Menú Cerrar

La agencia: Misión embajada

En La agencia: Misión embajada somos miembros de una agencia y deberemos acudir a un evento en una embajada ya que hay un chivatazo de que se está filtrando información. Si quieres pasar un rato divertido mientras averiguas todo lo posible, éste es tu juego. Recuerda que debes ser cauto y que debes tomar las mejores decisiones para no perderte nada de información por el camino.

Este juego, creado por Toni Serradesanferm e ilustrado por Natàlia Romero nos lo trae la editorial Games 4 Gamers.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 48 cartas de personaje
  • 46 fichas de información
  • 1 loseta de embajada
  • 1 loseta de recompensa
  • 4 fichas de ronda
  • 7 cartas de embajada
  • 1 libro de reglas

¿De qué trata?

La agencia para la que trabajas ha recibido noticias de filtraciones de información a un país extranjero y, junto con tu equipo, tendrás que acudir a una de las embajadas más comprometidas. Deberás enviar a tus agentes para recabar información, a tus infiltrados para protegerlos y a tus reclutadores para intentar captar a los agentes rivales.
Podréis hacer contactos en las dos posibles localizaciones: los jardines y el salón pero tienes que tener cuidado con cómo os movéis porque vuestras acciones os harán ganar o perder información.

¿Cómo se juega?

Preparación de la partida

Dejaremos todas las fichas de información en el centro de la mesa ya que eso será un banco de datos del que todos los jugadores podrán coger. A su lado dejamos la loseta de recompensa que tiene forma de entrada USB.

Repartimos a cada jugador 5 puntos de información y 8 miembros de la agencia: un agente de cada valor (del 1 al 5), 2 reclutadores y 1 infiltrado. Debemos mezclarlas y dejarlas sobre la mesa boca abajo formando un mazo de agencia.

Después, cada jugador deberá hacer lo siguiente:

  • Toma la primera carta del mazo y la pone sobre la mesa, boca arriba.
  • Coge la siguiente carta del mazo y la pone sobre la mesa, boca abajo, sin mirarla.
  • Levanta la siguiente carta del mazo en la mano, sin que vean su valor los otros jugadores.
  • Por último, toma la siguiente carta del mazo en la mano, sin mirarla, con la cara frontal mirando hacia los otros jugadores.

Elegiremos un jugador al azar para que sea el embajador y empiece él la partida. Esa persona coge la loseta de embajada y tantas fichas de ronda como rondas vaya a durar la partida.

La partida

La partida tendrá el número de rondas que indica la tabla anterior que va en función del número de jugadores que seamos. En cada ronda se jugarán tantas manos como jugadores tenga la partida.

En cada ronda haremos estas acciones:

  1. El embajador debe elegir entre salón o jardín: Colocará la loseta de embajada en la mesa dejando el lado de salón o de jardín boca arriba.

    Salón: Caben, como máximo, tantos agentes como jugadores haya en la partida.
    – Jardín: Hay que conseguir reunir, como mínimo, tantos agentes como jugadores haya en la partida.

    En ambos casos, no se tiene en cuenta la presencia de infiltrados ni de reclutadores.

  2.  Jugar las cartas de agencia: Empezando por el jugador de la izquierda del embajador y continuando en sentido horario, cada jugador deberá jugar una de sus cartas disponibles y dejarla delante de él, boca arriba.
    Cada jugador dispone de 4 cartas para jugar durante su turno dispuestas en cuatro diferentes posiciones distintas.
  3. Resolver las cartas jugadas: Se irán resolviendo las cartas jugadas en el siguiente orden: infiltrados, reclutadores y agentes.

    Infiltrados
    Si hay algún reclutador en juego: El jugador del infiltrado, toma del banco de datos, la misma cantidad de información que haya encima de la loseta de recompensa, pero dejando las fichas que tenga la loseta sobre ella. El jugador del infiltrado elige un jugador que haya jugado una carta de reclutador y ambos jugadores intercambian su carta jugada y la descartan.
    – Si no hay ningún reclutador en juego: El infiltrado se descarta.

    Reclutadores
    Si hay algún agente en juego: El jugador del reclutador elige a alguno de los jugadores que haya jugado una carta de agente. Los dos jugadores intercambian la carta jugada y la descartan. Añadiremos un punto de información del banco de datos encima de la loseta de recompensa.
    – Si no hay ningún agente en juego: El reclutador se descarta.

    Agentes
    Si la loseta de embajada muestra el salón:
    – Caben en el salón: Es decir, la cantidad de agentes de la carta jugada más la cantidad de los que ya han entrado
    hasta ahora no superan la capacidad total del salón: el jugador coge del banco de datos tanta información
    como indica el valor de información de la carta de agentes que ha jugado.
    – No caben en el salón: Es decir, la cantidad de agentes de la carta jugada más la cantidad de los que ya han entrado hasta ahora superan la capacidad total del salón: el jugador pagará al banco de datos tanta información como indica el valor de información de la carta que ha jugado. Colocará la carta boca abajo para que no cuente en el recuento de los siguientes jugadores.

    Si la loseta de embajada muestra el jardín:
    – Llenan el jardín: Es decir, la cantidad de agentes de la carta jugada más la cantidad de agentes jugados hasta
    el momento es igual o mayor a la asistencia mínima: el jugador coge del banco de datos tanta información
    como indica el valor de información de la carta de agentes que ha jugado.
    – No llenan el jardín: Es decir, la cantidad de agentes de la carta jugada más la cantidad de agentes jugados hasta
    el momento es inferior a la asistencia mínima: el jugador paga al banco de datos tanta información como indica
    el valor de información de la carta de agentes que ha jugado.Si un Jugador no tiene suficiente información para pagar, pagará tanta como pueda.

    Si más de un jugador ha jugado el mismo tipo de carta, éstas se resolverán en sentido horario empezando por
    el jugador situado a la izquierda del embajador. Puede llegar a suceder que un jugador no pueda resolver su carta porque haya sido descartada previamente por el efecto de otra.

    Cada vez que un jugador deba descartar una carta, la pondrá boca abajo, debajo de su mazo.

  4.  Reemplazar carta: Una vez se hayan resuelto todas las cartas, cada jugador roba la carta superior de su mazo y la coloca en la misma posición en que estaba su carta jugada anteriormente.
  5. Nuevo embajador: La loseta de embajada se pasa al siguiente jugador en sentido horario.
    Si el siguiente embajador es el que tiene las fichas de ronda delante suya, en ese momento retira y mete en la caja
    una de esas fichas. Cuando se descarte la última ficha de ronda la partida acaba inmediatamente y se procede a resolver.

Durante la partida tenemos que tener cuidado de no cometer errores con la posición de las cartas pero podemos confundirnos y colocar una carta en una posición que no es la correcta. Cuando esto suceda, ese jugador deberá pagar 1 punto de información al banco de datos y se aplicarán estas dos reglas:

  • Si el error ha provocado que los demás vean una carta que no deberían haber visto se resuelve el error poniendo la carta en la posición correcta. La penalización es que todos van a saber cuál es esa carta.
  • Si el error ha provocado que el propio jugador haya visto una carta que no debería conocer, la carta se devuelve al mazo, el mazo se mezcla y roba la carta superior del mazo poniéndola en la posición correcta. Ya no sabe el orden de las cartas que había descartado antes en turnos anteriores.

Variante

Tenemos una serie de cartas que representan embajadas de diferentes países. Cada una de ellas aplica un efecto adicional que deberemos mantener durante toda la partida. De éste modo, nuestras partidas serán más variadas y podremos añadir más dificultad.

Fin de la partida

Una vez jugadas todas las rondas, cada jugador contará el valor de información que tiene sumando el valor de las fichas de información que haya ido ganando y el valor de información de cada una de las cartas que tiene en su mazo de agencia.

El jugador con el mayor valor de información será el ganador. En caso de que haya un empate, ganará el jugador con mayor valor de información en su mazo de agencia.

¿Cuál es nuestra valoración?

La agencia: Misión embajada es un juego de cartas bastante sencillo y divertido que tiene una mecánica diferente para el uso de las cartas de cada jugador lo que le da un punto diferenciador respecto a otros juegos.

Lo encontraremos en una caja de tamaño pequeño y muy manejable en cuya portada ya nos pone en situación: estamos en un evento y deberemos actuar para poder recopilar el máximo de información posible.

Sus componentes son sencillos pero muy funcionales: unas cartas de buen gramaje, unas losetas para ubicarnos y para hacer de banco de datos y unas fichas de información de diferentes valores y colores.

El diseño de las cartas es muy realista llegando a rozar casi la caricatura lo que lo hace muy desenfadado y podemos imaginarnos a agentes, reclutadores e infliltrados haciendo su papel. Traen iconos en su parte inferior para indicarnos qué acciones realizan y cuánta información proporciona lo que le da un valor añadido.

Nos ha gustado mucho que la loseta de banco de información sea una entrada de USB ya que le da un punto de modernidad más al juego y sigue bien la línea de diseño del juego. Asimismo, la información viene con forma de nube, uno de los modos de almacenamiento más usados a día de hoy.

Necesitaremos una mesa para poder jugarlo y no tiene dependencia absoluta del idioma.

La agencia: Misión embajada es un juego party que al principio puede parecer algo lioso o complicado de entender porque quizá abruma el tema de los efectos de las cartas, el tema de las capacidades de la loseta de ubicaciones o el cómo colocamos nuestras cartas del mazo de agencia, pero esa sensación te durará apenas unos minutos, basta con jugar un par de turnos y todos estaréis familiarizados con los pasos a seguir.

Nos encontramos ante un juego con unas mecánicas interesantes y un modo de preparación diferente. El hecho de que tengamos varias cartas disponibles y algunas las conozcamos, otras las conozcan los demás o incluso una sea secreta completamente, hacen que la toma de decisiones a la hora de bajar nuestra carta deba ser meditada.

Muchas veces podemos planificarnos según veamos jugar al resto sus cartas pero, el hecho de ver algunas y otras, no hace que la decisión que tomemos a veces sea elegir las que no vemos por los simples gestos que han hecho otros jugadores al ver la que les mostramos a ellos. Hay que arriesgar e intentar tener la suerte de, en ese turno, salir ganando puntos de información adicionales si se puede.

Es muy divertido cuando tenemos sobre la mesa cartas de los 3 tipos de personajes porque sabemos que habrá movimiento al resolver. Asímismo, cuando vemos que muchos de los jugadores han sacado agentes pero tenemos el lado de la loseta por el salón, cuando somos de los primeros nos frotamos las manos pero si somos de los últimos en ese turno, sabremos que posiblemente no entremos debido a su limitada capacidad.

La interacción aquí se vuelve máxima porque como iremos resolviendo en orden, iremos intercambiando cartas e iremos haciendo jugadas que siempre afectarán al mazo de agencia o al número de puntos de información de los demás, veremos como estaremos todo el rato picándonos para intentar ser los mejores en nuestro trabajo dentro de la agencia.

El hecho de que haya unas cartas extra de embajada que producen diferentes efectos adicionales que debemos mantener durante las partidas nos ha parecido un punto positivo ya que aporta rejugabilidad y nos ha proporcionado partidas muy diferentes siempre que las hemos utilizado. Podremos sacarlas al azar o elegir qué efecto queremos aplicar en cada ocasión.

La escalabilidad de éste juego de mesa es bastante buena y las partidas a más jugadores (llegando hasta 6 como indica la caja del juego) han sido mucho más divertidas e impredecibles. Cuántos más seamos a la mesa, más difícil será predecir qué puede suceder tras resolver el efecto de cada una de las cartas porque podemos llegar a jugar una que luego no podremos usar porque un efecto de otra carta nos la retire de la mesa sin ni siquiera habernos llegado el turno.

Para terminar, decir que La agencia: Misión embajada nos proporciona partidas muy divertidas, con turnos fluídos y con mucha interacción en el que puede que haya un poco de faroleo presente si queremos intentar engañar a los demás fingiendo la posible carta que tenemos en la mano y que ellos no ven. Es un juego sesudo y estratégico pero apto para todas las edades y grupos.

Compra La agencia: Misión embajada en Zacatrus!

Compra La agencia: Misión embajada en Amazon

Games 4 Gamers Agencia. Mision: Embajada, Multicolor 4 Gamers GFGG4GAG001
  • Producto de calidad
  • Multicolor
  • Marca Gamers 4 Gamers

Última actualización el 2020-08-07 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *