Menú Cerrar

Ratzzia

Ratzzia, un juego de dados y tablero de la autora alemana Sophia Wagner que nos llega de la mano de Devir, para darnos muchas partidas divertidas mientras intentamos hacernos con la comida necesaria para que toda nuestra familia de ratones sobreviva al frío del invierno.

Componentes llamativos e ilustraciones muy graciosas y como de cuento, de la mano de Núria Aparicio, que tienen muchos detalles que merecen la pena analizar.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 59 Fichas de comida:
    • 45 fichas de salchicha
    • 7 fichas de galleta
    • 7 fichas de queso
  • 35 dados de 5 colores distintos, 7 para cada jugador
  • 5 sacos contenedores, uno para jugador
  • 2 dados de caramelo
  • 1 tablero de juego
  • 7 piezas de cartón del tablero para adaptarlo según el número de jugadores

¿De qué trata?

La despensa vuelve a estar rebosante de comida, así que los ratones se afanan a recoger provisiones para que su familia pueda resistir el duro invierno. Cada uno va a lo suyo, buscando lo mejor para su prole, así que el primero que consiga llenar bien el saco será la envidia de toda la comunidad.

¿Cómo se juega?

Conceptos

Las fichas de comida

Tenemos 3 tipos de fichas de comida con forma de salchicha, galleta y queso que tienen, cada tipo, un valor asignado. En cualquier momento podremos darnos cambio cambiándolos: una galleta equivale a cinco salchichas y un queso equivale a diez salchichas.

En el tablero, las casillas beige indican las posiciones sobre las que podremos colocar los dados y cuántas salchichas obtienen los jugadores cuando reciben sus recompensas durante la partida. Las fichas obtenidas pueden ajustarse según nos convenga; es decir, cuando tengamos que recibir una recompensa de tres salchichas, podremos coger una ficha de galleta de la reserva general y devolver dos de nuestras salchichas de la reserva a modo de cambio.

El gato

Es el guardián de la alacena y cualquier ruido inesperado le llama la atención e investiga qué es lo que pasa.  Cuando eso sucede, todos los ratones deberán esconderse rápidamente y eso es algo que a algunos ratones les puede interesar que ocurra.

La fila del gato funciona de manera diferente a las otras columnas. Durante su turno, cualquier jugador puede alertar al gato colocando un máximo de dos dados cualesquiera en las casillas grises. Cuando todas las casillas grises visibles del tablero estén ocupadas, los jugadores que (antes o después de repetir su tirada) obtengan en algunos de sus dados el mismo valor que el del dado en la casilla, deben colocar esos dados en las casillas rojas de la fila del gato, antes de gestionar el resto de sus dados. Cuando la fila se haya completado, el gato saldrá a cazar ratones.  En ese momento, todos los jugadores deben retirar inmediatamente todos sus dados del tablero sin obtener recompensas.

Preparación

Pondremos el tablero sobre la mesa y lo prepararemos con las piezas de cartón necesarias según el número de jugadores que seamos. En el interior de la caja podemos ver gráficamente representado cómo debemos hacerlo.

Colocaremos los dados de caramelo en el tarro del tablero: un dado, si jugáis de 2 a 3 jugadores; o dos, si sois 4 o 5 y dejaremos las fichas de comida al lado, en la mesa.

Después, repartimos a cada jugador su material: dados de un mismo color que representan sus ratones y un saco. Al jugador inicial, el último que picó algo de la nevera, se le entregan tres salchichas y a partir de él y en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador obtiene una salchicha más que el jugador inmediatamente anterior.

La partida

Jugaremos en turnos consecutivos siguiendo el sentido de las agujas del reloj. En cada turno, el jugador lanzará sus dados de colores (sus ratones) y formará columnas con ellos para obtener las mejores recompensas del estante superior de la alacena.

Estos serán los pasos que deberemos seguir:

  • Lanzar nuestros dados. Justo después de lanzarlos podemos volver a lanzar, una sola vez, tantos dados como queramos.
  • Colocaremos los dados en las casillas correspondientes del tablero. Podemos colocarlos en las columnas que queramos, tantos dados de nuestra tirada como se quiera, pero siempre como mínimo uno de ellos.
  • Los dados que pongamos sobre el tablero se quedarán ahí hasta que se haya completado su columna, por lo que seguramente tengamos menos dados para tirar en próximos turnos.

Para colocar los dados hay estas normas:

  • Las columnas deben completarse de abajo a arriba y, la fila del gato, de izquierda a derecha.
  • El dado debe colocarse en la siguiente casilla libre disponible de cada columna, junto al último dado colocado.
  • No podemos dejar huecos en las líneas de dados. Si más adelante quedan huecos porque un jugador ha quitado sus
    dados, los ignoramos.
  • El valor de los dados a colocar debe corresponderse con el número indicado en la ilustración de las casillas del tablero.
  • Si una casilla no tiene número, podrá ser ocupada por un dado de cualquier valor.
  • Si hay un símbolo de igual entre dos casillas, ambas casillas deben ser ocupadas con dados del mismo valor, no siendo necesario colocar ambos dados al mismo tiempo.

Cuando el jugador haya decidido que no va a colocar más dados sobre el tablero, tiene que seguir estos pasos:

  • Comprobar las distintas columnas del tablero de izquierda a derecha y ver si alguna de ellas se ha completado. Una columna se considera completa si un dado ocupa su casilla superior (independientemente de si hay huecos en la columna).
  • Si se ha completado alguna columna, todos los jugadores recuperan los dados que tengan en ella. Al recogerlos, se llevan las recompensas indicadas en las casillas que los dados ocupaban.
  • Cuando se completa una columna, el jugador activo también se lleva la recompensa adicional. 

Las recompensas obtenidas las dejan delante suya los jugadores. Hasta que esa comida no se guarde en el saquito, no está asegurada y otros ratones te la pueden quitar en cualquier momento.

Se pasa el turno al siguiente jugador.

Si en algún turno, un jugador no tiene la cantidad deseada de dados para lanzar, o no le convence alguna de las columnas en las que ha colocado dados anteriormente, en vez de lanzar y colocar los dados, puede optar por retirar todos sus dados de una de las columnas (excepto de la fila del gato). Esto puede por tanto generar huecos. Si no tiene dados para lanzar, el jugador tendrá que tomar esta opción obligatoriamente.

Recompensas adicionales

Cuando se completa una columna, el jugador activo recibe además una recompensa de las siguientes, según la que complete.

Ana la ansiosa: A esta ratoncita le gusta llevarse tanta comida como pueda de la manera más rápida posible. Por eso, cuando completemos su columna, cogeremos el dado de la casilla superior de su columna y lo pondremos en la primera casilla (la inferior) de cualquiera de las otras columnas. No es necesario que el dado coincida con el número requerido en la nueva casilla. Si la casilla ya estuviera ocupada, empujaremos hacia arriba los demás dados que estén por encima. Los dados desplazados rellenan cualquier posible hueco en la columna. Si los dados desplazados hacen que se complete la columna, el jugador activo ganará la recompensa adicional de la columna, independientemente del color del dado que ocupe la casilla superior.

Tarro de caramelos: Sirven para dar fuerzas a los ratones de una columna y ayudarles a subir con más energía. Cogeremos un dado del tarro de caramelos; si no hay ninguno, quita el dado de caramelo al jugador que lo tenga y no lo haya utilizado todavía y si los dados de caramelo ya están colocados en una columna, cógelo de donde se encuentre en el tablero.

Podrás usar el dado de caramelo como comodín en cualquiera de tus próximos turnos. Colócalo con la cara de tu color hacia arriba y contará como si tuviera cualquier valor. Cuando se resuelva la columna en la que está colocado, devuelve el dado de caramelo al tarro.

Conseguir salchichas: Los humanos guardan sus salchichas en cómodos envases y gracias a ellos podremos coger un montón de golpe. Llévate tantas salchichas como se indique en la etiqueta del envase y colócalas delante de ti. Hasta que no las metas en el saquito se considera que no están seguras y podrán quitártelas.

Guarda tu comida: Debemos asegurarnos de que la comida que tanto nos cuesta llevarnos esté a salvo. Mete en tu saquito tanta comida sin asegurar como la suma más alta de las dos parejas de dobles de esta columna que acabas de completar. Si no tienes suficiente comida sin asegurar no podrás meter ninguna en tu saquito. Si tienes más comida que la indicada, la que sobre sigue quedándose delante de ti. La comida que tengas en el saquito ya está a salvo y no te la pueden quitar.

Avaricioso: Este ratón se dedica a robar la comida a los demás. Deberás elegir a un jugador y quítarle la mitad de la comida que tenga sin asegurar.

Contable: A algunos ratones les gusta que la comida que nos estamos llevando quede bien distribuida entre todas las familias de ratones. de manera simultánea, todos los jugadores deben entregar la mitad de su comida sin asegurar al jugador que tengan a su lado. El jugador que completó la columna decidirá en qué sentido se hacen todas las entregas.

Fin de la partida

Repetiremos los mismos pasos hasta que alguien consiga reunir fichas de comida por valor de 25 en su saco. Ese jugador será el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Ratzzia es un juego familiar muy entretenido que nos permite convertirnos en ratoncitos que buscan comida pero, como no somos los únicos con hambre,  tendremos que intentar asegurarnos una mínima ración.

Viene presentado en una caja mediana de buena calidad que destaca ya solo con ver la portada. De fondo oscuro y tono apagado, resaltan ilustraciones de alimentos y de ratones que se mueven por las estanterías de la despensa buscando, no solamente queso, como manjar para alimentarse. Notamos dos texturas diferentes cuando seguimos las líneas de las ilustraciones con la mano, lo que hace que sea otro punto diferenciador a la hora de tener el juego en nuestras manos.

La contraportada viene escrita en varios idiomas, al igual que las instrucciones que incluye en su interior aunque los componentes del juego son totalmente independientes del idioma.

Un tablero de cartón duro con diferentes módulos para plantear las partidas según el número de jugadores que seamos es otra cosa más a resaltar que nos ha parecido interesante.

Queremos hacer especial mención a las fichas de comida que no hemos podido dejar de toquetear desde que abrimos el juego. ¡Qué buena idea han tenido haciendo piezas de madera con forma real de comida! Nuestras favoritas son las salchichas, pequeñas pero muy bien realizadas y que son las que más presencia tienen en el juego.

Respecto a su escalabilidad, es cierto que funciona mejor cuántos más jugadores seamos ya que la tensión crece pensando en qué dados o huecos debemos colocar nosotros o intentar no dejar a otros para que las recompensas siempre se recauden a nuestro favor. Como decíamos, los diferentes módulos que puedes colocar según el número de jugadores es un acierto porque permite poder tener partidas muy diferentes según la ocasión pero, las que hemos jugado a dos jugadores, con las reglas especiales que se indican especialmente para parejas, han sido algo más lineales ya que además hay que sumar unos dados adicionales de un color cualquiera que puedes usar en tus tiradas junto a los de tu propia familia de ratones. Sin embargo, pese a ello, nos gusta mucho la idea de que el juego esté pensado también para todos esos momentos en los que solo somos dos sentados en la mesa.

La interacción en Ratzzia es máxima. Tienes que completar columnas que puede que ya estén empezadas por otros jugadores u otros jugadores terminarán otras en las que tus dados están presentes y recogerás los frutos que sembraste en lanzamientos anteriores. Además, el tema de los dados de caramelo, que debes quitárselo a otro que lo tenía reservado para otro turno, hace que podáis llegar a tener conversaciones sobre el porqué has ido a por ese jugador en vez de intentar otro movimiento y salga ese punto de pique que tanto nos gusta.

Sus normas nos han parecido muy completas y fáciles de entender una vez las interiorizas. La variedad de columnas y de símbolos del tablero hacen que tengas que ir decidiendo en cada tirada qué te interesa más y si necesitas coger comida suficiente antes de guardarla en tu saquito, no sea que quieras asegurarla pero según los dados que hay en el tablero no te lleguen tus existencias y pierdas un turno.

Tomar decisiones y arriesgar van de la mano en la estrategia que cada jugador adopta cuando jugamos a Ratzzia. Deberemos ir viendo nuestra situación y la de los demás jugadores para saber si los dados del tablero juegan a nuestro favor. Es cierto que quizá no sea del todo bueno colocar todos tus dados de golpe y quedarte sin ninguno si no completas alguna de las columnas que mejores premios otorgan porque si otros no rellenan con sus dados, te quedarás sin poder sacar números mejores para colocar en tu próximo turno.

En definitiva, tenemos ante nosotros un juego muy atractivoentretenido, con bastante rejugabilidad que no requiere ser un experto en juegos de mesa para poder jugarlo pero que tiene un grado de profundidad apto para engancharnos partida tras partida.

RATZZIA

25,65  in stock
9 Nuevo Desde 25,65€
Comprar
Amazon.es
A partir de febrero 18, 2020 2:49 pm

Características

BindingJuguete
BrandDevir
EAN8436017228229
EAN ListEAN List Element: 8436017228229
LabelDevir
ManufacturerDevir
Product GroupJuguete
Product Type NameTOYS_AND_GAMES
PublisherDevir
StudioDevir
TitleDevir RATZZIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *