Menú Cerrar

Kapadokya

Viaja a la región de Kapadokya y ayuda a los globos a aterrizar, cuántos más globos aterrices ¡más puntos tendrás!

Esta es la presentación de Kapadokya, el nuevo juego de Alberto Millán que ha contado con Lorena Gestido para encargarse de las ilustraciones y que nos trae, después de algunos problemillas previos, en éste 2021 la editorial Falomir Juegos.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 54 cartas
  • 1 reglamento en 2 idiomas (español y francés)

¿De qué trata?

Estamos en la región de Kapadokya donde todo el cielo está inundado de globos aerostáticos de diferentes colores y que se mueven libremente de un lado a otro.

En este juego deberemos recrear ese paisaje entre ambos jugadores colocando globos que pueden estar a diferentes altitudes y, cuando varios del mismo color se agrupen según los números marcados en el suelo, los haremos aterrizar para poder sumarnos los puntos que indica su carta en el recuento final de la partida.

¿Cómo se juega?

Nuestro objetivo en Kapadokya es ser el jugador que más puntos consigue aterrizando globos.

Veremos que el juego está compuesto por dos tipos de cartas:

  • Cartas de posición: Son las que utilizaremos para crear el espacio aéreo donde se colocarán y moverán los globos. Tenemos las cartas de suelo que colocaremos en fila y muestran un número que nos marca los globos necesarios para poder aterrizar y las cartas de altitud que colocaremos en columna y nos indican la altitud que hay desde esa posición hasta el suelo.
  • Cartas de globos: Aquí encontraremos globos que tienen un solo color (rojo, verde, amarillo o azul) y son los que nos darán puntos. En su esquina superior izquierda nos indican la altitud máxima en la que podemos colocarlo y será el valor de puntos que nos dará al terminar la partida. También tenemos los globos multicolor que no puntúan pero que podemos colocarlos en cualquier altitud porque actúan como comodines.

Preparación de la partida

  1. Formaremos la zona de juego colocando la carta de suelo sin numerar y, tras ella, crearemos una fila con las demás cartas de suelo numeradas, de manera descendente.
    Sobre la carta de suelo sin numerar, crearemos una columna con las cartas de altitud en orden ascendente.
    El espacio que hemos creado a la derecha de las cartas de altitud y sobre las cartas de suelo será el espacio aéreo, donde jugaremos las cartas de globos.
  2. Después mezclaremos el mazo de cartas de globo y lo dejaremos a la izquierda de la columna de altitudes.
  3. Levantaremos las 3 primeras cartas del mazo de altitudes y las colocaremos en el espacio aéreo. Para colocar los globos, miraremos el valor que muestra la carta y lo colocaremos a la derecha de la fila de altitud que tiene el mismo valor.
    Si ya tuviéramos algún globo en esa fila, lo empujaremos una posición a la derecha y pondremos el nuevo globo en el espacio que queda libre.
    Cuando salga un globo multicolor, lo colocaremos en la fila de altitud 100.
  4. Repartiremos 3 cartas de globo a cada jugador, que será su mano inicial.

La partida

En cada turno, cada jugador realizará, si puede, estas 3 acciones en este orden:

  1. Volar
    Colocará uno de los 3 globos de su mano en el espacio aéreo teniendo en cuenta que la altitud máxima a la que lo puede colocar es el número que muestra la carta.
    Los globos entran en el espacio aéreo por la izquierda y siempre se colocan en la primera posición, junto a la carta de altitud.
    Si en esa primera posición ya hubiera un globo, empujaremos todos los globos de esa fila una posición a la derecha pero, si hay espacio vacío entre alguno de los globos, el globo aislado no se verá afectado por el movimiento.
  2. Aterrizar
    Tendremos que comprobar si alguno de los globos de alguna columna pueden aterrizar. Para ello, tiene que haber un número igual o superior de globos del mismo color que el número indicado en la carta de suelo sobre la que se encuentran. Además, esos globos deben poder tocar el suelo sin pasar sobre globos de otros colores.
    Los globos multicolor son comodines. Colocaremos los globos que hemos hecho aterrizar junto a nosotros para poder puntuarlos al terminar la partida.
  3. Robar
    Al terminar el turno, repondremos nuestra carta de la mano y, en caso de que no quedaran cartas, no realizamos esta acción.

Fin de la partida

Seguiremos jugando turnos de la misma manera hasta que no queden cartas para jugarlas. Sumaremos los puntos que hemos ido consiguiendo y el jugador que más tenga, será el ganador.

En caso de empate, ganará el jugador que menos comodines tenga.

¿Cuál es nuestra valoración?

Kapadokya es un juego de cartas para dos jugadores que nos transporta visualmente a la región de Turquía que tan famosa es por sus viajes en globo. De una manera simulada crearemos un campo de globos y deberemos hacerlos aterrizar agrupándolos por colores para que el campo siga teniendo espacio para que despeguen nuevos globos.

Su caja, pequeña y con tonos pastel es suficiente para captar nuestra atención aunque lo podamos ver rodeado de otros juegos más grandes y coloridos. Además, su temática no está muy explotada y gustará a los amantes de lo novedoso.

En la portada vemos el título en grande y diferentes globos que nos invitan a querer abrirla para observar con detalle todo lo que contiene. Su interior no defrauda en absoluto: contiene unas cartas cuadradas de tamaño poco habitual en las que encontramos globos dibujados con todo detalle en los que incluso distinguimos en cada uno de ellos a los que van disfrutando de las vistas desde las alturas.

En todas ellas la numeración que se ha incluido tiene el tamaño perfecto para que no haya dificultad mientras jugamos y no podemos dejar de lado lo que vemos tras coger el mazo completo de cartas: una cuna ilustrada con un globo rojo como principal protagonista.

Necesitaremos una mesa para poder jugarlo ya que el despliegue requiere una superficie y queremos indicar que es totalmente independiente del idioma. Además, su cajita es fácilmente transportable y nos lo podremos llevar a cualquier sitio con nosotros.

Si hablamos de su modo de juego, tenemos partidas que durarán de 20 a 30 minutos y que se preparan de una manera muy sencilla y rápida.

Empezaremos creando el espacio aéreo que será lo que quede entre las cartas de suelo y las cartas de altitud. En ese espacio irán apareciendo globos, moviéndose y aterrizando.

Después, es bien sencillo seguir los pasos que podemos realizar en nuestro turno ya que vienen bien marcados y tienen correlación entre ellos: Un globo vuela y se coloca en el espacio aéreo, comprobamos si algún conjunto de globos puede aterrizar y nos los quedamos, y por último, reponemos nuestra mano con un globo nuevo.

Al principio de la partida, como el espacio aéreo esta vacío, puede parecer que los globos se están colocando sin ningún sentido pero, según va estando más completo, será importante elaborar técnicas para poder conseguir engañar a nuestro oponente.

Estos globos irán desplazándose de manera lateral ya que entran en la escena de juego pegados a las cartas de altitud y al estar ambos jugadores trabajando sobre el mismo “tablero” no nos será fácil conseguir nuestras metas individuales porque el otro también será consciente de ellas.

Ambos jugadores tendremos que ir jugando con las cartas de nuestra mano y con las que nos van saliendo tras robar para finalizar el turno y habrá que pensar bastante bien la estrategia que queremos seguir, que por otro lado, podrá ir variando en cada turno.

En cierta manera, este toma y daca nos puede recordar un poco al Coloca 4: Si yo pongo esta carta, él va a poder conseguir aterrizar esos globos, pero por otro lado, si la pongo y él otro no tiene lo necesario, puedo conseguir en una jugada más aterrizar todos yo mismo…Hay que ir disimulando nuestros pensamientos para que no parezca que lo estamos consiguiendo y saber aprovechar cualquier despiste o metedura de pata del oponente.

En todo momento ambos estaremos perdidos porque no sabremos qué cartas tiene el otro y contamos solo con 3 en la mano, que no es una amplia variedad de posibilidades, por lo que siempre habrá que estar haciendo cábalas de qué ponemos y de qué no, aunque sabemos cuántas cartas hay en el juego pero es difícil poder controlarlas y ponernos a contarlas según salen.

Por otro lado, contamos con los comodines, que pueden llegar a ser útiles y dan mucho juego (aunque no nos proporcionan puntos por si mismos) pero bien es cierto que hemos echado en falta poder contar con alguno más porque solamente hay 3 y se podría, gracias a ellos, hacer que las combinaciones fueran más fáciles de conseguir.

Si analizamos por separado el tema de la colocación de globos según su altitud, como hemos visto, el número que acompaña a un globo nos indica la altitud máxima a la que podremos colocarlo. Eso hace ganar muchas posibilidades de colocación ya que a mayor altitud, más sitios tiene ese globo para ser colocado.

Es por eso que podemos tener la suerte de que haya unos buenos combos para conseguir varios aterrizajes pero nuestro rival no tenga el color ni la altitud necesaria para conseguirlos. El otro será consciente y entonces lo que hará será colocar globos para fastidiarte la jugada y desplazarlos para que esa armonía se rompa. Por lo tanto, siempre existirá esa lucha de querer aterrizar tú los globos impidiendo que tu rival lo consiga en su turno.

Tras varias partidas de Kapadokya, nos hemos dado cuenta de que cuanta más altitud tengan los globos, más difícil va a ser aterrizarlos.

Al ser más fácil colocar globos en las zonas bajas, lo normal va a ser que haya más rotación en las filas inferiores. Esto se debe a dos motivos: uno es que hay más cartas que se pueden colocar en las zonas bajas y además son las que ejercen de barrera para poder conseguir los puntos. Es por ese motivo que si en las zonas bajas no aparece el color de las superiores, nunca podrán aterrizar.

Otro es que, como los globos que pueden subir a mayor altitud son a su vez los que más puntos otorgan, hay que tener mucho cuidado si los colocamos en las altitudes inferiores porque serán puntos muy golosos y algo más fáciles de conseguir por los que ambos jugadores lucharán para hacerse con ellos.

Es por eso que, a la hora de hacer el recuento de puntos, cualquier carta facilona que nos otorgue puntos hará que podamos marcar la diferencia y ser el que más puntos tenemos sumando todas nuestras cartas de globo aterrizado.

Queda genial y muy temático que tras colocar globos, otros se vayan moviendo y se vaya viendo ese desplazamiento de verdad como si fuera real como cuando vuelan por el aire. Nos ha parecido una simetría con la realidad, perfecta.

También el hecho de que los globos aterricen cuando se juntan varios del mismo color coincidiendo con la cifra que aparece en el suelo, nos hemos imaginado estar viéndoles desde abajo y disfrutar de cómo pierden altitud para apoyar sus cestas sobre el suelo.

La partida terminará cuando se acaben todas las cartas de globo y habrá que coger todos nuestros globos e ir sumando las cifras de la parte superior izquierda.

Si hablamos de la rejugabilidad, la verdad es que es alta ya que tenemos globos de 4 colores más los multicolor y al estar todos mezclados, será el azar el que siempre determine qué cartas salen cuando robamos. Además, la colocación que iremos haciendo dependerá de todo ello y las combinaciones de globos son infinitas porque podremos hacer que aterricen de mil maneras diferentes.

También ayuda a esta rejugabilidad que la altitud de la carta sea la máxima permitida, hace que se puedan siempre colocar en altitudes infinitas porque por ejemplo una carta de 500 puede colocarse en 5 posiciones.

Vemos que la interacción que se produce entre ambos jugadores también es elevada porque las decisiones de colocación que tomemos, influirán en el otro jugador. Hay que estar constantemente pensando en que el globo que coloquemos en nuestro turno, si no hace que hagamos un combo nosotros mismos en ese momento, podrá hacer que el otro lo consiga nada más que sea su turno o incluso si optamos por prepararnos una jugada maestra para nosotros mismos, a la otra persona le puede venir bien y nos lo quite sin ningún miramiento.

Por concluir, podemos decir que es un juego precioso en mesa y con una temática muy original, que sus reglas son muy sencillas pero que luego es más complejo de lo que parece el poder conseguir que los globos aterricen. Por tanto, tiene una profundidad muy interesante y hará que ambos jugadores participen en un duelo de estrategia y que estén en todo momento atentos a la zona de juego para conseguir hacer jugadas maestras y llevarse el mayor número de puntos posible.

 Compra Kapadokya en Amazon

Falomir- Kapadokya, Multicolor (31101)
  • Juego competitivo para 2 jugadores
  • ¡Cuantos más globos aterrices más puntos tendrás.
  • Un juego de Alberto Millán

 

 

Última actualización el 2021-10-15 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *