluntarios forzosos para ello.

No es tan terrible como parece aunque sabemos que algunas de esas pociones tienen un efecto mortal. Podremos tomarnos un antídoto para curarnos pero, cuando no nos queden, deberemos ingeniárnoslas para dejar de ser fantasmas. Solo uno de los goblins saldrá con vida del experimento y cuando eso suceda, todo habrá terminado.

¿Cómo se juega?

El objetivo del juego es ser el único goblin superviviente mientras bebemos pócimas que nos va dando la bruja.

Tipos de cartas

Goblins

Durante la partida nos convertiremos en “adorables” goblins que se reúnen para que la bruja les de a probar sus pociones. Al igual que los humanos, ninguno es igual al otro y podremos elegir entre las diferentes personalidades y rasgos físicos que nos ponen a disposición cada una de las cartas.

Poción segura y mortal

Son las pociones que beberemos durante el juego. Unas claramente apetitosas de color verde pero otras que nos van a sentar mal ya solo con verlas, de color morado.

Las seguras no tendrán efecto sobre nosotros pero las mortales, como su nombre indica, nos sentarán tan mal que nos harán convertirnos en fantasma a no ser que tengamos un antídoto cerca para poder tomarnos.

De acción

Son las cartas que iremos robando por orden de turno del mazo central. En ellas encontraremos dos tipos:

  • Acciones: Simples acciones de beber pócimas nosotros mismos, de beber goblins con determinadas características, de robar cartas de poción extra o incluso de robos de antídotos.
  • Conjuros: Son acciones “permanentes” que los goblins deberán cumplir durante la partida del tipo: “bebe el primer goblin que toque una carta con los pulgares”, “deberéis hablar cambiando la letra s por la z”…

La Beztia

Para complicar un poco más la partida sobre todo en partidas de mayor número de jugadores, podemos incluir la carta de la Beztia que hará que tengamos que beber una poción extra cada vez que nos toque beber.

La incluiremos en el juego de dos maneras diferentes:

  • Meteremos al comienzo de la partida la carta de la beztia en el mazo de cartas de acción. Cuando un goblin vivo la saque, la dejará junto a su carta de goblin y si la saca un goblin fantasma, deberá regalársela a un goblin que esté vivo.
  • Dejaremos la carta de la beztia junto al mazo de acciones y será cuando el primer goblin se convierta en fantasma cuando se la regalará a un goblin vivo.

Cuando el que posee la Beztia pasa a ser fantasma, se la pasa a otro goblin vivo.

Preparación de la partida

Lo primero que tenemos que hacer es separar en diferentes pilas de cartas las pociones mortales, las pociones seguras, las cartas de goblin y las cartas de acción. 

Repartiremos a cada jugador tres pociones seguras, una poción mortal, un botecito de antídoto y una carta de goblin que podrá ser elegida por cada jugador de entre los 10 que tenemos disponibles.

Dejaremos nuestra carta de goblin con el lado de color (el lado vivo) delante nuestra sobre la mesa, barajaremos nuestras pociones y las colocaremos bocabajo una al lado de la otra.

Finalmente, barajaremos todas las cartas de acción y las dejaremos en el centro de la mesa, al alcance de todos, bocabajo. También dejaremos a mano el resto de mazos de pociones, bocarriba, y las cartas de globlins y antídotos, si es que sobran.

El jugador inicial será el que tenga la piel más verde y si hay varios que la tienen similar, lo hará el que mejor imite a un goblin. Le entregaremos la carta de marcador de turno que irá pasando al jugador de la izquierda por orden para ayudarnos a saber quién es en cada momento el jugador activo.

La partida

Jugaremos por turnos y, durante su turno, cada goblin cogerá la primera carta de acción del mazo, la leerá y realizará la acción que indique pudiendo ser como ya hemos hablado:

  • Acciones básicas: nos las dice la bruja y serán del tipo: “Bebes tú”, “Regalas una poción mortal” o “Bebe quien decida la mayoría” y deberán realizarse nada más se levanten.
  • Conjuros: son lanzados por el goblin que haya levantado la carta y será una condición especial que todos los goblins deberán cumplir durante la partida. El primer goblin que se salte cada conjuro, deberá beber una poción.

Cuando se haya realizado dicha acción, la dejará bocarriba en la pila de descartes y le tocará al siguiente goblin. Si sacamos una carta de conjuro, deberemos dejarla bocarriba junto a nuestra carta de personaje, no descartarla.

Seguiremos el mismo orden de juego durante toda la partida aunque haya jugadores que hayan tenido que beber pociones o globlins que se hayan convertido en fantasmas o hayan resucitado.

Las mayoría de las cartas de acción nos harán beber pócimas para que la bruja pueda comprobar su efecto en nosotros. De nuestra zona de juego beberemos una de esas cartas que están bocabajo a ciegas pudiendo sacar:

  • Una pócima segura con la que no nos pasará nada.
  • Una pócima mortal. Para ponerla remedio podremos gastar uno de nuestros antídotos si es que tenemos o, de lo contrario, nos convertiremos en fantasma y descartaremos todas las cartas de pociones que nos quedaban.

Cada vez que un goblin se beba una poción o utilice un antídoto, lo dejará en el montón correspondiente del centro de la mesa.

Si un goblin acaba todas sus pociones, cogerá en ese momento una carta de poción segura y otra de poción mortal y, tras barajearlas, las colocará en su zona de juego bocabajo para seguir jugando.

Beber en grupo

Algunas de las cartas de acción nos indicarán que varios o todos los goblins deben beber a la vez, en el mismo turno. Irán bebiendo de uno en uno en el orden de turno, empezando por el que haya sacado la carta que lo indica.

Convertirse en fantasma

Cuando un goblin se bebe una poción mortal y no puede, o no quiere, salvarse bebiendo ningún antídoto, se convierte en fantasma. Deberá dar la vuelta a su carta de goblin mostrando el lado fantasmal y descartará las pociones que le sobren al centro de la mesa pero mantendrá sus cartas de conjuro o antídotos que posea.

Los goblins fantasma continuarán jugando en su turno sacando una carta de acción de dicho mazo pero no les afectarán las acciones de bebida de las cartas ni deberán cumplir las condiciones que indique cualquier conjuro.

Cuando saque una carta de acción con el icono de fantasma impreso sobre ella, se la enviará a un goblin vivo que él elija y ese será el que sufra el efecto indicado.

Si un goblin que es fantasma consigue que durante su turno, otro goblin se convierta en fantasma, él resucitará de manera instantánea, dando la vuelta a su carta y dejando el lado de goblin vivo hacia arriba. Cogerá una carta de poción mortal y una de poción segura, y, tras barajearlas, las colocará en su zona de juego bocabajo para seguir jugando.

Otro modo de poder resucitar es que una carta de conjuro lo indique. Ningún goblin fantasma puede ganar una partida.

Final de la partida

Cuando solo quede un goblin vivo, habrá terminado la partida.

Si en ese mismo turno otro goblin tiene que resucitar y vuelve a la vida, se seguirá jugando porque ya habrá dos goblins vivos.

Hay ocasiones en que puede que todos los goblins estén convertidos en fantasma y nadie habrá ganado.

¿Cuál es nuestra valoración?

Mal Trago es un party con el que la diversión y las risas están aseguradas ronda tras ronda mientras esperamos ansiosos que un goblin levante una nueva carta de acción para ver qué sorpresa nos deparará tras leerla en voz alta.

En caja pequeña pero bien organizada, tenemos una portada que llama la atención y nos deja ver que será un juego desenfado desde el primer momento: vemos a un goblin siendo influenciado por el fantasma de otro para tomar una pócima mientras otro de sus amigos goblin se lo pasa en grande al fondo de la sala.

Mucho colorido y consonancia entre diseño y ambientación, hacen que apetezca jugar varias partidas seguidas para intentar ser el único goblin que quede con vida tras tomar varias pócimas de la inexperta bruja.

Sus componentes son cartas de buen gramaje y muy manejables con letras bastante grandes fáciles de leer. Tiene mucha variedad de acciones y conjuros por lo que es bastante completo en éste aspecto y vienen claramente explicados para que no tengamos dudas o haya ambigüedad a la hora de sentarnos a jugarlo.

Nos ha gustado que vengan cartas en blanco para poder personalizar ya sea con nuevos conjuros o acciones o incluso si nos lanzamos y se nos da bien dibujar, podremos crear nuestros propios goblins en ellas aunque en el reverso no estén en blanco para crear el diseño fantasmal, pero puede ser una opción más.

Además, queremos hacer especial mención a los botecitos transparentes de antídotos que nos parecen ideales y simulan genial la idea de “tomártelos” para salvarte de la pócima envenenada.

Tiene total dependencia del idioma porque sus cartas principales son con texto y necesitaremos una mesa para jugarlo ya que las pociones deberán estar ocultas bocabajo para que no sepamos cuáles son cada una.

Además, en la web de la editorial Rocket Lemon Games podrás conseguir un pack de contenido extra para el juego de edición limitada que incluye un tapete personalizado para el juego, una miniatura goblin, una bolsita de tela para que guardemos todos los antídotos y unas cartas nuevas: tres goblins más, tres conjuros nuevos, dos cartas más en blanco para personalizar y dos botecitos de antídoto extras.

Mal trago es un filler de reglas sencillas y fácil de explicar en el que una vez que todos capten la idea esencial, iréis  pasando los turnos de forma muy ágil y haciendo acciones una tras otra siendo interrumpidos solamente por alguna carcajada que estamos seguros que a más de uno se le escapará.

La dinámica de juego es muy desenfadada teniendo que hacer caso de las acciones o conjuros que salen del mazo de cartas principal y por tanto, teniendo que estar pendientes para beber las pócimas que podrán ser buenas o envenenadas.

De este modo, no tendremos que estar esperando entre turnos, todo será simultáneo salvo que se indique lo contrario y los jugadores están participando en todo momento. Cuando nos sale la envenenada y nos volvemos fantasmas, pasamos a otro modo de juego en el que tendremos que intentar fastidiar a los goblins vivos para intentar resucitarnos a nosotros mismos. Si tenemos a mano un botecito de antídoto podremos decidir si tomárnoslo o no para no convertirnos en fantasma pero el problema viene cuando no nos quedan…

Si hablamos de interacción entre jugadores, en este juego de mesa es máxima: Las cartas pueden afectar solo al que las levanta, a varios goblins o a todos, especialmente las de conjuros. A veces puede convertirse en una partida caótica si tenemos que estar pendientes de varias reglas de conjuros a la vez pero de eso se trata, de saber mantener el orden, de reírnos mucho y de beber las pócimas de la bruja intentando de no tomar la envenenada.

Hay tanta interacción que, aún siendo un fantasma sigues en la partida. Eso es otro punto positivo que queremos resaltar de éste juego ya que, cosas del azar, si te ha salido la pócima envenenada y no has podido curarte, seguirás participando junto a los demás goblins e incluso podrás volver a dar la vuelta a tu carta de personaje para, quien sabe, poder hasta llegar a ganar en cualquier momento.

Además tenemos la opción de incluir la carta de “La Beztia” que dará más juego si cabe durante el turno del que la posea y estamos seguros de que haréis lo posible por no tenerla durante mucho tiempo en vuestro poder.

Su rejugabilidad es infinita y te darás cuenta partida tras partida. Una vez que se empieza a jugar, querréis echar varias partidas seguidas para poder descubrir más y más cartas de acción. Con Mal Trago siempre será una experiencia diferente gracias al azar aunque algo siempre estará presente: las risas están aseguradas y las partidas no se hacen largas porque en todo momento estamos jugando y sacando una carta tras otra.

Queremos decir que nos ha gustado mucho la chispa que añaden las cartas de conjuro. Sin ellas el juego sería algo diferente y añaden un aliciente bien interesante. Deberemos estar pendientes en todo momento de las condiciones que  nos marcan si no queremos ser penalizados por ello y la verdad que, en ocasiones se nos ha ido la pinza, y hemos hecho caso omiso de esas normas teniendo, en consecuencia, que pagar por ello.

Como idea para darle una vuelta al juego y hacerlo hasta real, se nos ha ocurrido que puede ser sacado a mesa en reuniones de colegas y podemos cambiar las cartas de pociones por vasos de chupitos en los que, ya no tan ficticiamente, bebamos pociones donde una de ellas será “una bebida mágica” del mismo color que el agua, líquido que pongamos en el resto para simular las pócimas seguras. ¿Os animáis a probarlo?

En cuanto a su escalabilidad, éste juego brilla por ello ya que está pensando precisamente para grupos. Cuántos más seamos, mucha más interacción, mucho más pique y también mucha más diversión y risas. Partiendo de que está recomendado ser mínimo 4 personas para jugar y disfrutarlo plenamente, a partir de ahí podéis sumar jugadores hasta que todos tengáis una carta de goblin. Veréis como pasáis un rato bien divertido y termináis con buen sabor de boca, sobre todo si la última poción que tomáis no es una de las envenenadas.

Por resumir, Mal Trago es un filler sencillo, de partidas rápidas y dinámicas, con una alta interacción al que pueden jugar muchas personas a la vez por lo que es perfecto para entretenernos en reuniones de muchos amigos y echarnos unas buenas risas.

Puedes comprar Mal Trago en Zacatrus!

Rocket Lemon Games- Juego de Mesa (ROC-003mal)
  • Party game de temática Goblin
  • De 4 a 10 jugadores
  • Edad recomendada a partir de 8 años
  • Partidas de 15 minutos

 

Última actualización el 2020-08-05 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *