Menú Cerrar

Kariba

Kariba es un juego de cartas que esconde dentro de una caja ultra pequeña a muchos animales que están sedientos y se reúnen alrededor de un abrevadero para saciar su sed. Deberemos dejarles beber pero hemos de saber que los más fuertes ganarán sitio a los más débiles por lo que hay que estar atento en todo momento a la capacidad de aforo del lugar para ir dejando espacio a los nuevos animales que se acercan.

Un juego muy colorido, apto para cualquier jugador, que nos trae el alemán Reiner Knizia y que cuenta con las ilustraciones de Felix Kindelan. La editorial que lo ha hecho posible en España es Lúdilo.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 72 cartas: ocho de cada animal
  • 8 piezas de cartón para crear el abrevadero central
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

El agua en África es un bien escaso y por lo tanto muy preciado. Los animales se reúnen alrededor del abrevadero para hidratarse siempre que pueden pero a veces se agrupan demasiados animales alrededor de los almacenes de agua y puede llegar a ser incómodo.  Es por eso que muchos de los animales intentan, siempre que pueden, asustar a los más pequeños para tomarse un respiro alrededor del agua. El grande asusta al pequeño pero no debemos olvidar que los elefantes tienen miedo a los ratones.

¿Cómo se juega?

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es montar el abrevadero en el centro de la mesa uniendo las piezas tipo puzzle formando un octógono. Los números deberán estar en el orden correcto, siendo del 1 al 8.

Barajaremos las cartas y repartiremos 5 a cada jugador. Las demás cartas se dejarán colocadas bocabajo en el centro del abrevadero.

La partida

Nuestro objetivo en Kariba es acabar la partida con el mayor número de cartas posible.

Jugaremos siguiendo el sentido de las agujas del reloj y en nuestro turno:

1- Colocamos una o varias cartas de un mismo animal en su número del abrevadero. Puedes colocar tantas cartas como quieras mientras que sean idénticas. Podremos sobreponer las cartas para ocupar menos espacio pero siempre dejando ver cuántas están disponibles.

2- Si cuando hayamos colocado nuestra carta o cartas en el número correspondiente, hay tres cartas o más en esa localización, se ahuyentará al animal cercano más débil. Cogerás las cartas de ese animal con número inferior y las dejarás en tu zona de juego para el recuento final.

El animal más débil al que has colocado puede estar a varios espacios del tuyo, no tiene que ser el inmediatamente inferior. Si no hay animales más débiles no podrás coger ninguna carta.

Excepción: El ratón (con el número 1) será el único animal que puede ahuyentar al elefante (con el número 8) y a su vez, no podrá ahuyentar a ningún otro animal.

3- Para finalizar nuestro turno, robamos cartas del mazo central hasta volver a tener 5 en nuestra mano.

Variante

Si ya somos unos expertos en Kariba, podremos utilizar una variante cuyo cambio está en que tendremos 3 cartas visibles del mazo de robo además de las que están bocabajo. Podremos robar cartas de esas que vemos o de las cartas ocultas. Cuando se roben, las remplazamos por otras del mazo y termina nuestro turno.

El resto del juego se desarrolla de la manera habitual.

Fin de la partida

El juego termina cuando un jugador se queda sin cartas en su mano y el mazo de robo se ha agotado. Haremos recuento de las cartas de animales espantados que tiene cada jugador y el que más haya obtenido, gana.

¿Cuál es nuestra valoración?

Kariba es un juego rápido, interactivo y simple pero que tiene su parte de estrategia. No nos dejará indiferentes cuando lo juguemos y estamos seguros que querréis echar una o varias partidas seguidas más después de haberlo conocido.

Su pequeña caja de colores pastel es super transportable ya que ocupa menos que una palma de la mano por lo que es buen candidato a acompañarnos en cualquier viaje que hagamos porque no será una carga para nosotros.

Su portada mezcla líneas de colores que veremos más tarde que corresponden a las de las cartas de su interior y nos enseña a dos animales que precisamente son los que rompen con la regla de arrastre del modo de juego: el elefante y el ratón.

Sus cartas, alargadas y de buen gramaje, brillan por su simplicidad. Un animal, un color y el número que le corresponde en ambos extremos para que, la coloquemos como la coloquemos, quede visible.

Nos encontramos ante 8 animales muy diferentes entre sí, creados con trazos simples cuyas ilustraciones han sido adaptadas al tamaño de las cartas creándoles una silueta estilizada.

Además, la idea del abrevadero central que además tenemos que montar nosotros a modo de puzzle, nos ha parecido super original y una manera muy visual y siguiendo la temática del juego, de tener controladas y ordenadas todas las cartas de animales.

No tiene dependencia en absoluto del idioma y necesitaremos una superficie para poder jugarlo ya que aparte del abrevadero, tendremos que ver las cartas disponibles de cada tipo de animal.

La temática le sienta muy bien a éste juego ya que, con pocos componentes, ha conseguido hilar muy bien mecánicas, ambientación y ritmo de juego, basando su diseño en una jerarquía circular.

Kariba es un juego muy sencillo de gestión de mano pero en el que tenemos que poner toda nuestra atención para no dejar que los demás ganen cartas y cartas y sumen puntos gracias a nosotros. Podemos enseñarlo con facilidad porque se explica en poco más de dos minutos y empezar a jugarlo rápidamente sin dilatar la partida. Como hemos visto, consiste en ir poniendo cartas de animales de nuestra mano para, en el momento en el que haya tres o más de un mismo animal, poder asustar a otro más débil en número y coger esas cartas para nuestra zona de juego.

Hay que tener especial cuidado cuando ya hay dos cartas de alguno de ellos porque en cuanto otro jugador tenga una de la misma numeración, cogerá las cartas inferiores más cercanas por lo que debemos intentar o bien colocar las tres de golpe nosotros si nos es posible o evitar la situación anterior para no regalar puntos a nuestros oponentes. Es por eso que la interacción que nos proporciona es bastante interesante y en todo momento cada carta colocada condicionará al próximo jugador.

No hay que ponérselo fácil al siguiente jugador y para ello podremos intentar reservar algunas cartas para poder jugarlas todas juntas en turnos posteriores y así ser nosotros quienes espantemos animales. Esa puede ser una estrategia a seguir que nos hará ganar seguramente puntos muy suculentos si el número de cartas inferior al nuestro tiene muchos animales en su zona.

Nos ha gustado mucho que, para cerrar la rueda de numeración, se haya elegido al elefante, uno de los animales más grandes y adecuado para ser representado por el número 8, para que se asuste del ratón, algo bien sabido por todos y que en éste caso le viene como anillo al dedo al juego.

Una propuesta con alta rejugabilidad que permite un control parcial de lo que sucede en la mesa porque al tener 8 animales de cada tipo, si nuestra memoria no nos falla, podremos ir controlando cuántas cartas de cada número van apareciendo y siendo robadas.

El azar está presente en todo momento ya que no controlamos las cartas robadas y que pasan a formar parte de las manos de cada jugador. Eso puede hacernos ir perdiendo un poco el control de la situación y tendremos que ir ajustando nuestras jugadas y nuestros turnos en función de lo que nos toca y de los movimientos de los demás.

Lo hemos probado a 2, 3 y 4 jugadores y su escalabilidad es bastante buena ya que cuantos más somos más cuidado debemos poner en las cartas que dejamos y más cartas será posible que nos llevemos cuando coloquemos números altos que tengan animales inferiores debajo.

Y por si queremos cambiar el modo de juego, nos incluye una variante en la que podremos dejar 3 cartas al descubierto a modo de mercado para que, cuando nos toque robar tras haber colocado, podamos elegir de entre las disponibles o seguir robando a ciegas del mazo central. De este modo podremos elegir jugar a cada modalidad según nos apetezca, algo que es de agradecer.

Para terminar y resumir, decir que Kariba es un filler familiar muy directo que nos proporciona partidas muy dinámicas mediante turnos muy ágiles y que, gracias a sus sencillas reglas, es apto para que sea jugado por cualquiera y que divierta y guste en cualquier situación.

Compra Kariba en Zacatrus!

Compra Kariba en Amazon

Lúdilo- Kariba Mesa Educativo para niños, Juegos de Cartas para Llevar de Viaje, Jugar en Familia, Games to go, helvetiq
  • Juegos de cartas para jugar en familia, de 2 a 4 jugadores
  • Kariba es un juego educativo de Helvetiq donde tendrás que conseguir la mayor puntuación posible con los animales rescatados.
  • Juego de viaje perfecto para transportar a cualquier parte gracias a su tamaño compacto.
  • Juego de mesa educativo para niños con el que se potencia la visión espacial, estrategia y memoria
  • Juego de cartas divertido para mayores de 6 años. Diviértete ahuyentando a los animales de la selva y consigue el mayor número de cartas

 

Última actualización el 2020-08-08 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *