Menú Cerrar

Chakra

Alinear tus Chakras puede resultar todo un desafío. Depende de ti que tu energía se canalice y fluya hasta alcanzar finalmente tu plenitud.

Así se nos presenta Chakra, un juego que es adictivo y fácil de aprender en el que tendremos que conseguir ser el que más rápido armoniza sus chakras para obtener la victoria.

Su autor es Luka Krleza, la artista que lo ha ilustrado es Claire Conan y nos lo trae la editorial Mercurio.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 4 tableros individuales
  • 1 tablero común
  • 96 cristales de energía
  • 1 bolsa de tela azul
  • 20 fichas de inspiración
  • 8 fichas de plenitud
  • 28 fichas de meditación
  • 1 ficha de jugador inicial
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Cuida tus Chakras y renueva tus centros de energía para alcanzar el mayor nivel de plenitud posible, llenándolos con sus tres gemas de energía correspondientes.

En éste juego tendremos que completar nuestros 7 Chakras cogiendo gemas del tablero de loto, colocándolas en nuestro tablero y moviéndolas entre las diferentes casillas mientras hacemos que las energías negativas desaparezcan mientras alineamos el resto de energías para conseguir relajarnos y despejar nuestra mente.

¿Cómo se juega?

Nuestro objetivo será armonizar, nutrir y alinear nuestros Chakras y para ello tendremos que rellenarlos con las tres energías de su color mientras nos deshacemos de las energías negativas.

Preparación

Lo primero que tenemos que hacer es repartir las dos piezas de tablero individual a cada jugador que se unen a modo de puzzle. En la parte inferior izquierda dejaremos cada uno 5 fichas de inspiración negras.

Hay que preparar la bolsa del universo, colocando dentro de ella tres cristales de energía de cada color por cada jugador. Tenemos 8 colores diferentes por lo que serán 24 cristales de energía por cada jugador. Si somos menos de 4 jugadores, devolveremos a la caja los que sobren.

En el centro de la mesa dejaremos el tablero de loto que muestra en su parte superior los 7 espacios de Karma sobre los que deberemos colocar una ficha de plenitud bocabajo, sin haberla mirado ya que por un lado son grises y por el otro lado tienen un número que varía del 1 al 4. Va a sobrar una ficha que, de nuevo sin mirar, se dejará en la caja.
En la parte inferior de éste mismo tablero pondremos un cristal de energía en cada uno de los 9 espacios Maya, sacándolos al azar de la bolsa del universo.

Por último, dejaremos todas las fichas de meditación de colores a un lado del tablero de loto y sin mirar, al azar, cada jugador cogerá una y la dejará al lado del chakra de ese color, de su tablero individual. Será ahí cuando cada uno podrá mirar la puntuación que otorgará completar el chakra de ese color.

El jugador que parezca más nervioso será el que reciba la ficha de jugador inicial.

La partida

En cada turno, los jugadores podrán hacer una de las siguientes tres acciones: recibir energía, canalizar energía o meditar.

Recibir energía

  • Podremos coger hasta 3 cristales de colores diferentes de una de las filas del tablero de loto. Si alguno de los colores está repetido, solo podremos cogerlo una vez y si hay una energía negra, será obligatorio cogerla.
  • Colocaremos esos cristales en nuestro tablero individual. Podemos hacerlo bien en las burbujas Bhagya, los 3 espacios que hay en la parte superior, o bien en uno de los Chakras, para lo que deberemos gastar una ficha negra de inspiración y colocarla en el hueco al lado de éste. No se pueden poner los cristales en un Chakra que tenga de otras rondas anteriores una ficha de inspiración puesta.
  • Rellenaremos los espacios que han quedado vacíos en el tablero de loto con nuevos cristales que sacaremos de la bolsa azul de tela.

Canalizar energía

En ésta acción utilizaremos una de nuestras fichas de inspiración disponibles para colocarla en uno de los 8 espacios libres de inspiración de la parte superior del tablero y realizar los movimientos que en él se indiquen.

Estos son los movimientos disponibles:

  • Bajar una energía 3 Chakras.
  • Mover 3 energías un Chakra hacia abajo.
  • Hacer descender una energía 2 Chakras y otra energía 1 Chakra.
  • Subir una energía dos Chakras.
  • Mover hacia arriba dos energías un Chakra.
  • Bajar una energía y subir otra un Chakra.
  • Mover una energía arriba o abajo un Chakra.
  • Descartar una energía calmada, devolverla a la caja y elegir otra energía de la bolsa del color que se quiera. Se deberá poner en una burbuja Bhagya libre.

Hay esta serie de reglas que debemos tener en cuenta:

  • Debemos realizar todos los movimientos de la casilla que hayamos elegido por lo que si no nos es posible, no podremos elegirla.
  • Podremos mover una energía si hay un espacio libre en un Chakra por el que queremos pasar o en el que queremos llegar.
  • Los movimientos no son simultáneos, podremos elegir el orden en que hacerlos.
  • Si un Chakra ya está armonizado, cuando las energías se muevan lo saltarán sin contarlo en su movimiento.

Si armonizamos un chakra que tiene una ficha de inspiración en el hueco junto a ese Chakra, recuperaremos la ficha inmediatamente.

Una energía negativa queda calmada cuando conseguimos que llegue a tierra, el último círculo del tablero, debajo del Chakra rojo. No hay límite de energías calmadas y cada una de ellas nos proporcionará un punto al final de la partida en caso de no haberla utilizado.

Meditar

Se suele realizar esta acción cuando no nos queden fichas negras de inspiración disponibles para realizar acciones. Recuperaremos dichas fichas colocadas en los espacios de inspiración de acciones para poderlas volver a usar en turnos posteriores.

Además, podremos elegir un nuevo color de las fichas de plenitud del tablero de loto para ver qué puntuación otorga ese chakra en caso de conseguir armonizarlo.

Tras haber realizado algunas de las tres acciones, acaba nuestro turno y pasa a jugar el siguiente jugador.

Final de la partida

El juego terminará cuando uno de las jugadores haya conseguido alinear 5 chakras en su tablero. Los demás jugadores terminarán la ronda y se hará el recuento final.

Podremos dejar visibles las 7 fichas de plenitud del tablero de loto para poder ver cuánto puntúa cada chakra armonizado, teniendo valores del 1 al 4.

Cada jugador sumará sus puntos y si tenemos alguna energía calmada en tierra sumaremos un punto adicional por cada una de ellas.

Tras todo esto, miraremos los tableros de los jugadores para otorgar el bonus de armonización que consiste en contar, empezando desde abajo, quién tiene más Chakras seguidos alineados para hacerle sumar otros 2 puntos de plenitud.

Con los puntos finales podremos ver el nivel de plenitud que hemos alcanzado:

  • 20 puntos o más: Eres el Sabio y has alcanzado la plenitud espiritual.
  • 17 a 19 puntos: Eres un gran discípulo y pronto superará al maestro.
  • 14 a 16 puntos: Eres la mariposa azul, ya lista para volar.
  • 11 a 13 puntos: Eres la crisálida que está apunto de ver la luz.
  • 8 a 10 puntos: Eres aún un pequeño capullo que está en proceso.
  • Menos de 8 puntos: Tómate un té de lavanda y camomila, date un baño caliente y relájate para que no te gane el stress.

¿Cuál es nuestra valoración?

Chakra es un juego abstracto muy vistoso que te enamorará desde el primer momento que lo juegues ya que, además de la belleza de sus cuidados componentes, nos ofrecerá partidas muy dinámicas en las que cada uno de nosotros intentará encontrar su momento zen alineando los chakras de su tablero antes que los demás.

Nos encontramos ante un juego que viene en una caja mediana de tonos claros y pastel con un título grande ubicado en la parte superior que nos deja entrever que será un juego tranquilo en el que disfrutaremos con calma y serenidad de partidas muy interesantes.

En su interior encontramos unos materiales bastante coloridos en tonos pastel que, según vamos descubriéndolos, nos irán sorprendiendo más y más. Lo primero, unos tableros de jugador que vienen en dos piezas para ser unidos a modo puzzle e impresos a doble cara en el que veremos a la chica protagonista de la portada con diferentes ambientes y transmitiendo serenidad con su postura y gestos. Encima de ella tenemos los círculos que indican las diferentes acciones que podremos realizar y a su espalda los 7 chakras ordenados por su escala de colores que deberemos alinear con las diferentes energías de sus colores.

También tenemos un tablero de loto que será común para todos y que tiene un tamaño menor sobre el que colocaremos las 9 gemas disponibles que son de plástico traslucido de colores vivos, que deberemos ir colocando en nuestros chakras y armonizarlos. El resto de fichas, las de meditación, inspiración y las de plenitud son de cartón de buen gramaje. Quizá sea la bolsa de color azul lo que desentona algo con el resto de materiales por ser algo más final de lo esperado.

Y como no podía ser menos, la ficha de jugador inicial también encaja con la temática siendo una flor de loto que en su reverso nos deja ver, según nuestra puntuación final, en qué estado de meditación nos encontramos.

Es un juego que tiene total independencia del idioma y para el cual necesitaremos una mesa para poder jugarlo ya que las gemas deben estar estables según las vamos colocando sobre nuestros tableros.

En esta ocasión, la temática está bien hilada con todos los materiales y la mecánica de juego ya que mediante sencillos movimientos y acciones muy claras podremos conseguir que nuestros chakras queden armonizados y consigamos ese estado de plenitud.

Una preparación sencilla y unos materiales grandes, muy visuales y coloridos unidos a unas reglas sencillas muy fáciles de entender harán que la sensación de paz al tener que ordenar y clasificar colores nos invite a jugar más de una partida seguida para poder mejorar nuestro estado de tranquilidad si no lo hemos conseguido en la partida previa.

Para ponernos en situación, los chakras son 7 puntos de energía que están repartidos verticalmente por nuestro cuerpo y que, según antiguas creencias, nuestra energía vital debe fluir libremente por ellos alcanzando un equilibrio y procurando que ninguno de ellos quede bloqueado. Están ordenados de cálidos a fríos o tranquilos y cada uno tiene asociado un nombre, un color y una posición corporal.

En Chakra precisamente nuestra misión es esa: conseguir alinear el máximo de chakras posibles cogiendo gemas del tablero de loto y cuando alguno de los participantes consiga que 5 de sus 7 estén armonizados, terminará la partida.

La mecánica queda clara y no tiene muchas complicaciones. Deberemos ir pensando bien nuestra estrategia a la hora de recibir energía para no quedarnos con muchos de los chakras a medias y no avanzar según pasan los turnos. Lo único que nos ha parecido quizá algo más tedioso es el momento de reponer con gemas de la bolsa del universo los diamantes que estarán disponibles para todos los jugadores porque es un momento de parón en el que nadie realiza gestiones sobre su tablero.

Como hemos visto en la preparación de la partida, deberemos meter 3 perlas de cada color por jugador en la bolsa del universo por lo que, según avanza el juego, podremos saber las probabilidades que habrá de que un color vuelva a salir en base a lo que vemos sobre los tableros. Si alguno de los colores ha aparecido en bastantes ocasiones y otros jugadores han completado los chakras de esos colores, podremos ver que nos será más difícil conseguirlo y quizá debamos intentar ir a armonizar otro de los colores mientras tanto.

Otro de los componentes que debemos vigilar para poder avanzar en nuestra misión y que nos condiciona son las fichas de inspiración negras. Cada uno tendremos 5 disponibles y según vayáis conociendo el juego veréis que en realidad son pocas y deberemos optimizar su uso para que no nos condicionen. Cuantas más gastemos utilizándolas colocando diamantes sobre los chakras directamente y dejándolas fijas hasta que queden completos, menos fichas tendremos para utilizar las acciones de movimiento y tendremos que meditar más a menudo para recuperarlas.

Por ende, es muy importante mantener ese equilibrio entre las fichas utilizadas para una cosa y para la otra ya que son uno de los elementos más relevantes del juego que pueden bloquear nuestro avance hacia la victoria y será igual de conveniente completar un chakra de un color que tenga una ficha de inspiración en él como otro que no la tenga pero otorgue muchos puntos y lo tengamos casi entero.

En el desarrollo del juego es necesaria la meditación por dos motivos: poder recuperar nuestras fichas de inspiración para volver a utilizarlas y conocer la puntuación de cada uno de los colores levantando la ficha de plenitud del color que elijamos. Bien es cierto que nos hace perder un turno, algo muy valioso y decisivo en algunas ocasiones, pero el juego intenta compensar ésta pérdida dejándonos ver los valores de cada chakra para poder tomar decisiones en turnos posteriores.

Lógicamente, hay que saber valorar los puntos que otorga cada chakra y al descubrir la puntuación de alguno de ellos cuando meditamos, deberemos intentar ir a terminar los que más puntos nos den aunque nos sea más fácil conseguir los que hemos descubierto que otorgan menos puntos.

En las primeras partidas, los jugadores tienden a ver el valor de los chakras que ya han conseguido para ver la puntuación que llevan e ir valorando pero, con el paso de las partidas, a la hora de meditar te vas dando cuenta de que es más importante y más valioso ver cual es el valor de los chakras que aún no tienes para intentar decidir a por cuál ir en próximos turnos.

Por eso no es bueno gastar muchas de éstas fichas en poner las gemas directamente sobre los chakras porque hará que meditemos más de continuo y no avancemos tanto como queremos.

Respecto a las acciones disponibles que tenemos en nuestro tablero personal y que son iguales para todos, mantienen buena proporción entre subir o bajar o el número de elementos que podremos recolocar y si sabemos colocar bien nuestros diamantes, podremos combinarlas en cualquier ocasión. Aquí queremos mencionar que, tras marcar una acción para realizarla, queda oculta tras la ficha de inspiración y quizá hubiera sido bueno que fueran traslucidas para dejar ver lo ya utilizado en turnos anteriores.

Nos ha gustado que, a la hora de puntuar, se otorgue un bonus de armonización para premiar al que más chakras ha armonizado empezando por la parte inferior ya que es la que más difícil nos resultará de conseguir y nos compensa con unos puntos extra.

Debemos mencionar también que tendremos energías negativas, las gemas de color negro, que deberemos evitar pero en la mayoría de las ocasiones estarán presentes en nuestro tablero ya que nos obligan a cogerlas cuando están junto a gemas de colores en el tablero común.

Es importante saber gestionarlas para que no bloqueen el flujo normal del resto de colores y, si conseguimos calmarlas al dejarlas en la burbuja inferior, además de sumar un punto adicional por cada una de las que tengamos en esa posición, podremos realizar con ellas una acción para cambiarla directamente por una gema de otro color que necesitemos y que esté en la bolsa del universo a la espera de aparecer.

La interacción entre los jugadores aparece cuando tenemos que competir por coger gemas del tablero de loto. En muchas ocasiones puede parecer que la partida es de un modo multisolitario pero si lo hacemos bien, podremos influir en los avances de los demás sabiendo elegir bien las gemas del tablero común que cogemos para nuestro espacio personal.

Es un juego que escala muy bien ya que, en función del número de personas que seamos, meteremos diferente cantidad de diamantes en la bolsa del universo por lo que cada partida estará ajustada al número de jugadores. Todas las partidas que hemos jugado ya sea a 2, a 3 o a 4 jugadores han sido divertidas, dinámicas y ágiles viendo que sus entreturnos no son largos ya que realizar las acciones de las que disponemos no son nada complejas y se harán de manera resolutiva y rápida.

La rejugabilidad es infinita y esto se debe a que el azar estará presente en los colores de las gemas que aparecerán en nuestro tablero de loto, lo que hace que allá muchas combinaciones posibles, así como a que las puntuaciones de los diferentes chakras variarán de unas partidas a otras porque las colocamos sin mirar.

Por terminar, decir que Chakra es un juego sencillo, fácil de aprender y apto para jugones y no jugones ya que llama la atención por la belleza de sus componentes y por las diferentes estrategias de movimientos que podremos ir realizando tras una breve reflexión que harán que veamos un avance en nuestro tablero mientras nos divertimos y alcanzamos nuestro momento más zen.

Compra Chakra en Zacatrus!

Compra Chakra en Amazon

 

Última actualización el 2020-09-20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *