Menú Cerrar

Primeros ¿Enigmas? Animales

¡Descubre las 3 ilustraciones, una tras otra, para averiguar de qué animal se trata!

Gotas de lluvia, antenas, un caparazón…¡Sé el más rápido en adivinar el caracol y usa tu habilidad para ganar aún más cartas!

Así se nos presenta este juego de cartas didáctico para los más pequeños que nos trae la editorial Bioviva. Sus juegos se fabrican en Francia y cuentan con la etiqueta medioambiental FSC que asegura que los materiales utilizados para su fabricación proceden de bosques gestionados de forma sostenible.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 40 enigmas
  • 1 esconde cartas
  • Ficha de madera
  • 1 tablero  
  • Reglamento

¿De qué trata?

Mediante pistas visuales en tarjetas a todo color deberemos ser los más rápidos para conseguir asociar cada pista al concepto buscado  y poder así conseguir la tarjeta. En cada ronda habrá un animador que será el encargado de verificar las respuestas del resto de jugadores y entregará la carta cuando alguien acierte.

Pero, ¡un momento! antes de quedártela en tu zona de juego deberás lanzar sobre el tablero para ver sobre qué casilla cae la ficha de madera.

¿Cómo se juega?

Para empezar, colocaremos todas las cartas formando un mazo, dejando el lado con la cara de las pistas hacia arriba. Después abriremos el tablero que dejaremos dentro de la caja, abierta, y la ficha de madera blanca cerca de él.

El jugador más joven será el primer animador quien cogerá la tarjeta inferior del mazo para mirar en secreto el lado de la respuesta.

Deberá meter la carta en el esconde tarjetas para que no se vean las pistas y poder ir enseñándolas poco a poco. Empezará enseñando la primera pista a los demás jugadores que podrán responder a la vez en voz alta sobre de lo que creen que se trata para intentar adivinarlo y poder llevarse la carta.

Si nadie ha acertado, se pasará a enseñar la segunda pista y así con todas las demás que haya en esa carta.

Cuando haya alguien que acierte, pasará a jugar en el tablero y para ello cogerá la ficha blanca y la dejará en la zona verde de la bandera para iniciar el lanzamiento. Chascando los dedos la lanzará y tendrá que ver en cuál de las casillas ha quedado para ejecutar la acción correspondiente. Puede tocarle:

Casilla Bravo: El jugador gana la carta que está en juego.

Casilla Regalo: Ese jugador gana la carta y además hace que otro jugador gane la carta inferior del mazo.

Casilla Bingo: El jugador ganará 2 cartas, la que está en juego y la de la parte inferior del mazo.

Seguiremos jugando turnos, cambiando el papel del animador, hasta que alguien consiga el número de tarjetas necesario para ganar.

Variantes de juego

  • De viaje: El modo de juego será el mismo pero no usaremos el paso del tablero y la condición de victoria son 4 cartas.
  • Solitario: El jugador cogerá las primeras 10 cartas del mazo. Irá mirando la parte de pistas (las 3 pistas a la vez) y dirá una respuesta en voz alta para, luego, comprobar en el lado de respuesta si ha acertado. Ganará si consigue adivinar 5 de las 10 cartas.

Fin de la partida

La partida terminará cuando un jugador haya conseguido 5 cartas.

¿Cuál es nuestra valoración?

Primeros ¿Enigmas? Animales es un juego de cartas que mezcla la deducción y la rapidez para que encontremos lo que se encuentra tras varias pistas antes que los demás y consigamos así hacernos con la carta para nuestro contador individual.

Forma parte de un conjunto de juegos, la serie ¿Enigmas?, que tiene muchos juegos iguales pero que se diferencian en su temática. A todos ellos se juega de la misma manera y podremos jugar en grupo escuchando pistas para poder adivinar el concepto escondido antes que cualquier otro y conseguir dicha carta para nuestro contador. En este caso, al estar pensado para un público aún más pequeño, en vez de pistas leídas tendremos imágenes que, sumadas, nos harán encontrar el concepto escondido.

Unos componentes de una calidad muy buena y lo más importante, manejables y a todo color, para que en todo momento sean partidas visuales y no se pierda el interés por continuar.

En el interior de la caja de cartón duro que se abre de manera lateral, encontramos un tablero colorido de cartón impreso a doble cara, una ficha de madera blanca y unas cartas alargadas impresas a doble cara que serán las que usemos para adivinar acertijos.

Las ilustraciones son dibujos de trazos sencillos pero que cuentan con detalles que las hacen muy interesantes. Además, en esta edición especial para los más peques de la casa, se incluye un esconde tarjetas para que metamos dentro el acertijo de cada turno y no haya que esconderlo con las manos.

Este juego está pensado para los más pequeños de la casa y cuando decimos pequeños, es que está recomendado para que sea jugado a partir de 3 años y podamos, a la vez que les estimulamos para ayudarles a desarrollar sus capacidades desde temprana edad, meterles el gusanillo de los juegos de mesa.

En esta ocasión, no tiene dependencia del idioma ya que en sus componentes son todo imágenes y se puede encontrar editado en varios idiomas.

Como podéis imaginar, es un juego bien sencillo y sin ninguna complicación: en esta ocasión todas las pistas van a ser visuales ya que a esa edad no saben leer.

Podemos decidir si el animador es el jugador más joven o si por el contrario, alguno de los más mayores tomará durante estas partidas el papel de jugador que enseña las pistas para que los demás adivinen. Lo ideal es ir cambiando de papel en cada ronda que juguemos.

Cogerá la carta inferior del mazo, mira el lado de la respuesta y meterá la carta en el esconde cartas para que los demás no vean las pistas. Nos ha parecido una manera muy original y cómoda para que no haya despistes a la hora de que juguemos a adivinar el concepto escondido.

Solo se dejará visible la primera de las pistas y los demás deberán decir respuestas para intentar adivinar la respuesta y poder así quedarse con la carta.

En ésta ocasión solamente hay 3 pistas por carta (en los juegos de edad superior son 5 pistas) y por lo tanto, habrá 3 oportunidades para hacerse con ella.

En este juego, el tablero también es diferente al que estamos acostumbrados de otros juegos de la colección: solo hay 3 casillas y las acciones a realizar están adecuadas a la franja de edad. Si caemos en la casilla naranja ganaremos la carta automáticamente, si nuestra ficha cae en la verde, además de llevarnos la carta haremos que otro jugador se lleve otra y si caemos en la rosa, seremos nosotros mismos los que nos llevaremos dos cartas: una del mazo y la que hemos adivinado.

Y si en algún momento queremos llevárnoslo de viaje, estamos ante el juego perfecto porque es muy transportable. Incluye unas reglas especiales para “viajes” en las que se omite el paso del tablero y, cuando adivinemos la carta, nos la quedaremos directamente.

También hay un modo de juego en solitario en el que nosotros mismos nos retamos para adivinar el concepto y jugaremos de la manera inversa a cuando lo hacemos en grupo: primero vemos pistas y después la solución cuando creamos que sabemos de qué se trata.

Para acortar la duración de la partida, ya que sabemos que los niños de más corta edad no aguantan mucho tiempo en la misma actividad, las partidas de Primeros ¿Enigmas? Animales terminarán cuando alguno de los jugadores haya conseguido 4 cartas.

Y como no, hay que mencionar que este juego puede ser usado en las guarderías o aulas con los más pequeños porque se divertirán mientras juegan y están entretenidos mientras ven todos los enigmas en imágenes grandes y a color. Será una manera perfecta de aprender conceptos, asociar trozos de imágenes que unidas darán con el elemento buscado y participarán junto a sus compañeros en actividades lúdicas beneficiosas.

Su rejugabilidad es bien elevada porque el número de acertijos que incluye no se juegan todos en una misma partida y tendremos diversión para un buen rato. Además, como cada carta incluye 3 ilustraciones a modo de pistas para llegar al concepto final, podremos dejarlas para otras partidas si no las hemos utilizado.

Si hablamos de su escalabilidad, vemos que está indicado de  1 a 4 jugadores pero podremos jugarlo con más jugadores ya que basta con ver las pistas y ser el más hábil respondiendo en alto el concepto que creemos que está escondido. Por lo tanto, podríamos jugar siendo más personas aunque, como es lógico, aumentaríamos el nivel de competitividad y  habrá más personas participando y se cabría la posibilidad de que se nos adelanten al responder, quedándose así ellos con la carta.

En definitiva, Primeros ¿Enigmas? Animales es un juego muy dinámico, que mezcla diversión y aprendizaje para desde bien temprano poder desarrollar las habilidades de observación y deducción en los niños desde 3 años y conseguir que mientras están viendo dibujos y entretenidos en grupo aprendan y se distraigan con conceptos nuevos que irán saliendo carta tras carta.

Consigue Primeros ¿Enigmas? Animales en la página de la editorial

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *