Menú Cerrar

¿Enigmas? Oficios

¡Sé el más rápido en adivinar el oficio que se esconden tras las 5 pistas y demuestra tu habilidad para ganar más cartas!

Así se nos presenta este juego de cartas didáctico que nos trae Bioviva. Sus juegos son fabricados en Francia y cuentan con la etiqueta medioambiental FSC que asegura que los materiales utilizados para su fabricación proceden de bosques gestionados de forma sostenible.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 80 enigmas
  • 1 ficha de madera
  • 1 tablero  
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En este juego de tarjetas con pistas tendremos que ser los más rápidos en conseguir asociar cada pista al concepto buscado para poder conseguir la tarjeta y, cuando tengamos 6 cartas en nuestro contador, seremos los ganadores.

Si es trata de una carta azul la que hemos conseguido adivinar, deberemos jugar un paso más utilizando el tablero para poder conseguir, tras esa segunda prueba, la carta que hemos adivinado.

¿Cómo se juega?

Antes de empezar a jugar, deberemos seguir estos pasos para preparar la partida:

  • Mezclaremos todas las cartas y las dejaremos sobre la mesa formando un mazo.
  • Colocaremos el tablero abierto dentro de la caja abierta y dejaremos la ficha de madera a un lado. Si queremos que la dificultad sea mayor, podremos dejar el tablero sobre la mesa, sin dejarlo dentro de la caja.
  • El jugador más joven será el primer animador de la partida y después iremos rotando este rol, pasándoselo al jugador de nuestra izquierda en cada ronda.

El primer animador cogerá la primera tarjeta para leer en alto el tema sobre el que los demás jugadores tienen que adivinar en esa ronda.

Después de esto, empezará a leer la primera pista de esa carta. Todos los jugadores podrán responder a la vez en voz alta sobre lo que creen que es para intentar adivinarlo y poder llevarse la carta.

Si de entre todas las respuestas nadie ha acertado, se pasará a leer la segunda pista y así con todas las demás que haya en esa carta.

En el momento en el que alguien haya acertado la respuesta:

  • Si es una carta amarilla, se quedará dicha carta y se seguirá jugando.
  • Por el contrario, si ha adivinado la respuesta de una carta azul, ese jugador deberá jugar en el tablero antes de llevársela.

Utilizando el tablero

Cuando jugamos, si la respuesta que hemos adivinado en una de las cartas azules, ese jugador lanzará la ficha blanca hacia una de las casillas de colores del tablero y jugará de la siguiente manera:

 Letra por letra: El jugador debe deletrear su respuesta para poder ganar la carta.

 Reto: El jugador debe decir las respuestas de las 3 últimas cartas ganadas. Al principio de la partida no se aplica esta regla.

 ¡Has perdido!: Ese jugador no se lleva la carta y se la queda el animador.

Bingo: El jugador gana su carta y una de las cartas de un jugador a su elección.

 Extra: Además de llevarse dicha carta, el jugador elegirá a otro participante para llevarse una carta extra del mazo.

Cosas que debemos tener en cuenta:

  • Si el jugador tras jugar en el tablero no aciertano se llevará la carta.
  • Cuando al lanzar la ficha ésta se queda en medio de dos casillas, veremos si ocupa más espacio de una casilla que de otra. Si está en el medio, se vuelve a lanzar.
  • Si nadie ha acertado la respuesta, el jugador que ha leído las pistas resuelve la tarjeta y empezaremos una nueva ronda de juego.

También podemos jugar a adivinar mientras estamos de viaje pero no usando el tablero, simplemente, quien acierte la carta, se la quedará.

Fin de la partida

Cuando un jugador consiga 6 cartas, habrá ganado la partida.

¿Cuál es nuestra valoración?

¿Enigmas? Oficios nos trae muchas cartas con acertijos que deberemos resolver tras escuchar las pistas de cada una de ellas.

Es un juego dinámico, didáctico y con unas reglas de juego tan sencillas que enseguida podremos ponernos a jugarlo y todos lo entenderán a la primera.

Este juego forma parte de un conjunto de juegos, la serie ¿Enigmas? que tiene muchos juegos iguales pero que se diferencian en su temática. A todos ellos se juega de la misma manera y podremos jugar en grupo escuchando pistas para poder adivinar el concepto escondido  antes que cualquier otro y conseguir dicha carta para nuestro contador.

Sus componentes son de buena calidad y muy coloridos: tenemos cartas de buen tamaño, impresas a doble cara con acertijos en ambos lados, un tablero multicolor de buen grosor y una ficha de madera blanca que nos servirá para marcar las casillas del tablero.

Todo ello viene dentro de una caja rectangular pequeña de tonos amarillos y azules con una ilustración a modo de caricatura que muestra diferentes personas vestidas con el uniforme de sus oficios.

Es un juego que tiene dependencia del idioma ya que en sus componentes predomina el texto pero se puede encontrar editado en varios idiomas.

Otros aspecto positivo es que es perfecto para llevarlo de viaje ya que sus componentes son manejables y si omitimos el paso del tablero, no vamos a necesitar una mesa para jugarlo.

Como hemos visto, su modo de juego es muy fácil y consiste en que, tras nombrar al que será el primer animador o persona que lea las pistas, empezaremos a levantar tarjetas para poder comenzar a adivinar el concepto escondido.

Leerá la primera pista y deberá esperar a que todos los jugadores respondan lo que crean que está escondido en dicha carta. Si tras escucharlo, nadie ha respondido correctamente, seguirá con la siguiente pista y así continuamente.

Cuando alguien adivine lo que el animador con sus pistas está tratando de transmitir, esa persona se hará con dicha carta para dejarla delante suya pero, si es de color azul, deberá superar una prueba más para conseguirla.

Con el tablero delante, lanzará la ficha blanca para ver sobre qué casilla cae y realizar lo que se le indique. Tenemos diferentes pruebas según el color y por ejemplo tendremos que deletrear nuestra respuesta, quitaremos una de las cartas a un oponente a nuestra elección, podremos no ganar la carta por la que estamos luchando…todo depende de nuestra suerte al lanzar la ficha de madera blanca y de la habilidad que demostremos al pasar la prueba adicional.

Pasarán rondas y rondas mientras leemos pistas rotando el papel de animador y vamos adivinando, o no, los conceptos escondidos en cada una de ellas. Habrá algunas que nos puedan parecer más difíciles y necesitemos que se lean bastantes pistas hasta que alguien dé con la solución y otras en las que algún participante consiga adivinar el resultado con solo escuchar la primera pista.

Cuando alguno de los jugadores tenga 6 cartas que ha adivinado en su poder, la partida habrá terminado y ese jugador será el ganador.

Si hablamos de su escalabilidad, vemos que está indicado de  2 a 6 jugadores pero perfectamente podremos aumentar el número de jugadores ya que basta con escuchar pistas y ser hábil respondiendo con el concepto del que creemos que hablan. Por lo tanto, podríamos decir que se puede aumentar el número de jugadores aunque lo ideal es ser 5 o 6 porque a más, como es lógico, aumenta el nivel de competitividad y podrán ser otros los que se nos adelanten al responder, quedándose así con la carta para su contador.

También recomendamos que si se sube el número de personas en una partida, se omita el paso de jugar en el tablero ya que puede hacerse algo más largo el tiempo de juego.

Gracias que podemos ser bastantes personas jugándolo y tiene su lado didáctico, es un juego perfecto para poder ser sacado en las aulas. Mezclar clases teóricas con una parte de entretenimiento en la que seguirán aprendiendo mientras juegan, hace que los más pequeños estén motivados para asimilar conceptos sin apenas darse cuenta.

En cuanto a su rejugabilidad, es bastante elevada ya que, de primeras, vemos que contamos con 40 cartas a doble cara lo que hace que tengamos un total de 80 acertijos disponibles. Además, en cada carta encontramos 5 pistas sobre cada concepto y no en todas las ocasiones las leeremos todas antes de que alguien consiga adivinar de qué se trata.

Es por eso que podemos incluso reutilizar cartas que ya han salido en sesiones anteriores pero leyendo las últimas pistas que no han sido utilizadas y por lo tanto, nadie conoce.

Por terminar con esta reseña sobre ¿Enigmas? Oficios, queremos decir que es un juego didáctico altamente recomendado con el que los más pequeños estarán entretenidos mientras juegan con sus amigos o compañeros y con el que aprenderán, en este caso sobre oficios pero pueden elegirse muchas cajas diferentes que nos ofrece la serie ¿Enigmas?, para disfrutar en partidas rápidas, divertidas y ágiles.

Consigue ¿Enigmas? Oficios en la página de la editorial

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *