Menú Cerrar

¿Enigmas? Misterios de la ciencia

¡Sé el más rápido en adivinar los fenómenos y descubrimientos científicos que se esconden tras las 5 pistas y demuestra tu habilidad para ganar más cartas!

Así se nos presenta este juego de cartas que nos trae la editorial Bioviva. Sus juegos son fabricados en Francia y cuentan con la etiqueta medioambiental FSC que asegura que los materiales utilizados para su fabricación proceden de bosques gestionados de forma sostenible.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 80 enigmas
  • 1 ficha de madera
  • 1 tablero  
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En ¿Enigmas? Misterios de la ciencia tendremos tarjetas con pistas que iremos escuchando para poder asociarlas a un concepto que debemos adivinar. Si somos los más rápidos, nos quedaremos con la tarjeta y, cuando alguno de nosotros haya ganado 6 cartas, terminará la partida.

Pero ojo, si se trata de una carta azul, tendremos que usar el tablero para pasar una segunda prueba y, tras superarla, nos la podremos quedar.

¿Cómo se juega?

Empezaremos la partida mezclando bien las cartas y juntándolas en un solo mazo que dejaremos sobre la mesa. Después, abriremos la caja y colocaremos dentro de ella, expandido, el tablero de colores. La ficha de madera blanca estará cerca de éste ya que la deberemos usar sobre él.

De entre todos los participantes, el jugador más joven será el primero que hará de animador y empezará la primera ronda del juego.

Deberá coger la primera carta del mazo y, sin enseñar uno de los lados a los demás jugadores, indicar el tema que aparece en la parte superior para después, leer la primera pista.

Tras escucharla, todos los jugadores deberán responder a la vez diciendo el concepto que creen que va asociado a la pista que se les ha dado.

Si nadie acierta, el animador leerá la segunda pista y seguirá haciendo lo mismo con las demás hasta que alguien dé con la clave.

Si alguien acierta la respuesta:

  • Si es una carta morada, se llevará dicha carta y se seguirá jugando.
  • Si es una carta azul, ese jugador deberá utilizar el tablero para ganar la carta.

Usando el tablero

Tras adivinar una de las respuestas de una carta azul, dicho jugador apuntará a una de las casillas del tablero y seguirá las instrucciones de ese tipo de casilla.

 Letra por letra: El jugador debe deletrear su respuesta para poder ganar la carta.

 Reto: El jugador debe decir las respuestas de las 3 últimas cartas ganadas. Al principio de la partida no se aplica esta regla.

 ¡Has perdido!: Ese jugador no se lleva la carta y se la queda el animador.

Bingo: El jugador gana su carta y una de las cartas de un jugador a su elección.

 Extra: Además de llevarse dicha carta, el jugador elegirá a otro participante para llevarse una carta extra del mazo.

Cosas que no debemos olvidar:

  • Si el jugador no acierta jugando el turno en el tablero, no se llevará la carta.
  • Si la ficha de madera se queda parada entre dos casillas del tablero, hay que fijarse en si la ficha ocupa más espacio de una casilla que de otra. Si está colocada en el medio, el jugador vuelve a lanzar.
  • Si nadie ha acertado la respuesta, el jugador que ha leído las pistas lee la respuesta en alto y se empieza una nueva ronda de juego.

Fin de la partida

El primer jugador que consiga ganar 6 cartas, se alza con la victoria.

¿Cuál es nuestra valoración?

Nos encontramos ante un juego muy divertido, dinámico y fácil de aprender que nos permitirá jugar en grupo escuchando pistas para adivinar un concepto escondido lo más rápido posible y conseguir las cartas para que, cuando alguno de nosotros alcance 6, se haga con la victoria en esa partida.

La serie ¿Enigmas? tiene juegos de diferentes temáticas que siguen el mismo modo de juego  por lo que, una vez conozcamos uno, podremos jugar a todos los demás pero aprendiendo cosas nuevas de diferentes ámbitos, según la temática elegida.

Estos juegos vienen en una caja rectangular pequeña y manejable y, en esta ocasión de la temática de ciencia, los colores predominantes son el azul y el morado. En su portada vemos una ilustración sencilla de dos niños sorprendidos tras el resultado de su experimento.

En el interior encontramos un mazo de cartas a doble cara que incluyen 80 acertijos, un tablero a doble cara de buen grosor y una ficha de madera blanca que nos servirá para marcar casillas en él mientras adivinamos enigmas.

Como podéis imaginar, tiene dependencia del idioma al tener texto en sus cartas pero podemos encontrarlo editado en otros idiomas.

Además, es perfecto para llevarlo con nosotros de viaje ya que, sin utilizar el tablero, podremos seguir jugando a adivinar escuchando pistas y entretenernos allá donde estemos.

Pasemos a hablar de su modo de juego: unas reglas fáciles y directas hacen que podamos ponernos a jugarlo rápidamente y que la diversión empiece nada más abrir la caja.

Tendremos que nombrar a un primer animador para que sea el que lea las pistas de la primera de las cartas de la partida. Irá una a una leyendo pistas y los demás jugadores, tras escucharlas, podrán intentar adivinar en alto de qué creen que se trata.

Si nadie adivina, seguirá leyendo pistas hasta que alguien lo haga o hasta que no haya más pistas que decir.

En el momento en el que alguien adivine de qué se trata, habrá ganado esa carta para su contador. En el caso de que la carta sea de color azul, antes de poder conseguirla, deberá superar una de las pruebas del tablero.

Cogerá la ficha blanca y la lanzará con sus dedos sobre el tablero para ver qué prueba adicional tiene que hacer. Hay diferentes pruebas a las que nos deberemos enfrentar como por ejemplo tener que deletrear nuestra respuesta, ganar una carta de un oponente, no ganar la carta si la ficha de madera cae en la casilla rosa.

Iremos jugando las diferentes rondas usando diferentes cartas y rotando el papel del animador para que todos participemos como lectores de pistas. Cuando alguno de los participantes consiga ganar 6 cartas, habremos terminado la partida.

Es un juego perfecto para poder usarlo también en las aulas en algunas asignaturas ya que, gracias a su punto didáctico consigue que los más pequeños aprendan mientras están con sus amigos jugando y asimilen conceptos de una manera divertida y atractiva.

Además, en la caja aunque ponga que va de 2 a 6 jugadores, podremos jugarlo siendo más ya que todos escucharemos las pistas y podremos responder si creemos saber de qué se trata. Escala bien a cualquier número de jugadores y lo único a mencionar es que, cuanto más seamos, más competitividad existirá porque puede ser otro el que consiga adivinarlo antes que nosotros.

En caso de ser más de 6 jugadores debería omitirse el usar el tablero para conseguir las cartas azules ya que dilata el tiempo de juego y habrá que ir moviendo el tablero para que todos puedan llegar a él.

Su rejugabilidad es bien alta porque en total se incluyen 80 acertijos que podremos adivinar en varias sesiones de juego. Además, al tener cada uno 5 pistas para adivinar, podremos leerlas en otras ocasiones a la inversa o leer las que no se hayan mencionado anteriormente para que todo el contenido didáctico de cada concepto sea conocido por los jugadores.

Finalizando esta reseña, ¿Enigmas? Misterios de la ciencia es un juego de cartas didáctico en el que los más pequeños se divertirán en partidas ágiles y rápidas mientras aprenden conceptos de ciencia disfrutando de ello.

Consigue ¿Enigmas? Misterios de la ciencia en la página de la editorial

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *