Menú Cerrar

Instacrime

En Instacrime, deberemos resolver en grupo un asesinato con sólo unas fotografías y una pequeña introducción que nos ayuda para situarnos. Nada de texto, debemos ser capaces de elaborar una teoría para dar con el asesino gracias a las descripciones que los investigadores haremos de las escenas.

Este nuevo juego cooperativo es una creación de Pak Gallego, con fotografías de Ángel Guzmán que ya está a la venta de la mano de la editorial GDM Games. Ha sido presentado éste año 2020 como una propuesta de investigación rompedora y traducida a una veintena de idiomas.

Ficha

  • Número de jugadores: 2 a 6 jugadores
  • Edad Mínima: 10 años
  • Duración: 60 minutos
  • Interacción: Cooperativo
  • Mecánicas: Cooperative Play
  • Versiones: No
  • Expansiones: No
  • Editor: GDM games
  • Año de publicación: 2020

¿Cuál es su contenido?

  • 12 fotografías a todo color
  • manual de instrucciones
  • Guía de personajes
  • Hoja de pistas y soluciones

¿De qué trata?

Dorothy Munford, propietaria del imperio editorial que lleva su nombre, decide reunir de nuevo a su familia en el lujoso hotel donde lo hace todos los años. Además de sus hijos y su ex-marido, invita a su novio actual y aprovecha a llamar a su abogado para, de paso, cambiar el testamento.

Quizá se notaba tensión en el ambiente pero lo que nadie esperaba es que se produjera un asesinato ¿O si?

¿Cómo se juega?

Para empezar nuestra investigación sobre el caso Munford, sacaremos todas las fotografías del sobre y repartiremos una a cada jugador. Si es nuestra primera partida, nos recomiendan repartirlas en orden porque es más sencillo y nos ayudará hacerlo así pero, si queremos que sea algo más complicada nuestra experiencia, podremos barajarlas antes de repartir.

Después leeremos en alto la introducción que aparece en el reverso de la hoja de instrucciones para familiarizarnos.

Cada jugador, por orden de turno, empezará a describir la fotografía que le ha tocado en el reparto, de modo que simularemos la escena del crimen entre todos. No podremos enseñar las fotografías en ningún momento a los demás jugadores. Cuando todos hayan terminado, pasaremos a repartir las fotografías restantes, repitiendo éste paso hasta que se terminen. Si llega un momento en el que no podemos asignar una imagen a cada uno de los jugadores, las dejaremos en el centro de la mesa para que todos podamos verlas.

Cuando todos los jugadores hayan descrito y explicado bien todo lo que ven en sus imágenes, pasaremos a profundizar un poco más.  Tenemos que tener claro todos los que participemos que para poder resolver el caso, debemos compartir la información que nos transmiten nuestras imágenes.

Habrá que fijarnos en elementos clave como el arma del crimen, seguir a los sospechosos o analizar cualquier elemento que nos pueda parecer relevante. Se podrán exponer teorías en voz alta y compartir cualquier idea que se nos ocurra.

El orden cronológico de todo lo sucedido ayudará para resolver el caso y nos dan la pista de que tengamos en cuenta los lugares donde se desarrollan las acciones de cada fotografía, teniendo en cuenta que pueden ser comunes a varias fotos. De ese modo, podremos ir descartando sospechosos.

Cuando ya hayáis encontrado una teoría solida y queráis resolver, será el momento de abrir la página de soluciones y comprobar los resultados de la investigación.

Cada deducción que coincida con la teoría propuesta añade un punto. El grupo obtendrá una puntuación final, con la que descubrir si han sido unos buenos detectives o si, por el contrario, deben mejorar.

¿Cuál es nuestra valoración?

Un juego de mesa en el que hay que resolver un caso de asesinato no se nos puede presentar mejor que lo que tenemos entre manos: Instacrime nos sitúa en en el lugar del suceso con todos los sospechosos de una familia reunidos y múltiples imágenes que nos dejan ver todo lo sucedido como si hubiéramos estado en el lugar de los hechos.

En esta ocasión, la editorial GDM ha querido seguir con la línea de la resolución de casos dando una vuelta de tuerca a los ya conocidos y triunfadores juegos Sherlock para presentarnos un caso nuevo a través de fotografías del granadino Ángel Guzmán.

Antes de nada, decir que no vamos a hacer spoilers o desvelar nada de la trama ni de las soluciones del caso para que podáis jugarlo libremente. Solamente vamos a dar nuestra opinión del juego omitiendo detalles específicos y datos relevantes para la resolución del enigma, por lo que podéis seguir leyendo.

Sin duda, nada más ver éste juego, sabemos que es especial y que nos proporcionará una experiencia revolucionaria.  ¿Por qué? Pues porque no viene en una caja de juego normal, viene presentado en una especie de maletín o carpeta pudiendo simular los archivadores de los investigadores cuando se enfrentan a un nuevo caso. Desde el primer momento nos hace sentir en la piel de esa persona que debe resolver el suceso sin haber formado parte de los allí presentes.

Abriendo el sobre o carpeta por la parte posterior y lateralmente, nos encontramos con unos materiales colocados estratégicamente para que no veamos nada que no debamos antes de tiempo.

Primero nos hablan del tipo de juego ante el que nos encontramos, que no debemos olvidar que es cooperativo, y acto seguido nos explican qué pasos debemos seguir para poder ir resolviendo, entre todos, el acontecimiento que nos ocupa: El caso Mundford.

Una vez todos hayamos entendido que debemos ir describiendo las fotografías que nos van a repartir y que debemos compartir toda la información posible con nuestros compañeros detectives, podremos leer la hoja en las que nos ponen en situación y nos explican un poco más de cada uno de los sospechosos que estaban en el lugar del crimen.

Nos ha gustado mucho el orden en el que vienen planteados todos estos pasos y cómo poco a poco nos hace ir situándonos en el juego y sumergiéndonos en el hotel donde debemos investigar. Las tarjetas con las fotografías, las principales protagonistas, tienen un gramaje grueso, son de un tamaño mediano muy adecuado para poder visualizar las escenas con facilidad y a todo color, mezcla de factores que hagan que sean de muy buena calidad y fácilmente manipulables.

Otro factor que queremos destacar aquí es que, en ésta ocasión y a diferencia de la mayoría de los juegos de éste tipo, los actores que aparecen retratados tras la cámara son personas reales, de carne y hueso, que han recreado la historia de la familia Mundford. Lo que vemos es lo que ha sucedido y no hay margen de error malinterpretando los trazos de un ilustrador. En uno de los apartados de las hojas de instrucciones del juego podemos ver quiénes son y sus nombres, junto con el resto de integrantes en la creación del juego que, entre todos, lo han hecho posible.

Además, no aparece nada de texto en dichas imágenes, todo está dejado a la libre interpretación para que podamos exponer ante los demás jugadores lo que creamos relevante, lo que nuestros ojos vayan viendo. Todo esto hace que la dificultad sea superior a lo habitual.

Si pensamos en la rejugabilidad del juego, debemos decir desde el principio que es nula. Una vez lo hemos jugado y sabemos las soluciones, no podremos volver a jugarlo ya que sabremos cuáles son todas las pistas que hemos necesitado seguir para resolverlo. Ésto es algo nos dicen claramente en la introducción del juego pero no pasa nada, siempre podemos compartirlo con otros grupos de amigos para que lo jueguen de nuevo ya que los materiales no se deterioran y, una vez que todos ya sepáis la solución, poder comentar las diferentes teorías que en cada partida se habían planteado.

Sobre su escalabilidad, se nos propone jugarlo en una horquilla de 2 a 6 jugadores. Bien es cierto que en estas situaciones, quizá cuántas más personas nos sentemos alrededor de la mesa para aportar ideas y posibles soluciones, mejor sea.  Jugarlo a dos puede ser algo más soso y habiendo menos cabezas pensando puede resultarnos más difícil. Pensamos que lo ideal sería poder aventuraros a jugarlo siendo 4, 5 o 6 personas para que aparezcan más puntos de vista diferentes, haya más interacción entre todos y lo que a uno se le ha podido escapar otro puede que sea capaz de hilarlo para llegar a la teoría final.

En esta ocasión, no habrá que seguir ninguna estrategia concreta o pensar qué pasos debemos priorizar antes que otros para conseguir ser los mejores al final de la partida.  En este juego, cooperativo como ya hemos comentado, será imprescindible que interactuemos entre todos y compartamos la máxima información posible. De nada sirve pensar que algún detalle de las fotografías que nos han tocado comentar debemos omitirlo porque puede ser bueno que el resto lo conozca y quizá a partir de ahí alguien elabore una nueva línea de investigación para poder resolver el caso. Nadie podrá ver las fotos de los demás, cada uno las suyas propias. Todos ganamos a la vez o todos perdemos a la vez.

Nuestra teoría puede parecer la más acertada pero al escuchar las que proponen las demás podemos llegar a pensar que son más completas o incluso ir complementando unas con otras. Nada está fuera de lugar porque lo que alguien ha pasado por alto, otro ha podido interpretarlo y darle importancia para incluirlo en su teoría final.

El momento de resolución ha sido tremendo cuando ya hemos decidido pasar a resolver el caso mirando las soluciones y hemos desvelado nuestras fotografías, ocultas hasta entonces. Muchos de nosotros no habíamos imaginado las escenas como nos las habían descrito o no esperábamos que el otro se hubiera fijado en todo lo que había descrito porque para nosotros hubiera pasado desapercibido.

Nos hemos sentido como si estuviéramos jugando al Cluedo sin tablero, viendo cómo los personajes de nuestra historia se movían por los diferentes escenarios y actuaban de una manera o de otra ante las situaciones que las fotografías nos dejaban ver.

En resumen, Instacrime es un juego de formato pequeño, muy dinámico, que conseguirá que todos los que os pongáis a investigar hagáis lo imposible por interpretar lo que los demás os comunican y por comunicar lo más minuciosamente posible lo que muestran vuestras fotografías para conseguir resolver el caso y encontrar al asesino entre todos. Tenemos ante nosotros el primero de muchos casos que seguro que no nos dejarán indiferentes.

GDM Games- Instacrime 1: el Caso Munford Juego de investigación (GDM2098)
  • #Instacrime es un sistema de juego cooperativo que nos plantea un misterio que deberemos resolver en grupo. Partiendo de 12 fotografías, el juego nos pondrá en la piel de un grupo de detectives con un caso por resolver. Cada jugador tendrá que describir el contenido de sus fotos y entre todos deberán crear una teoría. Cada caso es único e irrepetible y, por lo tanto, solo se juega una sola vez. Pero ¡no te preocupes! Si quieres darle un buen uso, haz jugar a un grupo de amigos y mira cómo juegan ellos la partida. Resolver el caso es casi tan divertido como ver cómo juegan otros.

 

Última actualización el 2020-10-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *