Menú Cerrar

Dragon Parks

¡Crea la reserva natural de dragones más visitada del mundo!

Elige qué dragones quieres conseguir para impresionar a tus visitantes, pero procura disponer de una reserva de comida adecuada para que la experiencia no termine siendo un fiasco.

Tres temporadas de visitantes al año: ¿Cuál será el mejor parque cuando se cierren en inverno?

Así se presenta este Dragon Parks, un juego de mesa creado por Nicolas Sato, ilustrado por Ayumi Kakei y que nos trae a España la editorial Zacatrus para que gestionemos un parque de dragones con el objetivo de atraer el mayor número de turistas posibles.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de moda
  • 1 ficha de temporada
  • 15 losetas de isla
  • 60 cartas de dragón transparentes
  • 82 fichas de visitantes
  • 5 fichas de dragón legendario
  • 5 guías de juego
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

En Dragon Parks debes atraer al máximo número de visitantes a tu reserva de dragones procurando que se vayan de una sola pieza. Para ello, tienes que elegir, en cada turno, qué dragones, de las diferentes especies que hay, vas a poner en tu parque. Colocarlos estratégicamente y no olvidar darles de comer para saciar su apetito serán dos de tus objetivos principales.

El jugador que haya recibido más visitantes después de 3 temporadas, gana la partida.

¿Cómo se juega?

Preparación

  1. Sitúa el tablero de moda en el centro de la mesa, colocando en la primera casilla la ficha de temporada y, las fichas de dragón legendario, en su lugar correspondiente.
  2. Reparte 5 fichas de visitantes a cada jugador y pon el resto al alcance de todos a modo de reserva.
  3. Reparte 3 losetas de isla a cada jugador. Cada uno deberá elegir la cara de cada isla con la que quiere jugar.
  4. Baraja las 60 cartas de dragón y forma con ellas un mazo.

Ya estamos listos para comenzar.

Desarrollo de la partida

La partida se desarrolla en 3 temporadas. En cada una de ellas, los jugadores deberán, con las cartas de su mano, ir mejorando su parque con el objetivo de obtener el mayor número de visitantes que son los que representan los puntos de victoria necesarios para determinar el vencedor de la partida.

Al comienzo de cada temporada, todos los jugadores cogen 4 cartas de dragón del mazo. A partir de aquí la secuencia es muy sencilla:

  1. Cada jugador elegirá una de las cartas que tiene en su mano y la colocará bocabajo delante de él a la espera de que todos hagan lo mismo.
  2. Una vez que todos la tienen elegida, deberán colocar la carta en una de sus islas de tal forma que las ilustraciones estén bocarriba y del derecho. Se puede colocar encima de la loseta de la isla o incluso encima de cualquier otra carta jugada previamente, pero hay que tener en cuenta que solo se considerarán los elementos visibles, ignorándose los que pudieran estar tapados por otra ilustración.
  3. Una vez colocada la carta, se pasan las restantes al jugador de tu izquierda, recibiendo las restantes del jugador de tu derecha, teniendo ahora que elegir de nuevo una de ellas.

Cuando se coloca una carta en la isla, se pueden producir algunos efectos en función de los elementos que intervengan:

  • Nacimiento: Cuando un dragón cubre un huevo, tiene lugar un nacimiento en tu parque que otorga en ese mismo momento 2 visitantes extra para el jugador.
  • Dragón furioso: Cuando un dragón furioso, es decir, que tiene un ojo rojo en su ilustración, es cubierto por cualquier elemento, ya sea otro dragón, un huevo o un cordero, el jugador pierde 1 visitante de su parque.

Así se van sucediendo los turnos hasta que no queden cartas en la mano, dándose por finalizada la temporada y dando lugar a las siguientes fases de puntuación:

Afluencia de visitantes

  • Dragón azul: El jugador que tenga más de estos dragones, gana 3 visitantes de forma directa. En caso de empate, lo ganan todos los jugadores empatados siempre y cuando tengan alguno.
  • Dragón amarillo: El jugador que tenga más dragones amarillos recibe la ficha de dragón legendario que podrá colocar encima de una de sus islas.
  • Dragón de moda: Dependiendo de la temporada en la que estemos, habrá un dragón que esté de moda. Todos los jugadores que tengan dragones de moda en la temporada que se esté jugando, ganarán 2 visitantes por cada dragón de dicho color:
    • 1ª: Dragón negro.
    • 2ª: Dragón verde.
    • 3ª: Dragón rojo.

Vuelta a las islas

La siguiente fase de puntuación, puntuará la variedad de especies que tienen los jugadores en cada una de las islas:

  • 0-1 tipos de dragón en la isla: 0 visitantes.
  • 2 tipos: 1 visitante.
  • 3 tipos: 3 visitantes.
  • 4tipos: 5 visitantes.
  • 5 tipos: 8 visitantes.
  • 6 tipos: 13 visitantes.

Alimentación de los dragones

En la fase de alimentación, se deben contar el número de dragones que hay en las islas y compararlo con el número de corderos que tenemos a la vista.

Si hay el mismo número de corderos, o más, que dragones, no pasa nada ya que todos estarán bien alimentados. Por el contrario, en el caso de que haya más dragones que corderos, los dragones hambrientos se comerán a los visitantes a razón de 1 visitante menos por cordero que falte.

Una vez se hayan realizado todas las fases de puntuación, dará comienzo la siguiente temporada repartiéndose de nuevo otras 4 cartas a cada jugador y desplazando la ficha de temporada a la siguiente posición.

Fin de la partida

Una vez que se terminen las 3 temporadas habrá terminado la partida proclamándose vencedor aquel jugador que tenga más fichas de visitantes en su poder. En caso de empate, gana el jugador que tenga menos dragones en sus islas.

¿Cuál es nuestra valoración?

Tras el exitazo de Draftosaurus donde los jugadores debían crear el mejor parque de dinosaurios a través de un draft de meeples, Zacatrus y Brain Picnic deciden traernos ahora la edición en castellano de Dragon Parks, un juego que aunque pertenece a la misma familia y tiene algunas similitudes, es un título totalmente independiente que se puede jugar perfectamente sin conocer a su hermano. En esta ocasión, los jugadores deberán crear también un parque, pero esta vez lo harán de animales alados, en concreto, de diferentes especies de dragones y en lugar de ser un draft de meeples, se trata de un draft de cartas.

En cuanto a la estética exterior es innegable que es donde más se parecen ambos juegos: Las cajas son del mismo tamaño, mismo material y su maquetación es casi idéntica, hasta incluso siendo artistas diferentes, las ilustraciones y su colorido tienen cosas en común. Pero ahí es donde acaba su parecido. En cuanto a la ilustración de la portada, Dragon Parks brilla con luz propia y nos mete de lleno en lo que nos vamos a encontrar en el juego: dragones y turistas.

Y así es, una vez que abrimos la caja, nos encontramos primero con el tablero de temporada que nos marcará la ronda en la que estamos e indicará el dragón que está de moda en ese momento. Tablero totalmente personalizado, asimétrico y con una estética muy colorida. También nos encontramos con el otro componente que mencionábamos antes, los turistas, en forma de fichas de diferentes tipos que tienen distintos valores en función de si van a pie, en coche o en globo y que en definitiva serán los puntos de victoria que tendrán los jugadores para determinar al vencedor. El otro tipo de ficha que vemos son los dragones legendarios, que durante la partida podrán hacer destacar la puntuación de la temporada al jugador que los consiga.

Obviamente, nos hemos dejado para el final el componente diferenciador del juego, que no es otro que las cartas. No solo es el elemento estrella por tratarse de un juego donde la mecánica principal es el draft de cartas, sino por su originalidad y usabilidad. Se tratan de cartas de un buen tamaño y de muy buena calidad, pero lo más llamativo, sin duda alguna, es que son trasparentes. Como es lógico, estas cartas se han diseñado de esta forma porque en cada una de ellas aparecen los diferentes elementos del juego que podrán ir tapando, o no, a otros elementos que se encuentran en las cartas que vamos dejando debajo.

Para entender bien esto, debemos entrar ya en harina y explicar las mecánicas y desarrollo del juego. En esencia, la finalidad del juego es bien sencilla: conseguir atraer al mayor número de turistas a nuestro parque para ser el jugador que más tenga al final de las tres temporadas.

La situación de partida de cada jugador es similar con 5 visitantes y 3 islas en las que contamos con un huevo y un par de ovejas en cada una de ellas. A partir de ahí, la evolución de las islas irá variando de un jugador a otro en función de las cartas que vayan escogiendo en cada temporada. Cada temporada comienza de la misma forma, con el reparto de 4 cartas a cada jugador. La mecánica es sencilla y se trata de que cada uno debe elegir una y pasar el resto al jugador de su izquierda, recibiendo las que le queden al jugador de su derecha hasta que ya no queden más cartas en la mano que pasar.

La carta elegida de cada turno debemos colocarla en alguna de las tres islas de forma estratégica teniendo en cuenta todos los factores que hacen mejorar nuestros parques y atraer a más visitantes. Primero, por un lado, debemos considerar la posibilidad de que alguno de los dragones de la carta que coloquemos tape un huevo, ya que esta combinación provocaría un nacimiento y, por tanto, obtendríamos dos turistas más. Por el otro lado, debemos tener cuidado de no tapar con ningún elemento ningún dragón furioso ya que le cabrearíamos tanto que perderíamos a uno de los visitantes.

En segundo lugar hay que estar atentos a cuál es la especie de dragón que está de moda en cada temporada (negro, verde o rojo), ya que, al final de dicha temporada, ganaremos dos puntos por cada uno de ellos que estén en alguna de nuestras islas.

En tercer lugar, en todas las temporadas lucharemos contra el resto de jugadores por la mayoría de los dragones azules y amarillos. Quién consiga tener la mayoría de azules, ganará tres visitantes y quién consiga más amarillos, obtendrá la ficha del dragón legendario que podrá colocar sobre una de sus islas.

El cometido de éste dragón legendario no es otro que aportar más puntos al cuarto factor a tener en cuenta que es la diversidad de especies que tenemos en cada una de nuestras islas. Es decir, en función del número de especies diferentes que tengamos en cada una, puntuaremos en consecuencia. Obviamente, cuánto mayor sea esta diversidad, más turistas conseguiremos atraer.

Como vemos, es importante darse cuenta de que todos peleamos por los mismos objetivos y que, además, dos de ellos funcionan por mayorías. De ahí que la fase de draft tenga un peso considerable para no dejar en bandeja a otro jugador el dragón que necesita mientras que nosotros vamos nutriendo nuestros parques con los que nosotros necesitamos.

Por último, nos encontramos con una de las fases más importantes y que más quebraderos de cabeza nos va a dar: la alimentación. Cada dragón debe tener una oveja que pueda comer. Así pues, si tenemos a la vista en nuestras islas al menos tantas ovejas como dragones, podremos estar tranquilos ya que la norma es que perderemos tantos visitantes como ovejas falten en la ecuación  de igualdad.

Una vez hecho el draft de cartas, habiendo tenido en cuenta todos los factores y realizados los cálculos de final de temporada pertinentes, acabará esa temporada dando comienzo la siguiente, que continuará con las cartas en las islas de la temporada anterior. Así, se van jugando las tres temporadas en las que se desarrolla la partida y viendo quién, al final de todas ellas, es el que más fichas de turistas tiene en su reserva y ver quien se alza con la victoria.

Tres cosas que queremos señalar como características distintivas del juego son, primero, su agilidad en las acciones, segundo, la presencia del factor azar en la obtención y el drafteo de cartas y tercero, la sensación de que, aún siendo un juego enfocado a un público familiar, tiene la suficiente profundidad como para que a los jugadores más aficionados a los juegos de mesa les guste debido a que hay bastantes factores y elementos que debemos tener en cuenta y que alteran nuestra puntuación, generando así esa sensación de estar tomando bastantes más decisiones de las que parece.

Con respecto a su escalabilidad, decir que el juego va de 2 a 5 jugadores y funciona bien a cualquier número. Es cierto que cuántos más juguemos, más lucha habrá por las mayorías y menos control se tiene en el draft, pero en cualquiera de los casos, jugando dos o tres personas, es también muy disfrutable y un juego muy ameno y divertido.

Ni que decir tiene que otro de los aspectos por los que brilla el juego es por su alta rejugabilidad. Se podrán jugar muchas partidas antes de que te encuentres con la fatiga y la sensación de estar jugando siempre a lo mismo. Es cierto que todas las partidas tienen las mismas fases de puntuación y los dragones de moda son siempre los mismos pero, el azar al coger las cartas, su draft y las diferentes estrategias que tendrá cada jugador en cada momento a la hora de colocar las cartas en sus islas, son motivos suficientes para decir que es un juego con una alta rejugabilidad.

Para ir cerrando y a modo de conclusión, queremos decir que Dragon Parks es un excelente filler de draft de cartas muy divertido y que, a priori, está enfocado a un público familiar pero que tiene suficientes elementos como para gustar a un público mucho más amplio. Un juego de mesa rápido, ágil y dinámico que brilla por su puesta en escena especialmente por su elemento estrella, las cartas transparentes, que no solo es un componente diferenciador sino que deja una estampa muy bonita encima de la mesa y utiliza una mecánica singular.

Compra Dragon Parks en Zacatrus!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *