Menú Cerrar

Las tabernas de Valfonda

En el juego “Las Tabernas de Valfonda” o en “La taberna del Valle Profundo” que es la traducción literal del juego original (Die Tavernen im Tiefen Thal), cada jugador tiene su propia taberna y deberá gestionarla de la mejor manera posible.

Tendrán que mejorar sus instalaciones, contratar a los mejores trabajadores y cumplir con las comandas de los sedientos viajeros y conocidos parroquianos.

¡Brinda por la salud de la victoria con una buena pinta en la mano!

Así se presenta este juego del archiconocido autor Wolfgang Warsch (creador de Optimus y Pócimas y Brebajes) y del ilustrador Dennis Lohausen.

Ficha

  • Número de jugadores: de 2 a 4
  • Edad Mínima: 12 años
  • Duración: 60 minutos
  • Interacción: Competitivo
  • Mecánicas: Dice Rolling y Deck/Pool Building
  • Versiones: No
  • Expansiones: No
  • Editor: Schmidt Spiele y Devir
  • Año de publicación: 2019

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de monasterio
  • 240 cartas
  • 4 tabernas
  • 16 Dados blancos
  • 12 Dados de colores
  • 4 Posa-vasos
  • 84 Fichas (12 de cliente de barra, 20 de licor, 12 de juglar y 40 de firma)
  • 18 Indicadores (4 de almacén, de caja fuerte, de jugador inicial, 4 de monasterio, 4 de reputación y 1 de ronda)
  • 4 Libros de visita
  • 1 Reglamento.

¿De qué trata?

Las Tabernas de Valfonda es un juego de mesa en el que, como dueño de una taberna, tratarás de mejorarla para atraer a más y mejores clientes. Para ello, deberás contratar a los mejores trabajadores (cerveceros, camareros, cocineros) y ocuparte de mejorar las instalaciones.

El juego se divide en rondas que a su vez se dividen en diferentes fases, muchas de ellas se resuelven de manera simultánea y se basa principalmente en la gestión de dados y cartas.

¿Cómo se juega?

Para preparar una partida a “Las tabernas de Valfonda“, los jugadores deberán elegir qué módulo de los cinco que trae el juego van a utilizar y en función de dicha elección, deberán usar unos elementos u otros.

Además, cada jugador debe formar su taberna tal y como está indicado en el manual y coger los indicadores de monedas y cervezas, 4 dados blancos, un posa-vasos y los dados de su color.

Se reparten a cada jugador las cartas de su color además de una camarera, una mesa y un carretero. Se barajan y eso conformará el mazo inicial del jugador. Colocamos el indicador de su color en el monasterio y se elige al jugador inicial.

Ya estamos listos para comenzar.

El juego consta de 8 rondas y cada una de ellas se divide en 7 fases, que se juegan en orden:

  1. Una tarde más en Valfonda. Se avanza el marcador de ronda y se aplica la recompensa indicada si procede.
  2. Abrimos puertas. Cada jugador comienza a revelar cartas de su mazo y las va colocando en la zona del tablero correspondiente, hasta que todas las mesas de la taberna estén ocupadas.
  3. Llega la camarera. Por cada camarera obtenida con sus cartas, cada jugador añade un dado de su color a su reserva para esta ronda. Se lanza de inmediato y se conserva el valor (máximo 3 dados).
  4. ¿Qué le pongo? Todos los jugadores tiran sus dados blancos y los colocan en el posa-vasos. Cada jugador elige uno y pasa el resto al jugador de su izquierda, así hasta que todos tengan 4 dados junto a su taberna.
  5. Cómo cuesta decidirse. Cada jugador coloca sus dados en las zonas de tablero que prefiera, respetando los números indicados en el mismo, teniendo en cuenta que cada zona permite un dado, salvo que esté indicada con 3 puntos (…), que permite más de uno. En un espacio de acción que muestre un “?”, puedes colocar un dado de cualquier valor. Esta fase de planificación sirve principalmente como referencia y se puede cambiar libremente después en la ronda.
  6. Ahora mismo le atiendo. Se van retirando los dados y ganando los beneficios indicados por cada uno. Las monedas se pueden gastar para adquirir nuevas cartas de clientes (que van boca abajo en el mazo, no en el descarte) o mejorar la taberna (se puede descontar el valor indicado en la zona, por cada carta de ese tipo que se devuelva a la reserva). Además se gana un hidalgo. Las cervezas se usarán para adquirir nuevas cartas de taberna o captar un hidalgo. Las acciones en esta fase son dinámicas y se pueden realizar en casi cualquier orden.
  7. ¡Hora de cerrar! Cada jugador recoge todas las cartas colocadas en su taberna y las descarta boca arriba en una pila de descartes a la izquierda de su mazo de robo. Si el marcador de ronda (Luna) está en el último lugar del contador de ronda, la partida termina. De lo contrario, pasa el marcador de jugador inicial (jarra de cerveza) al siguiente jugador en el sentido de las agujas del reloj y comenzará una nueva ronda.

Fin de la partida

La partida termina después de la octava ronda.

Cada jugador cuenta los puntos de victoria de todas sus cartas (tanto en el mazo de robo como en el de descarte). Estos puntos se muestran en la esquina superior derecha de las cartas.

El jugador con más puntos de victoria gana la partida. En caso de empate, el jugador que haya almacenado más doblones y cerveza es el ganador. Si aún hay empate, los jugadores empatados comparten la victoria.

Los módulos

Las tabernas de Valfonda es un juego que se puede jugar con varios módulos sucesivos.

Módulo 1

Es el juego básico, el que hemos explicado tal cual en las reglas. Al final el objetivo es hacer la mayor cantidad de puntos especialmente atrayendo cuántos más nobles a tu taberna mejor.

Módulo 2: Chupitos

Se introducen los chupitos y con ellos puedes realizar acciones adicionales utilizándolos.

Módulo 3: Reputación

Se introduce la barra de reputación que ofrece a los jugadores otra forma de obtener cerveza y nobles.

Módulo 4: Carta de inicio 

Los jugadores seleccionan una carta de inicio que determina su equipamiento inicial.

Módulo 5: Libro de visitas

Se introduce el libro de visitas que permite desbloquear bonificaciones adicionales.

¿Cuál es nuestra valoración?

Las tabernas de Valfonda es un eurogame de tipo medio que con unas mecánicas de colocación de dados y construcción de mazos, nos hará sentirnos auténticos dueños de una taberna en la que tendremos que dar de beber a nuestros clientes para ganar dinero y así poder mejorarla y contratar a más empleados.

La verdad es que su autor ha conseguido integrar dos de las mecánicas de juego más utilizadas en la actualidad de una manera que hace que el juego fluya perfectamente. La gestión de dados le da ese toque de azar que tienen los juegos de Warsch y la construcción de mazos completa dicha gestión añadiendo más dados o modificándolos.

Con respecto a su estética y componentes, debemos decir que nos encanta. El juego ya desde su caja te mete de lleno en ese ambiente lúgubre, con olor a madera y bodega. Sin duda está muy bien ambientado también con sus componentes. Desde el tabernero con todos sus posibles empleados como los clientes o incluso el monasterio, hacen que de verdad sientas esa atmósfera tan particular.

La calidad y cantidad de componentes también es muy buena. Cada jugador dispone de un tablero modular que representa su taberna y podrá ir dándole la vuelta a ciertas partes una vez se vaya mejorando. Las ilustraciones de las cartas es cierto que son sencillas pero le sientan muy bien.

Tenemos que decir que es cierto que el set up del juego requiere un poco de tiempo y se puede hacer un poco pesado, pero enseguida se compensa con creces una vez has empezado a jugar.

Además, el juego cuenta con cinco módulos diferentes para agregar niveles adicionales de complejidad, tableros moduladores y un original sistema de deck building y usos de los dados donde el mayor desafío es elegirlos hábilmente y desarrollar el mazo de cartas personal de la manera más rentable posible.

Estos módulos de juego diferentes le otorgan una rejugabilidad brutal. Lo convierten en un juego muy versátil y que podrás adaptarlo fácilmente según el tipo de jugadores que vayan a jugarlo.

Es cierto que el juego requiere un poco de experiencia para poder familiarizarte con él, ya que la curva de aprendizaje es muy agradecida y a medida que juegas partidas, vas viendo qué elementos y clientes te pueden ser más rentables y cuáles no, en función de tu partida y el juego del resto de jugadores. Además, con con el paso de las partidas serás más capaz de apreciar la evolución real que le vas dando a la taberna a medida que compras mejoras o trabajadores.

Es un juego con poca interacción. Aparece especialmente de forma indirecta a la hora de hacer el draft de dados, pudiendo eligir alguno de ellos que fastidia a otro jugador más que beneficiarte a ti. Es sutil pero agradable.

La duración de la partida es la adecuada, y añade algunos factores que recuerdan a “Pócimas y brebajes“, como el marcador de ronda, que nos otorga beneficios para cada una de ellas.

Como parte negativa, y tras probar todos los módulos, pensamos que el juego básico (sin ellos), se queda muy corto para jugadores avanzados, e incluso se puede hacer algo largo.

Las Tabernas de Valfonda es un juego de los denominados multisolitarios, salvo las cartas que podemos comprar en el mercado y el draft de dados, todo el resto de las acciones las podríamos realizar perfectamente nosotros solos. Es por ello, que la duración de la partida no se resiente a distinto número de jugadores, la forma de jugar es prácticamente igual y al final consta de una lucha por lograr la mejor puntuación.

Además, la mayoría de las fases del juego se resuelve de manera simultánea. Esto le aporta al juego un aire fresco que permite que las partidas duren mucho menos de lo habitual en juegos de esta profundidad.

No es que Las Tabernas de Valfonda sea un euro pesado, lo podríamos denominar un juego de tipo medio, incluso un familiar +, pero es cierto que las partidas a estos juegos suelen durar en torno a los 90 minutos y gracias al diseño de Warsch, nos iremos a los 60 minutos aproximadamente.

Para terminar, podemos decir que Las tabernas de Valfonda es un juego con una propuesta fresca y ágil, muy divertido y muy bien ambientado que podremos ajustar a diferentes tipos de jugadores, gracias a su variedad de módulos.

El nuevo título de Wolfgang Warsch, creador de Optimus y de Pócimas y Brebajes, es un juego de mesa que sorprenderá por su originalidad, sencillez y su rejugabilidad. ¿Quién será el tabernero que gestione mejor su taberna y brinde por la victoria?”

Devir - Las Tabernas de Valfonda (BGTAV)

43,45  in stock
10 Nuevo Desde 40,10€
Comprar
Amazon.es
A partir de febrero 18, 2020 11:56 am

Características

  • Dispone de cinco módulos de juego diferentes, lo cual le da una gran rejugabilidad
  • Los tableros modulares crean la sensación real de mejorar la taberna de cada jugador
  • El sistema de juego reune construcción de baraja con forzar la suerte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *