Menú Cerrar

Carcassonne: Cazadores y Recolectores

Hace miles de años, antes de que llegara a construirse la magnifica ciudad de Carcasona con su imponente ciudadela, esta región ya estaba habitada. Allí los humanos cazaban animales, recolectaban bayas y pescaban peces para asegurarse el sustento.

Actualmente, las fantásticas pinturas rupestres y otros hallazgos del Neolítico nos permiten recordar esos tiempos pasados.

Así se presenta el juego Carcassonne: Cazadores y Recolectores, un juego diseñado por Klaus-Jürgen WredeBernd Brunnhofer que nos trae a España la editorial Devir.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 95 fichas de terreno
    • 1 loseta inicial
    • 78 losetas normales
    • 16 losetas de menhir
  • 24 fichas de anulación
  • 5 fichas de puntuación
  • 45 meeples de madera (tribu y cabañas)
  • 1 reglamento en 3 idiomas

¿De qué trata?

Estamos ante un juego alternativo y diferente al original Carcassonne en el que, con reglas muy similares a su predecesor pero algunas diferencias, nos traslada a la edad de piedra.

Aquí nos convertiremos en recolectores, pescadores y cazadores que deberemos conseguir sobrevivir y crear los mejores terrenos posibles con nuestras losetas para sumar puntos durante y al final de la partida para conseguir alzarnos con la victoria.

Tendremos nuestros propios miembros de la tribu y cabañas para colocar a lo largo del terreno e ir conformando bosques, dominando praderas y pescando en los ríos que podrán irse moviendo por ellos hasta que se terminen las losetas y llegue el momento de puntuar.

¿Cómo se juega?

Preparación

Colocamos la loseta inicial en el centro de la mesa y separamos las losetas de menhir de las normales.

Mezclamos ambos tipos de losetas por separado y creamos montones diferenciados de cada una de ellas.

Deberemos entregar a cada jugador 6 seguidores y 3 cabañas del color que hayan elegido (amarillo, rojo, verde, azul o violeta) y dejaremos uno de nuestros meeples en la zona inicial del marcador de puntuación que servirá para marcar nuestro progreso de puntos. Por lo tanto, tendremos 5 seguidores para utilizar en la partida.

La partida

El objetivo de Carcassonne: Cazadores y recolectores es ir sumando puntos gracias a las losetas que hemos ido colocando durante la partida con las que crearemos regiones con bosques, ríos (unidos a su vez por lagos) y enormes praderas. Los miembros de nuestra tribu estarán repartidos por las regiones para poder tener alimento y dominar territorios.

Empezará a jugar el jugador más joven y seguiremos en sentido horario. Por turnos, cada uno de los jugadores realizarán las siguientes acciones:

  • Robar una loseta de terreno de uno de los montones y colocarla en la mesa, tocando al menos, el lateral de otra loseta encajando correctamente con el terreno.
  • Poner un seguidor o una cabaña, si se quiere, sobre la loseta que acaba de colocar. Debemos asegurarnos de que no hay ya seguidores en dicha zona.
  • Sumar los puntos que le correspondan en caso de que los haya ocasionado al colocar la loseta.

Las losetas tienen diferentes zonas de terreno por lo que vamos a hablar de cada una de ellas a continuación:

Ríos y lagos

Si hemos robado una loseta que contiene un río o lago, al colocarla sobre el terreno debemos ver que todas las zonas encajen correctamente como habitualmente y después podremos poner uno de nuestros meeples sobre el río (pescadores), siempre que no haya otro seguidor, sea del color que sea, en ese río. En cambio, si hay una cabaña sí que podremos colocar un meeple.

También tenemos la opción de colocar una cabaña en dicha loseta en vez de un seguidor pero deberemos comprobar que en todo el sistema fluvial no hay otra cabaña. Un sistema fluvial comprende todos los tramos de río contiguos y no queda interrumpido por los lagos. Las dejaremos hasta el final de la partida que será cuando se puntúen.

Un río quedará cerrado por ambos lados cuando esté delimitado por un bosque, desemboque en un lago o se cierre sobre sí mismo. Será en ese momento cuando lo puntuemos si tenemos un meeple, ganando por cada loseta 1 punto. Además, deberemos sumar 1 punto adicional por cada pez que contengan las zonas de agua o lagos adyacentes.

Recuperaremos el seguidor que teníamos que pasa de nuevo a nuestra reserva.

Los bosques

Si tras robar una loseta, ésta tiene parte de un bosque, al colocarla deberemos hacer que ese segmento de bosque coincida con otro ya existente. Podremos poner un seguidor en nuestra loseta de bosque (recolector) siempre que no haya otro meeple anterior.

Cuando el bosque esté completamente rodeado por praderas habrá quedado cerrado y podremos puntuarlo otorgando 2 puntos por cada loseta de bosque. También recuperamos nuestro seguidor.

En este tipo de terreno tenemos que fijarnos si contiene un menhir en su interior. De ser así, el jugador que haya completado el bosque tendrá que robar una loseta del montón de losetas especiales de menhir y la deberá colocarla siguiendo las normas habituales.

De este modo, tendrá un turno extra pudiendo puntuar de nuevo si completa otro terreno. Solamente se podrá robar una loseta de menhir por turno por lo que en caso de cerrar un bosque que lo contuviera no podríamos robar otra.

Si dichas losetas especiales se terminan, no podremos robar ni colocar ninguna más y se omitiría este paso.

Hay algunas losetas de menhir que incluyen acciones inmediatas que deberemos realizar cuando la coloquemos. Tenemos la canoa, la trampa y el chamán, losetas con las que conseguiremos puntos extra si somos los que las robamos del montón de menhir.

Otras losetas de menhir nos bonificarán en el recuento final si nos pertenecen, ya que modifican el valor de los sistemas fluviales o praderas con las que están en contacto. Gracias a la trampa mayor, el incendio y la balsa ganaremos puntos adicionales.

Las praderas

Podemos colocar una loseta recién cogida y colocar sobre ella nuestro meeple, dándole la función de cazador. Lo colocaremos tumbado y no lo vamos a poder recuperar durante la partida.

El resto de elementos de la loseta deben coincidir con las losetas adyacentes pero también deberemos fijarnos en lo que contiene la pradera en la que nos vamos a colocar:

  • No puede haber ningún otro cazador ya ocupándola.
  • Cuantos más animales haya en ella, más puntos obtendremos al final de la partida.

Fin de la partida

Una partida de Carcassonne: Cazadores y recolectores termina cuando alguno de los jugadores no pueda robar y colocar ninguna loseta de terreno. Si sobran losetas de menhir, no se utilizarán.

Deberemos dejar sobre el terreno las cabañas que tengamos en los ríos y los seguidores que haya en las praderas. El resto de meeples deberemos retirarlos porque no nos otorgarán ningún punto si no hemos conseguido cerrar esos espacios.

Primero puntuaremos las cabañas de los sistemas fluviales, dando igual si están cerrados o no:

  • El jugador que tenga una cabaña en un sistema fluvial obtendrá 1 punto por cada pez que haya en dicho sistema fluvial. Si hay cabañas de varios jugadores, los puntos se los llevará el que más cabañas tenga. Si empatan, ambos obtendrán la totalidad de puntos.

Después puntuaremos los cazadores que tengamos en las praderas que nos sumarán puntos en función de los animales salvajes que haya en ellas:

  • Un mamut aporta 3 puntos.
  • Un uro aporta 2 puntos.
  • Un ciervo aporta 1 punto.
  • Los tigres diente de sable comen ciervos por lo que deberemos eliminar un ciervo por cada tigre que tengamos. Para que nos sea más sencillo contabilizarlo, podremos usar las fichas con X para tapar los que se anulan unos a otros.
    Si tenemos más tigres que ciervos, no restaremos puntos por el exceso de tigres.

Tras todo esto, el jugador que haya conseguido más puntos, será el vencedor.

¿Cuál es nuestra valoración?

Con Carcassonne: Cazadores y recolectores estamos ante una nueva versión de Carcassonne pero ambientada en la edad de piedra, cuando los hombres prehistóricos luchaban por su supervivencia en plena naturaleza.  Mantiene la misma mecánica del juego original pero nos presenta una estrategia completamente diferente.

Viene en una caja de tamaño mediano presidida por el título en letras grandes y con una ilustración que ya nos sitúa en la época en la que vamos a jugar ya que aparece un mamut en plena era prehistórica rodeado de esos cazadores que necesitan capturarlo para poder comer y sobrevivir.

Para que no haya confusiones, en la propia caja se nos indica que es una caja independiente y que no es una expansión para jugar junto al clásico Carcassonne de ciudades amuralladas y caminos que ocupan las zonas verdes.

Al abrirla nos encontramos las ya clásicas losetas de muy buen grosor con las que conformaremos el terreno que se diferencian en su reverso, además de la loseta inicial, en dos tipos. Unas serán las que robaremos turno tras turno y las otras las que podremos robar cuando cerremos un terreno de bosque que contenga un menhir.

También nos llaman la atención los meeples en colores amarillo, rojo, verde, azul y violeta que en esta ocasión sujetan una especie de lanza en una de sus manos y las cabañas, también novedosas, en los mismos colores.

Las fichas redondas con la X roja son otra de las novedades que incluye esta edición y que se utilizarán en el momento de puntuación. Por último, el tablero a todo color y las instrucciones en 3 idiomas (español, portugués y brasileño) completan los componentes de este juego.

Queremos hacer especial mención a la cuna, adornada con los mismos terrenos que vamos a encontrar en las losetas y en donde también viene impreso el nombre del juego.

Si nos adentramos en hablar de sus mecánicas, decir que lo ideal quizá sería saber jugar al modo clásico de Carcassonne para poder coger el funcionamiento más rápido pero no es necesario conocerlo para poder disfrutar de esta nueva versión.

Sus reglas, algo diferentes a la versión clásica como ya hemos comprobado, no son difíciles y presentan una curva de aprendizaje baja. Si ya conoces la versión clásica, solamente deberás asimilar los conceptos que cambian en Carcassonne: Cazadores y recolectores para divertirte como hacías con la otra versión.

Como ya hemos visto, en nuestro turno iremos robando piezas o losetas que están bocabajo y crearemos nosotros mismos el tablero de juego según las vamos colocando sobre la mesa.

Podremos crear diferentes tipos de terreno dependiendo de las losetas que cojamos e irlos cerrando, con más o menos tamaño, siempre dependiendo del número de losetas que decidamos colocar antes de obtener una puntuación.

Según avanza la partida y vamos robando piezas en nuestro turno, deberemos ir creando una posible estrategia en nuestra mente condicionada pon las piezas que nos van saliendo ya que el azar determinará qué tipo de terreno aparece en nuestra ficha y deberemos ajustarnos a ellas para conseguir cerrar espacios y puntuar. Por mucho que nosotros queramos ir a crear bosques o a conseguir sistemas fluviales, en muchas ocasiones no podremos conseguirlo si lo que vemos en nuestras fichas no se corresponde.

Lo que se ve modificado es, si hablamos de los ríos, que sería lo más similar a los caminos del Carcassonne clásico, es que ahora un río quedará cerrado por ambos lados cuando esté delimitado por un bosque, desemboque en un lago o se cierre sobre sí mismo. Los lagos serán algo a tener en cuenta. Al cerrarlo, si tenemos un meeple sobre una de sus losetas lo puntuaremos, ganando por cada loseta 1 punto pero ahora además, deberemos sumar 1 punto adicional por cada pez que contenga el río o los lagos adyacentes que tengamos.

En cambio, si lo que hemos colocado es una cabaña, está se quedará hasta el final de la partida para puntuar el sistema fluvial entero dando igual si están cerrados o no. También sumaremos puntos por cada pez.

En los espacios de bosques también tenemos novedades. Funcionan igual que las conocidas ciudades de la versión clásica pero ahora , además de que solamente puntuaremos si los cerramos durante la partida, en ellos podremos encontrar menhires que nos beneficiarán con turnos extra ya que robaremos una loseta adicional del montón de menhir para colocarla antes de finalizar nuestro turno si cerramos un bosque que lo contenga. Además de poder ayudarnos a mejorar nuestros terrenos, obtendremos puntos extra si al colocarla volvemos a cerrar algún espacio.

Pero hay más: hay algunas losetas de menhir que tienen elementos especiales en ellas y que dan puntos en el momento de colocarlas o al final de la partida. ¡Cómo hemos querido que nos toquen al coger de ese montón! Y es que con las inmediatas ganamos puntos por lagos, hacemos un recuento previo de la pradera o recuperamos uno de nuestros seguidores, sin puntuarlo, si vemos que donde lo hemos colocado no tiene mucho futuro.

Con las del recuento final sumaremos puntos si la trampa mayor está en nuestra pradera, con el incendio eliminaremos a los tigres que tenga esa pradera por lo que no restaremos puntos o con la balsa conseguiremos que nuestro sistema fluvial nos sume más puntos. Nos ha gustado mucho meter este aliciente en las losetas extra que podemos conseguir porque de esta manera los bosques son un espacio muy potenciado y si encima tienes algún menhir en él podrás hacer combos de puntos muy jugosos.

 

Y qué decir de las praderas…siempre acostumbrados a sumar puntos por el número de ciudades que hay dentro de ese terreno verde pero ahora entran en juego los animales que en ellas habitan. Como somos cazadores, en esta versión recibiremos puntos por cada tipo de animal que cazamos pero siempre estando pendientes de que los tigres tienen que alimentarse y se comerán los ciervos que tengamos dentro de nuestro territorio. Es otra de las variaciones a las que hay que acostumbrarse y si colocamos un cazador deberemos potenciar los espacios verdes para recibir al final más puntos.

Al terminar la partida, cuando se terminan las piezas, vemos que el modo de puntuación también es diferente y nos ha gustado mucho el cambio. En esta versión deberemos quitar todos los meeples que no estén en praderas o cabañas en ríos ya que si no hemos cerrado los otros terrenos sobre los que se encuentran, habremos perdido nuestra oportunidad de sumar puntos.

Deberemos fijarnos solamente en cabañas que tengamos en los ríos y los seguidores que haya en las praderas para comenzar a sumar puntos. Los sistemas fluviales con cabaña nos darán puntos por número de peces, dejando aparte las losetas que cubran y donde más tiempo nos llevará sumar será en las praderas. Aquí entran en juego todos esos animalitos que hemos visto paseando por ellas y que nos darán jugosos puntos si somos los cazadores dueños de esas zonas. Gracias a los mamuts, a los uros y a los ciervos sumaremos 3, 2 y 1 punto respectivamente por cada uno. Pero no todo iba a ser perfecto en la edad de piedra: Hay que tener en cuenta los tigres diente de sable que haya en nuestras tierras porque comen ciervos y por cada tigre deberemos anular a un ciervo ya que lo habrán usado como alimento propio.

Es aquí cuando utilizaremos un componente que queremos destacar ya que nos ha parecido muy útil y visual: Las fichas de eliminar animales de la pradera. Como hemos visto, al puntuar las zonas de pradera son los animales los que nos otorgan los puntos pero, si tenemos tigres, estos se comerán a los ciervos y para ayudarnos a llevar bien las cuentas y hacerlos “desaparecer” mientras sumamos, colocaremos estas fichas con dibujo de X sobre ellos para anularlos entre sí. Así de fácil y sencillo.

Cuando hayamos hecho el recuento total de puntos y sumado todo en el marcador de puntuación, sabremos quien ha sido el ganador. No es hasta el final cuando el ganador se decide ya que, aunque iremos puntuando durante la partida, es al final cuando sumaremos puntos por nuestros cazadores y cabañas.

Sin duda, la rejugabilidad que tiene este juego es infinita. Primero debido a que robamos al azar las losetas de montones creados bocabajo por lo que nunca vamos a saber qué robamos y podremos encontrar diferentes tipos de terreno y formas en cada una de ellas. Después, la manera de colocarlas sobre la mesa y hacerlas casar con las losetas ya colocadas en turnos anteriores por cualquiera hace que los conjuntos que podamos crear nunca vayan a ser parecidos.

Otro punto a destacar aquí es que tiene mucha variedad de diseños y que las posibilidades son innumerables pudiendo tener composiciones bastante simples con tan solo 2 losetas y otras que, si nos ponemos a colocar y colocar turno tras turno porque la suerte ha estado de nuestro lado, podremos crear zonas inmensas y al cerrarlas durante la partida sumaremos esos codiciados puntos que nuestros oponentes verán sorprendidos. Pero cuidado, siempre hay alguien que coloca una loseta cercana para colocar un seguidor de su color e intentar hacerse con los dominios que tantos turnos nos ha costado construir…siempre hay que estar atento a eso.

Si hablamos de la escalabilidad, podemos ver que funciona bien a cualquier número de jugadores y en éste juego no se requiere un alto número de participantes para garantizar la diversión. Bien es cierto que si somos solamente 2 o 3 personas puede que la interacción que se produzca entre nosotros sea menor porque podemos ir por libres creando sin molestar o robar mayorías a otro, aunque bien es cierto que todo conocedor de Carcassonne sabe el gusto que da entrometerse en terrenos en los que otro ya ha puesto su meeple e intentar quitarle sus puntos o al menos que los comparta. A más jugadores es cuando empieza de verdad esa búsqueda de sitios donde colocar tu loseta para poder obtener algo a cambio.

Por ir cerrando, decir que Carcassonne: Cazadores y recolectores es un juego que va a sorprender tanto a los que ya habían jugado al Carcassonne clásico como a los que lo jueguen por primera vez ya que con la misma mecánica de juego nos hace seguir estrategias totalmente diferentes y puntuaremos de una manera distinta. Contamos con algunos elementos novedosos como los menhires con los que tendremos turnos extra y puntos adicionales que no hay que dejar pasar, las cabañas para puntuar por peces y con las fichas de X nos facilitarán mucho la tarea de puntuar en praderas.

Estamos ante un divertido juego de colocación de losetas muy apto para todas las edades y perfiles de jugadores que cuenta con una profundidad muy interesante y que nos dará mucha diversión siempre que salga a mesa porque sus partidas nunca serán iguales debido a toda la variedad de diseños que encontramos en sus fichas de terreno. Si tienes la versión clásica no importará ya que como hemos visto aunque comparten ciertas mecánicas, tienen las suficientes diferencias para poder disfrutarlo de igual manera.

Compra Carcassonne: Cazadores y recolectores en Zacatrus!

Compra Carcassonne: Cazadores y recolectores en Amazon

Devir - Carcassonne Cazadores y Recolectores, Juego de Mesa (BGCAZADORES)
  • Es un juego independiente
  • Incluye gratis la expansión "El Rey y el explorador"
  • Duración aproximada de la partida 30-45 min

 

 

Última actualización el 2021-04-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *