Menú Cerrar

Mad.Ride

¡El juego de mesa estratégico basado en la movilidad urbana de Madrid!

Así de directo y sencillo se presenta Mad.Ride, un juego creado por el estudio SPV STUDIO formado por Dario Palmieri y Andrea Villalon y que ve la luz tras una exitosa campaña de Verkami.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero 
  • 100 cartas
    • 64 de incidencias u oportunidades
    • 36 de objetivo
  • 6 carnets de conducir
  • 3 dados (amarillo, azul y blanco)
  • Billetes y monedas 
  • 48 fichas 
    • 15 de bici
    • 15 de Mad2go
    • 8 de metro
    • 8 de obras de metro
  • 6 peones
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Mad.Ride es un juego de mesa que propone una carrera por Madrid en el que cada jugador deberá competir contra los demás por ver quién es el primero que llega a su destino final.

Para ello, tendrán que utilizar la mejor combinación de medios de transporte disponibles como son: la bicicleta, el metro, el carsharing o incluso caminando ya que todo tiene un coste y el dinero es escaso. Además, deberán enfrentarse a eventos inesperados o contratiempos típicos de la gran ciudad como atascos, obras, pinchazos, lluvia…

¿Cómo se juega?

Preparación

  1. Desplegad el tablero en el centro de la mesa.
  2. En función del número de jugadores, colocad de forma aleatoria el siguiente número de fichas de cada tipo, teniendo en cuenta que las fichas azules representan a los Mad2go y pueden colocarse donde se quieran y las fichas amarillas representan a las bicis que solo podrán colocarse en las estaciones habilitadas con el símbolo de bici:
    • 2 jugadores: 4 Mad2go y 4 bicis
    • 3 jugadores: 6 Mad2go y 6 bicis
    • 4 jugadores: 8 Mad2go y 8 bicis
    • 5 jugadores: 10 Mad2go y 10 bicis
    • 6 jugadores: 12 Mad2go y 12 bicis
  3. Se barajan y se colocan todas las cartas de incidencia y oportunidad boca abajo formando un mazo y al alcance de todos los jugadores.
  4. En función del modo de juego, cada jugador debe coger:
    • Modo sencillo: Una carta de personaje con el borde verde, un carnet de conducir, 30 euros y un peón.
    • Modo difícil: Una carta de personaje con el borde rojo, un carnet de conducir, 50 euros y un peón.
  5. Cada jugador coloca su peón en la estación que indica su carta de personaje como origen.
  6. Se elige el jugador inicial.

Desarrollo de la partida

La partida se desarrolla por turnos hasta que un jugador consigue llegar al destino final que indique la carta de su personaje elegido y se proclama ganador de la partida.

Durante su turno, un jugador podrá realizar tres acciones en el siguiente orden:

  1. Robar una carta de la baraja.
  2. Utilizar una carta de su mano.
  3. Moverse por el mapa.

Robar una carta de la baraja

Estas cartas se dividen en dos tipos:

  • Por un lado, tenemos las cartas azules de oportunidad que brindan al jugador diferentes opciones que le pueden facilitar la llegada a su destino o incluso recuperar algo de dinero.
  • Por otro lado, tenemos las cartas rojas de incidencia que se podrán utilizar contra el resto de los rivales ya que están encaminadas a ralentizar, fastidiar o bloquear al resto de personajes y su movilidad.

Utilizar una carta de su mano

El jugador podrá jugar solamente una de las cartas que tenga en la mano, incluso la que acaba de robar, y ejecutar su acción. Si la carta tiene un coste, el jugador deberá pagar dicho dinero para poder jugarla.

Existen cartas que son permanentes y el jugador podrá disfrutar de ellas mientras las tenga desplegadas en su zona de juego.

Moverse por el mapa

Existen cuatro formas de desplazarse por las diferentes estaciones del tablero y cada una de ellas tiene una movilidad y un coste diferente cada turno:

  • Andando: El jugador podrá moverse media estación de forma gratuita si no utiliza ningún otro medio de transporte.
  • Metro: Se deberán pagar 2 euros para entrar en el suburbano y permite al personaje del jugador moverse una estación por turno. Si no sale del metro, podrá seguir viajando a ese mismo ritmo sin tener que volver a pagar. Para representar que va en metro, al peón hay que colocarle en la parte superior una ficha roja.
  • Bici: Si en la posición en la que se encuentra un jugador, hay una ficha amarilla de bici, éste podrá cogerla, ponerla encima de su peón y moverse con ella por las diferentes estaciones. Es importante tener claro que para poder coger y dejar una bici, el jugador deberá estar en una de las casillas habilitadas para ello con el símbolo de una bicicleta. Para determinar su movimiento y su coste deberá lanzar los dados blanco y amarillo:
    • Blanco: Número de estaciones que puede moverse.
    • Amarillo: Coste en euros de dicho desplazamiento.
  • Mad2go: Si en la estación en la que se encuentra el jugador, hay una ficha azul de un mad2go, éste podrá cogerla, ponerla encima de su peón y moverse con él por las diferentes estaciones. Para determinar su movimiento y su coste deberá lanzar los dados blanco y azul:
    • Blanco: Número de estaciones que puede moverse.
    • Azul: Coste en euros de dicho desplazamiento.

En el caso en el que un jugador no tenga dinero suficiente para seguir moviéndose en turnos posteriores con una bici o con un mad2go, se retirará inmediatamente la ficha del transporte y terminará su turno.

Una vez que un jugador ha realizado su movimiento, pasa el turno al siguiente jugador.

Fin de la partida

Se juega de la misma forma hasta que un jugador consigue alcanzar su destino final. Desvela su objetivo y se proclama vencedor de la partida.

Modo para dos jugadores

En el caso de jugar a dos jugadores, la preparación y el desarrollo de la partida es exactamente el mismo salvo por los siguientes cambios:

  • Se quitan de la baraja las 4 cartas “Pillado”.
  • Se reparten al azar tres cartas de incidencia/oportunidad a cada jugador.

¿Cuál es nuestra valoración?

Mad.Ride es un juego en el que tendremos que movernos por un tablero que representa el plano del metro de Madrid con el objetivo de llegar a nuestro destino secreto. Una propuesta sencilla pero muy interesante para jugar en familia y para aprender la importancia que tiene utilizar el transporte público.

Con respecto a la estética y los componentes debemos decir que la caja del juego llama bastante la atención. No solo porque su tamaño no es estándar dentro del mundillo, sino más bien por su estilo artístico minimalista donde el color negro toma el protagonismo y donde destaca el nombre del juego.

Cuando abrimos la caja nos encontramos ante un buen puñado de componentes. El primero, la estrella, el tablero de juego. Un tablero de cuatro alas, de tamaño mediano, tirando a pequeño, con una más que aceptable calidad y con fondo negro. Este mapa representa el plano de metro de Madrid. En él aparecen la mayoría de las estaciones de metro de la ciudad utilizando las líneas y los colores reales, es decir, casi podríamos usarlo como guía para movernos por la capital.

Lógicamente, por problemas de espacio y de estética, no están el 100% de las estaciones, pero cualquier persona que haya utilizado el suburbano de Madrid, reconocerá perfectamente el tablero nada más verlo.

Además del tablero, dentro de la caja nos encontramos una buena cantidad de cartas, tanto los múltiples personajes, como las cartas de incidencia y oportunidad.

Queremos detenernos un momento para resaltar una de las cosas que más nos ha gustado del juego, y es su carácter didáctico. Esto es debido a que, en todas las cartas de personaje, además de venir el nombre de las dos estaciones que necesitamos conocer para el desarrollo del juego, es decir, la estación donde comienza la ficha del jugador que tiene dicho personaje y la estación donde se tiene que dirigir para ganar la partida, se incluyen curiosidades y anécdotas relacionadas con dichas estaciones. Siempre se agradece que los creadores de los juegos incluyan esta clase de detalles ya que hacen ver que se ha puesto tiempo, trabajo y cariño en su producto.

Otro de los componentes del juego es el dinero. Por un lado tenemos los clásicos billetes tipo monopoly de 5, 10 y 20 euros y, sobre todo, por el otro lado, tenemos otra de las estrellas del juego, las monedas. Son monedas de 1 y de 2 euros que tienen un buen realismo ya que tanto el tamaño como la apariencia están muy conseguidas.

Por último, tenemos quizás los dos componentes que consideramos un poco más flojos. Más flojos no significa que sean malos ni mucho menos. El primero de estos componentes son los dados. El juego incluye tres dados de seis caras en tres colores diferentes, azul, amarillo y blanco. Es cierto que dos de ellos tienen caras con números personalizados y que las pegatinas con números en lugar de puntos le dan un toque personal, pero consideramos que les hubieran sentado genial que estos números vinieran serigrafiados y no tener la necesidad de ponerles una pegatina.

El otro componente son las fichas que representan a los personajes y a los métodos de transporte que utilizamos. Es cierto que moverse por el tablero con tantísimas estaciones hace que estas fichas tengan que ser pequeñas, pero quizás lo son en exceso.

Es difícil buscar una solución buena, y en el fondo es una genialidad la forma que tienen ya que, en la parte superior de la ficha del personaje, le puedes agregar la ficha del transporte que se está utilizando en ese momento para representar en cuál está viajando, pero desluce un poco que las fichas sean tan pequeñas en un tablero tan brillante.

Si entramos de lleno ya en el juego en sí, vemos como utiliza roll and move, hand management y take that como mecánicas principales. En esencia, el objetivo de los jugadores es bien sencillo. La ficha de un jugador debe empezar en la estación de origen que indique la carta de personaje que ha escogido al principio de la partida y debe conseguir llegar a la estación de destino que viene en la misma carta y deberá hacerlo antes de que consiga lo propio cualquier otro jugador. Si eres el primero que lo consigue, serás el ganador.

Ahora bien, ¿Cómo nos movemos por el tablero?

Pues tenemos cuatro formas: metro, bici, mad2go o en el coche San Fernando, es decir, un ratito a pie y otro caminando. Obviamente, elegir un modo de transporte u otro dependerá de varios factores y es donde se encuentra gran parte de la estrategia del juego. Primero dependerá del dinero que nos queda. Esto es debido a que, salvo caminar, que es gratis, el resto de transportes tienen un coste asociado y un desplazamiento diferente.

Por ejemplo, coger el metro tiene un coste de 2 euros, que gastarás solo al cogerlo, y podrás moverte una casilla por turno. En cambio, al alquilar una bici o un Mad2go dependerás un poco de la suerte, ya que si estás utilizando cualquiera de estos medios de transporte, deberás lanzar cada turno dos dados de colores diferentes. Uno determinará el número de casillas que te podrás mover y el otro el coste en euros que deberás pagar.

Obviamente, estos dos métodos son los más rápidos pero también los más costosos y habrá un momento que el dinero empiece a ser insuficiente para pagar más turnos alquilando una bici o un car sharing. Si no nos queda dinero siempre podremos bajarnos e ir caminando donde queramos y así hacer un poco de ejercicio. Lo malo que tiene es que es una forma muy lenta de avanzar, porque lo haremos a media estación por turno.

Además, estos dos transportes tienen otra circunstancia a tener en cuenta. No podrás alquilarlos cuando tu quieras, sino que tendrás que acudir a la estación donde se encuentre una bici o un coche disponible. De hecho, el coche podrá estar en cualquiera de las estaciones, mientras que las bicis solo podrán estar en las estaciones habilitadas para ello.

Pero como decíamos, no solo encontramos la mecánica de desplazarnos por el tablero pareciendo un viaje tranquilo y apacible por el centro de la capital. El hand management y el take that aparecen cuando vemos que lo que primero que deben hacer los jugadores cuando llegue su turno no es moverse, sino coger una carta del mazo y decidir si juegan una de las que tienen en ese momento en la mano.

Este mazo de cartas está compuesto por dos tipos bien diferentes. Por un lado, tenemos las cartas azules de oportunidad, que nos brindarán ciertas posibilidades para avanzar más rápido, más barato, conseguir algo de dinero… etc, es decir, cosas positivas para el jugador. Por el contrario, también tenemos la posibilidad de que toquen las cartas rojas de incidencias. Estas cartas buscan todo lo opuesto, es decir, fastidiar o ralentizar a tus rivales como por ejemplo atascos, obras, pinchazos, lluvia… etc.

La utilización de estas cartas es lo que le da mucha vida a las partidas y mucha interacción entre los jugadores. Una interacción para nada lesiva pero si necesaria ya que en el fondo estamos participando en una carrera por llegar a un sitio antes de que lo consigan el resto de jugadores. Además hay que tener en cuenta que el azar tiene un peso importante en el transcurso de la partida, ya que tanto las cartas que nos toquen como el movimiento y el coste que tienen las bicis y los Mad2go dependerá totalmente de él.

Así pues, los jugadores irán jugando turno tras turno, cogiendo cartas, utilizándolas y decidiendo cómo realizar su desplazamiento, gestionando su tiempo y su dinero hasta que alguno de ellos consiga llegar a su destino secreto, revelando la carta y proclamándose el vencedor de la partida.

Con respecto a la escalabilidad, el juego propone partidas de 2 a 6 jugadores y funciona bien a cualquier número. Es cierto que a partir de los tres jugadores es cuando empieza a brillar un poco más ya que la interacción existente en el juego con las cartas de incidencia y compitiendo por utilizar los mismos medios de transporte, generan más rivalidad y diversión durante las partidas. A dos, simplemente hay que hacerle dos pequeños cambios con respecto a la preparación normal, de hecho, los jugadores empezarán con tres cartas de oportunidad/incidencias. Es perfectamente disfrutable, pero lógicamente todas las incidencias que vayamos teniendo irán a parar a un mismo jugador y solo compites contra una persona.

En cambio en sesiones con más jugadores, las partidas se tornan mucho más intrigantes por ver qué transportes usa cada personaje, cuánto dinero les queda, a quién lanzo las incidencias, quién está en el mismo camino que yo y me va quitando las alternativas de transporte…etc. Por este motivo, creemos que cuantas más personas jueguen, mejor. Además, hay que tener en cuenta que, como el objetivo es llegar a un punto determinado que tenga cada uno en su carta de personaje, a mayor número de participantes, mayor duración de la partida con todo lo bueno que conlleva y sin resentirse los turnos porque son tremendamente ágiles.

Otra de las características por las que brilla el juego es por su rejugabilidad. Múltiples personajes, cada uno con su origen y destino diferente, toda la red de metro por la que moverte, el azar de las cartas que vas robando, la posibilidad de colocar las diferentes fichas de transporte por las diferentes estaciones del tablero antes de comenzar la partida y la estrategia llevada a cabo por cada uno de los jugadores, convierten a Mad.Ride en un juego altamente rejugable.

Además, propone dos modos de juego, el normal y el difícil. Ambos se diferencian fundamentalmente en que la distancia que tienen que recorrer los personajes entre la estación de inicio y de origen es bastante más grande. Aunque los jugadores comiencen en esta modalidad con un poco más de dinero, se torna un poco más complejo llegar a su destino, haciendo que los jugadores tengan que pensar bien su estrategia, analizar bien qué camino es mejor y si van a tener dinero y transportes suficientemente rápidos para llegar antes que nadie a su destino.

Por todo lo explicado queremos cerrar esta reseña diciendo que Mad.Ride es un juego sencillo, dinámico y muy divertido. Además, utiliza como gran reclamo un tablero que representa el mapa de metro de Madrid por el que viajarán los personajes y en el que aprenderemos curiosidades y anécdotas muy interesantes gracias a la labor desarrollada en las cartas y que intenta concienciar de la importancia de la movilidad urbana.

Un juego familiar, con dos modos de juego, mucha rejugabilidad y que podrás sacar a todo el mundo sin ningún problema.

Consigue aquí el juego Mad.Ride

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *