Menú Cerrar

Metal Manía

Imagina que tus músicos favoritos de heavy metal se hallan en el punto álgido de sus carreras, sea cual fuera el año en que aparecieron. Que los tienes todos juntos y puedes construir con ellos la banda de tus sueños y aspiras a conquistar el trono del metal.

Esa es la esencia del juego de mesa metalero Metal Manía y así nos lo presenta la editorial GDM games. Su autor, Fernando Lafuente, ha contado con el diseño e ilustraciones de Alba Aragón para éste juego en el que nos convertimos en el manager de una banda del metal que busca la fama.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de eventos
  • 50 cartas de músico
  • 5 cartas de discográfica
  • 35 contadores
  • 5 fichas de banda
  • 5 dados de 6 caras
  • 1 manual de instrucciones

¿De qué trata?

Tenemos una banda inicial de cuatro músicos y queremos ganar fama pero por desgracia nuestros músicos son un poco fiesteros y después de algunos conciertos se van de juerga y eso perjudica su carrera musical.
Cada jugador tendrá que gestionar su propia banda de Rock para conseguir que sea la que más fama tenga antes que las bandas rivales. El grupo podrá hacer actuaciones, publicidad y grabar discos nuevos a la vez que hacen audiciones para incorporar nuevos componentes para el equipo. Basta con combinar bien los atributos de cada uno y equilibrar los días de concierto con las veces que salen por ahí a desfasar.

¿Cómo se juega?

Preparación

Empezamos colocando el tablero común de fama en el centro de la mesa con los contadores de color de cada jugador en el cero y entregamos sus materiales a cada jugador:
  • Un tablero individual.
  • 3 potenciómetros para colocar en la parte inferior de cada track, marcando 13$ en su marcador de dinero.
  • Las cartas de los 4 músicos iniciales que vienen indicados en la parte superior de su tablero que serán un guitarrista, un cantante, un bajo y un batería.
En las cartas de músicos vemos varios iconos que debemos conocer: A la derecha aparecen varios discos de colores que se corresponderán con diferentes habilidades o características de los músicos:
  • Rojo: Inspiración, relacionado con el track rojo del tablero del jugador.
  • Verde: Carisma, relacionado con el track verde del tablero del jugador
  • Amarillo: Marcha
  • Gris: Reputación

Debajo aparecerán unas siglas que se corresponderán con su estilo musical: Hard Rock (HR), Heavy Metal (HM) o Metal Extremo (EX).

En la parte inferior vemos unas siluetas de instrumentos que son los que pueden componer nuestra banda. Los que domine parecerán sobre un disco azul indicando con un número el nivel de destreza y está relacionado con el track azul del tablero del jugador. Tenemos los 4 básicos que hay en toda banda (bajo, cantante, guitarra y batería) y dos más que son el teclado y otra guitarra adicional.
Una vez hecho esto, barajaremos el resto de cartas de músicos y colocaremos 9 cartas de músicos en el centro de la mesa a disposición de todos los jugadores. Serán los que estén disponibles para las audiciones.
Pondremos 5 cartas de discográfica bocarriba al lado del tablero principal para que todos las vean.

Para elegir al jugador inicial deberemos ver quién es el que tiene la jarra de cerveza más vacía.

La partida

El objetivo del juego es ser el primer jugador en alcanzar los 66 puntos de fama que aparecen en el tablero central.
Comenzando por el jugador inicial, los turnos se dividen en 5 fases.
    1. Colocamos por la cara activa los fader de nuestra mesa de mezclas (tablero privado).
    2. Tiramos dos dados y aplicamos el efecto que corresponda fijándonos para ello en el tablero de eventos (tablero central). Podremos modificar el resultado si no nos viene bien pagando 2$ para cambiarlo en +1 o en -1 las veces que queramos.
      Estos son los efectos disponibles, en orden:

      Felicidades: Ganas 6$ y los demás pierden 2$.
      Venta de camisetas: Ganas 4$.
      – ¡Escándalo!: Eliges a otro jugador para que pierda 4 puntos de fama.
      Fan Party: Ganas 2 puntos de fama.
      Gafado: Pasas a conflictivo un músico de otro jugador.
      Quiero tocar contigo: Podrás hacer una audición extra.
      La vida es bella: Pasa a activo uno de tus músicos.
      Deudas de juego: Otro jugador que tu elijas debe perder 4$.
      Noche de póker: Ganas 2$.
      Duelo de jarras: Tu y otro jugador os vais de birras.
      Farra forever: Todos os vais de birras.

    3. Si no tenemos ningún músico inactivo, podremos realizar este paso pero si tenemos alguno, nos lo saltaremos y haremos dos veces el paso 4.
      Estados de los músicos:
      Activo: Es el estado normal de un músico y podrá realizar cualquier actividad que determinemos y ganar fama. La posición de su carta es recta.
      Conflictivo: Ha perdido la ilusión por lo que hace y no ganaremos puntos de fama por sus éxitos en las acciones de fama. La posición de su carta es de lado.
      Inactivo: Ese músico se ha deprimido y no tiene ganas de actuar. La banda no podrá realizar acciones durante el paso 3. La posición de su carta es bocabajo.Si podemos realizar éste paso porque todos los músicos de nuestra banda están en activo, elegiremos una de las siguientes acciones de fama que se corresponden con las pistas que tenemos disponibles: actuación, grabación, publicidad. Se corresponde con las pistas del tablero de colores azul, rojo o verde.
      Lanzaremos tantos dados como músicos tengamos y asociaremos un dado a cada uno, teniendo en cuenta:

      • Fallo: si el resultado es un “6” o es mayor a la característica del músico. Ese músico lo ha hecho muy mal y se volverá conflictivo o inactivo si ya lo estaba.
      • Rutina: si el resultado del dado es igual a la característica. La actuación ha sido mediocre y no suma fama.
      • Éxito: todo resultado menor a la característica. Cada dado con éxito otorga puntos de fama según el valor que indique.Si consigues al menos 2 éxitos, podremos subir el fader correspondiente al siguiente nivel obteniendo así los bonos indicados y hacer en cualquier momento la acción, dándole la vuelta para indicar que la has gastado.
    4. Deberemos elegir una de las tres acciones de mantenimiento posibles: Audición, fondos o birras.
      Audición: Escogeremos uno de los 9 músicos disponibles y pagaremos tantos $ como su valor de reputación. En caso de que ya tengas un músico de ese mismo instrumento, deberás descartarlo y sumarás tanta fama como su valor de reputación.
      Fondos: Tiramos un dado, le añadimos 6 y sumamos tantos $ a nuestro fondo como el resultado obtenido.
      Irse de birras: Los rockeros suelen irse de marcha así que deberemos tirar por cada músico, por separado, tantos dados como la característica marcha que veamos en su carta.

      • Cuando el músico no saque ningún 6, la juerga no le pasa factura y pasa de conflictivo a activo o de inactivo a conflictivo.
      • Si el músico obtiene un 6, se volverá conflictivo a menos que ya lo estuviera por lo que pasaría a inactivo. Si ya estaba inactivo, no pasa nada.
      • Los dados muestran dos o tres seises, habrá un milagro: la fiesta ha sido tan antológica que queda grabada en los anales del metal pasando toda la banda a estar activa, y sumará 5 puntos de fama por cada dos seises y 10 puntos de fama por cada 3. Además, finaliza su turno sin tener que pagar dinero en el punto 5.
    5. Ha llegado el momento de pagar 1$ por cada uno de nuestros músicos, independientemente del estado en el que estén. Si alguno no recibe su dinero, queda en estado conflictivo o en inactivo si ya lo estaba.

Tras todo esto, pasamos el turno al jugador de la derecha.

IMPORTANTE: como vemos en el tablero central, cuando llegamos a los 15 puntos de fama, podremos escoger un contrato discográfico que sumará y restará puntos a algunas habilidades según se nos indique, pero solo a aquellos que coincidan con el tipo de música del contrato.

Final de la partida

El juego acaba cuando un jugador llega a 66 puntos de fama en el tablero central. Ese grupo será el que mayor fama habrá alcanzado en el tiempo que han estado de gira.

¿Cuál es nuestra valoración?

Metal Manía es un juego de cartas y dados de contexto musical que ha sabido aunar muy bien todos los elementos del mundillo heavy junto a unas mecánicas muy ágiles por lo que todo en conjunto nos proporciona unas partidas divertidas, amenas y emocionantes para conseguir ser los que más fama ganamos con nuestra banda de música.

Nos viene en una caja mediana de color oscuro, completamente negra excepto por el título y la mano cornuda utilizada por artistas y figuras influyentes relacionadas con la música heavy y rock también conocida como maloik” y que le debe su popularidad a Ronnie James Dio.

Como curiosidad, queremos comentar que es un gesto de manos que proviene de la tradición y superstición popular en Italia y que, según la creencia, esto aleja al mal de un cuerpo.

Fue durante los años ochenta, cuando Dio fichó como vocalista en la banda ‘Black Sabbath’ y hacía la señal hacia el público bastante a menudo, quedando impresa su imagen en la mente de los fans. Se popularizó tan rápido que otros artistas empezaron a utilizar ese gesto y tras varios años, quedaría inmortalizada para siempre en todos quienes se movían dentro del heavy metal y el rock en general.

Volviendo al momento en el que abrimos la caja de Metal Manía, nos encontramos con unos materiales de muy buena calidad y todos muy bien tematizados e implementados. Un diseño muy atrayente en un tablero común de muy buena calidad, de dos alas, impreso a ambas caras, unas cartas de músicos muy completas con ilustraciones a modo de caricatura, todas diferentes entre sí, y unos símbolos bastante fáciles de entender. Se les han cambiado los nombres de músicos conocidos para que podamos encontrar similitud con la realidad pero sin utilizar nombres propios y famosos.

El juego también incluye unos dados que, como no, tenían que ser negros para seguir con la estética, unas fichas de dinero, fader y jugadores de cartón de buena calidad y unos tableros individuales con buen diseño que, aunque son algo más finos y pueden parecer endebles, no lo son y cumplen perfectamente con su cometido a la hora de jugar nuestras partidas.

El juego apenas tiene dependencia del idioma, vemos simplemente palabras técnicas en los tableros y un pequeño texto en los contratos de las cartas de discográfica pero además, vienen en inglés, por lo que realmente ni influyen en el desarrollo del juego, todo viene representado con iconos o símbolos.

Para disfrutar de una partida de Metal Manía necesitaremos una mesa ya que su despligue es medio y necesitamos tener los tableros estables para que no se muevan las fichas que colocaremos sobre ellos.

En cuanto a su mecánica de juego, tiene una curva de aprendizaje baja a pesar de que, aunque las acciones que podremos hacer son bastantes, están bastante bien estructuradas. Deberemos ir siguiendo unos sencillos pasos que en pocos turnos estarán mecanizados en nuestra cabeza para seguir un ritmo de juego fluído y que, gracias a todos los iconos explicativos que aparecen en sus componentes, recordarás como debes continuar tu turno.

Durante nuestro turno, lanzaremos dados para ir realizando acciones, gestionando a los componentes de nuestra banda y finalmente pagaremos dinero por cada uno de ellos. Todo ello con un orden claro y unas posibles acciones que nos harán ir mejorando la banda, ganando fama o dinero para que durante la gira gustemos más a nuestros fans.

Nos ha parecido bien que, durante nuestra tirada inicial para aplicar un efecto de los disponibles en el tablero, podamos pagar para modificarlo levemente y así no dejar todo en manos del azar. Gracias a que gastamos dinero podremos intentar forzar una acción que afecte a otro jugador y con ello conseguiremos que las cosas no le vayan tan bien como él esperaba, dando un giro a la partida. También los bonus de fader de nuestros tableros individuales harán que podamos manipular algo esos dados y así intentar cambiar esas tiradas.

Esto es lo único que podremos modificar restando un poco de azar al juego, que por si mismo tiene bastante. Al ser un juego de gestión de dados, estamos condicionados a que varias tiradas malas puedan hacer que nuestro juego sea pésimo y apenas avancemos a pesar de que nosotros estamos gestionando correctamente el resto de cosas que tenemos a nuestro alcance.

Durante nuestro turno, tendremos que tomar pequeñas decisiones como gastar dinero para modificar los dados, elegir acciones de mantenimiento, fichar a nuevos músicos para mejorar o ampliar nuestra banda…y todo ello deberá ser equilibrado para poder seguir avanzando en el conteo de puntos de fama que es lo que finalmente nos otorgará la victoria.

Queremos hacer especial mención a la acción de mantenimiento “irse de birras” que puede hacer que el ritmo del juego dé un giro completo al desarrollo de la partida. Si la tirada ha sido buena y conseguimos sacar varios dados con valor seis, sumaremos tanta fama que podemos adelantar con creces al resto de jugadores en la lucha por el podio. Es una opción arriesgada pero si nos sale bien, puede ser lo que nos otorgue la victoria.

La idea de firmar un contrato con una discográfica cuando llegas al punto 15 del tablero es un valor añadido ya que, además de que han sabido conectar genial ese aspecto a la temática del juego, te ayuda a modificar algunas de las características de tus músicos, a pesar de que algunas que te otorgan valores negativos en alguna característica, pero si no buscabas potenciarla, no te importará bajarla en beneficio de otra que si persigues y sumarás un buen puñado de puntos.

Si analizamos la rejugabilidad de éste título, veremos que es bastante alta. Sus múltiples acciones y el azar de los resultados que nos proporcionarán los dados harán que nunca los jugadores que lo jueguen puedan seguir las mismas estrategias o realicen siempre las mismas acciones ya que estarán condicionados. Además, con la gran variedad de cartas de músico que tenemos disponibles, el mercado rara vez lo conformarán los mismos músicos y podremos elegir diferentes componentes para nuestra banda según la ocasión.

En cuanto a su escalabilidad, siempre va a ser más emocionante jugarlo a partir de 3 jugadores, pudiendo decir que su número óptimo es 4 porque sino el entreturno puede hacerse algo pesado. El porqué se puede explicar de manera simple ya que podremos, aparte de competir con más personas por tener el grupo que más fama alcanza, utilizar los potenciadores de nuestras tiradas de dados contra más contrincantes y por lo tanto, deberemos analizar quién merece nuestra penalización para parar su avance y todo eso hace por lo tanto que la interacción aumente aún más.

Según avanzan las partidas, el poder poner inactivo un músico de otro grupo o cambiar valores de dados para no beneficiarte tu sino fastidiar a un rival es vital para sumar fama o para conseguir dinero que luego podrás invertir bien en tu grupo. Son muy importantes los potenciómetros y deberemos saber utilizarlos correctamente para poder avanzar en nuestro recorrido y mejorar aquello que más nos beneficie.

Finamente, por concluir, podemos decir que Metal Manía es un juego que tiene más profundidad de la que puede parecer en un principio y es un fantástico homenaje a los rokeros en el que han conseguido muy bien unir mecánicas y temática para que disfrutemos llevando a la fama a nuestro grupo de heavy.

Compra Metalmanía en Zacatrus!

Compra Metalmanía en Amazon

Oferta
GM Games- Metalmania (GDM Games GDM117)
  • Juego temático
  • 2-5 jugadores
  • 40 minutos

 

 

Última actualización el 2020-09-20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *