Menú Cerrar

Candy Crush Duel

Coloca caramelos de colores en el tablero para formar deliciosas combinaciones.

¡Sé más listo que tu adversario, busca soluciones creativas y consigue más puntos!

Así de rápido y directo se presenta Candy Crush Duel, un juego de mesa para dos jugadores adaptado de la popular y exitosa franquicia de juegos para el móvil, creado por René Groen y que nos trae a España la editorial 2tomatoes.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de juego
  • 1 tablero de puntuación
  • 20 cartas de acción
  • 60 caramelos
  • 6 dados
  • 1 marcador de jugador inicial
  • 50 fichas de puntos
    • 20 de 3 puntos
    • 20 de 4 puntos
    • 10 de 5 puntos
  • 1 reglamento

¿De qué trata?

Candy Crush Duel es un juego de mesa para dos jugadores en el que, jugando por turnos, deberán colocar en su zona del tablero los diferentes caramelos que van consiguiendo a través de la elección de los dados con el objetivo de ser el que consiga llegar antes a la puntuación máxima.

Si a la hora de colocar los caramelos, además, el jugador consigue juntar combinaciones especiales, obtendrá diferentes cartas con habilidades que le permitirán interactuar con los caramelos situados en el tablero.

¿Cómo se juega?

Preparación

  1. Coloca el tablero de puntuación y el tablero de juego en el centro de la mesa de tal forma que cada jugador acceda fácilmente a su zona de juego.
  2. Organiza los 4 tipos de cartas de acción y sitúalos bocarriba al alcance de ambos jugadores.
  3. Clasifica también las fichas de puntos por tipología.
  4. Lanza la ficha del marcador de jugador inicial para determinar qué jugador es el que comienza la partida.

Desarrollo de la partida

El juego se desarrolla durante un indeterminado número de rondas hasta que alguno de los jugadores alcance y rebase la puntuación máxima del tablero de puntuación.

En cada ronda, el jugador inicial lanzará los 6 dados y deberá escoger uno de ellos. En función del resultado que muestre la cara del dado escogido, deberá coger un caramelo del color correspondiente y situarlo, a su elección, en una de las casillas de su tablero de juego. Acto seguido, el siguiente jugador hará lo propio eligiendo ahora un dado de los restantes y colocando el caramelo correspondiente a su resultado en su zona del tablero. Se continúa de la misma forma hasta que ambos jugadores hayan colocado los 3 caramelos de la ronda.

Marcador de jugador inicial

El jugador que no tiene la iniciativa de la ronda puede elegir robarle el marcador de jugador inicial a su rival a cambio de no elegir un dado en uno de sus turnos. Esto conlleva, lógicamente, que este jugador acabará eligiendo solo dos dados en esta ronda pero obtendrá el beneficio de ser quién comience, a partir de ahora, las siguientes rondas hasta que le roben de nuevo el marcador.  La ronda finalizará de tal forma que sobrará un dado.

Combinación de caramelos

El objetivo de los jugadores cuando van colocando los caramelos en su tablero, es el de ir obteniendo diferentes combinaciones para conseguir las fichas de puntuación e ir completando con ellas su tablero de puntos.

La combinación más sencilla se trata de juntar 3 caramelos en línea del mismo color. Una vez que el jugador completa esta combinación en su tablero, debe inmediatamente eliminar dichos caramelos del tablero y canjearlos por la ficha correspondiente de puntuación, que colocará también inmediatamente en su tablero de puntuación.

El tamaño de la ficha de puntuación que obtiene, depende totalmente del número y la disposición de la combinación de caramelos iguales que haya conseguido completar. Además, si la combinación es de 4 o 5 caramelos, el jugador obtendrá una carta de acción que dependerá del tipo de combinación.

De esta forma, las combinaciones posibles y las cartas obtenidas por dicha combinación son:

  • 3 en línea (sin carta de acción)
  • 4 en línea (carta del caramelo)
  • 4 en cuadrado (carta del pez gominola)
  • 5 en ángulo o cruz (carta de caramelo con envoltorio)
  • 5 en línea (carta de bomba de color)

Cartas de acción

Una vez que el jugador ha obtenido alguna de las cartas de acción, podrá realizar su habilidad cuando quiera a lo largo de la partida pero siempre deberá hacerlo al finalizar la fase del draft de dados. Estas cartas permiten realizar las siguientes acciones:

  • Caramelo: Elimina tres caramelos de casillas adyacentes del tablero de alguno de los jugadores.
  • Pez de gominola: Retira un caramelo del tablero de cualquier jugador.
  • Caramelo con envoltorio: Elimina cuatro caramelos dispuestos en cuadrado de cualquiera de los jugadores.
  • Bomba de color: Retira del tablero de ambos jugadores todos los caramelos de un color que elijas.

Fin de la partida

De esta forma se van sucediendo las rondas y los turnos hasta que alguno de los jugadores consiga rebasar la máxima puntuación de su tablero de puntuación, finalizando así la partida y proclamándose dicho jugador como el vencedor.

¿Cuál es nuestra valoración?

Muchos juegos de mesa son los que han intentado emular, en formato físico, otros juegos que vienen de otro mundo del entretenimiento, especialmente de los videojuegos y los juegos de móviles. Los hay que han intentado representar películas o series o incluso concursos de televisión. Alguno ha llegado a ser un éxito, unos cuantos han conseguido ese éxito de forma moderada y muchos otros se han quedado por el camino pasando sin pena ni gloria por el mundo lúdico.

Con Candy Crush Duel nos encontramos con uno de estos intentos de traer a la mesa algo de otro ámbito del ocio. En esta ocasión, se trata de un juego para móvil, y con nada más y nada menos que con el archiconocido juego Candy Crush. Juego que nació allá por el 2012 con un éxito rotundo que llega hasta el día de hoy y que quién más y quién menos lo conoce y ha jugado.

Además, este intento lo hace con un juego de mesa con el apellido “Duel” que viene a indicarnos que es un juego para dos jugadores en el que se enfrentarán en un duelo por ver quién es el que más puntos consigue en la colocación de los caramelos. Delicious.

Uno de los aspectos más llamativos del juego es, desde luego, su aspecto estético. Viene en una caja rectangular, de tamaño medio y con un colorido espectacular. Dividida en dos colores, rosa y azul, la portada muestra el arte tan resultón y distinguido característico de la aplicación móvil y donde vemos los diferentes caramelos protagonistas tras el imponente título del juego.

Una vez que abrimos la caja, nos encontramos con todos los componentes que siguen la misma línea estética. Primero nos topamos con los dos tableros. Uno de ellos es el tablero principal del juego que está dividido en dos alas indivisibles, una para cada jugador. El otro es el tablero de puntuación que, con las barras en relieve, sirven para que encajen perfectamente las diferentes fichas que le vamos a ir añadiendo y que no se muevan. Ambos tableros tienen un tacto muy agradable y destacan por su calidad y robustez.

También nos encontramos, como no podía ser de otra manera, con el componente estrella del juego, los caramelos. Nada más y nada menos que 60 fichas de caramelos de seis tipos diferentes. Es cierto que en la portada indican que brillan, pero lógicamente no se trata de un brillo reluciente, sino más bien se trata de fichas muy resultonas y agradables al tacto que brillan por su colorido y su diseño. Incluso están tan bien pulidas que a veces se resbalan de la mano.

El otro elemento destacado del juego son los 6 dados de seis caras personalizadas que muestran los diferentes caramelos que iremos consiguiendo para colocar en nuestro tablero de juego.

El resto de componentes lo forman tanto las cartas de acción como las fichas de diferentes tamaños que iremos añadiendo a nuestra barra de puntuación a medida que avance el juego y vayamos haciendo nuestras combinaciones.

Toda esta buena producción, además, viene acompañada de una cuna perfectamente organizada.

Ahora que conocemos todos los componentes, podemos hablar de las mecánicas del juego. El objetivo de éste no es otro que conseguir rebasar la máxima puntuación de nuestra barra antes de que lo haga nuestro rival. Si conoces el Candy Crush para móviles, sabrás perfectamente que los puntos se van consiguiendo a medida que vamos realizando combinaciones de caramelos adyacentes del mismo color. Pues en el juego de mesa es exactamente igual. Cada vez que consigas juntar 3 caramelos en línea recta o más, en sus diferentes disposiciones, deberás canjearlos por una ficha de puntuación del tamaño correspondiente y colocarlo en tu barra de puntuación. Evidentemente, cuantos más caramelos estén implicados en el canje, mayor tamaño tendrá la ficha de puntuación. Así de sencillo.

Ahora bien, la dificultad de la partida viene determinada por la obtención de los caramelos y porque jugamos contra un rival que querrá hacer lo propio y querrá evitar que tú consigas los que más necesitas. Esto se consigue de forma muy eficiente con la mecánica del draft y en este caso, de dados. Es decir, en cada ronda, el jugador inicial lanzará los 6 dados y los jugadores tendremos que elegir, por turnos, uno a uno, los resultados de esos dados convirtiéndolos en los caramelos representados en la cara elegida y colocándolos donde queramos de nuestro tablero.

De esta forma, iremos, poco a poco, llenando ambos tableros de caramelos que deberemos colocar de tal forma que el objetivo sea hacer combinaciones de caramelos adyacentes del mismo color. Obviamente, como decíamos, tanto el hecho de que los dados, y por ende los caramelos, se cogen de uno en uno y que el rival hará lo posible para no dejarnos en bandeja los dulces que necesitamos, la tarea de hacer buenas combinaciones no será sencilla.

Evidentemente, el jugador que tiene la iniciativa a la hora de elegir un dado de los seis lanzados, tiene un poco más de ventaja. Esto se soluciona con una opción muy útil que tiene el segundo jugador y es que puede elegir robarle la ficha de jugador inicial a cambio de no elegir un dado en uno de sus turnos. Es cierto que tendrá un dado menos al finalizar la ronda y por tanto habrá puesto un caramelo menos en el tablero, pero habrá conseguido ser el que primero elija a partir de ese momento hasta que le vuelva a ser robado el marcador.

Como sabemos, en el juego para móviles, cuando realizamos diferentes combinaciones explosivas y de muchos caramelos, obtenemos ciertos bonus que nos permiten realizar algunas acciones que nos proporcionan puntos extra o habilidades para despejar el tablero. Obviamente, esto no podía faltar en el juego de mesa. Siempre que consigamos una combinación de 4 o 5 caramelos, podremos coger la carta de acción correspondiente y que tiene un poder asociado. Estos poderes son interacción pura. Si bien es cierto que podremos utilizarlos contra nuestro propio tablero, realmente se utilizarán para fastidiar al rival, quitándole de su tablero alguno de los caramelos que están a punto de ser combinados.

Así iremos pasando, ronda tras ronda, hasta que consigamos, alguno de los dos jugadores, que con las fichas que vamos obteniendo rebasemos la puntuación máxima de nuestra barra de puntos en el tablero de puntuación. No es sencillo y aunque el juego es muy rápido y ágil en los turnos y sigue siendo un filler, nos costará entre 15 y 30 minutos conseguirlo.

En el fondo son partidas cortas, pero a veces, como se tiene la sensación de que todo trascurre tan rápido, como el propio juego de móviles, piensas que la partida acaba en un pis pas y no es así. El juego esconde una interacción muy alta que hace que dure un poco más y que se agradece bastante. Es más, la rejugabilidad aquí es una de las características más brillantes del juego. Los múltiples resultados que se pueden dar, las diferentes formas de colocar el caramelo y que todo fluye muy rápido, hacen que sea un juego muy recurrente para salir a mesa para echar más de una partida seguida sin cansarnos.

Con todo esto, podemos concluir que, en este caso, el intento de emular en formato físico un juego de móviles es un total acierto. Candy Crush Duel es un juego honesto y da todo lo que promete con partidas para dos jugadores emocionantes, dinámicas y muy divertidas y que nos trasmiten la misma sensación que si estuviéramos jugando al Candy Crush de móviles.

Sencillo de jugar, estéticamente muy llamativo y con unos componentes de buena calidad, conforman un producto redondo que encaja perfectamente en cualquier estantería porque puede jugarse y ser sacado a cualquier persona.

Compra Candy Crush Duel en Zacatrus!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *