Menú Cerrar

Bruxelles 1897

Bruxelles 1897  es un juego de colocación de trabajadores con puja y mayorías ambientado en una época en la que hubo todo un movimiento artístico que rompió con lo que se había realizado hasta ese momento.

Etienne Espreman nos enseña en este juego de mesa de cartas como llegó el Art Nouveau y nos invita a conseguir la mayor reputación posible en la famosa feria mundial de arte.

El juego ha sido ilustrado por Vincent Joassin y nos lo trae a España la editorial GDM games.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 28 cartas de arquitecto – 7 de cada color
  • 23 cartas de dinero
  • 19 cartas de noble
  • 16 cartas de casa
  • 12 cartas de obra de arte
  • 12 cartas de material
  • 4 cartas de bono
  • 3 cartas de Bruselas
  • 1 carta de prisión
  • 1 carta de expo
  • 1 carta de primer jugador
  • 16 marcadores – 4 de cada color
  • 1 marcador de ronda
  • 1 tablero
  • 1 libro de instrucciones

¿De qué trata?

Nos encontramos en el año 1897. El “Art Nouveau” toma las calles de Bruselas mientras la Feria Mundial abre sus puertas. Para establecer tu reputación, expondrás y venderás tus obras de arte, construirás obras maestras de la arquitectura y ampliarás tu círculo social conociendo a diferentes nobles.

¿Cómo se juega?

Preparación

Pondremos el tablero de juego en la parte superior de la mesa en la que jugaremos y sobre él colocaremos el marcador de ronda negro en el primer cuadrado de ronda y la carta expo en el área de exposición. (A la izquierda).

Debajo pondremos las 3 cartas de Bruselas y la carta de prisión boca arriba, creando así la zona de Bruselas.

Acto seguido, ordenamos las 82 cartas de acción restantes, según el tipo, en varios mazos. Repartimos a cada jugador  una la carta de noble Georges Brugmann que coloca boca arriba delante de él. El resto de cartas de Georges Brugmann se devuelven a la caja.

La pila de cartas de dinero la ponemos en el fondo del área de juego con la cara de 1 franco hacia arriba y, tras barajar por separado las cartas de obra de arte, material, casa y noble, creamos 4 pilas boca abajo y las ponemos junto a las cartas de dinero.

A continuación, prepararemos el área de Art Nouveau:

Cogemos 3 o 4 cartas (para partidas de 2-3 o 4 jugadores, respectivamente) de cada una de las 5 pilas de robo. Tomamos la carta de expo , la colocamos por el medio y barajamos todas estas cartas juntas.

Después pondremos al azar 12 de estas cartas (en una partida de 2 o 3) o 16 de estas cartas (en una partida de 4 jugadores) boca arriba en 3 columnas. Las cartas de dinero deben colocarse de tal manera que su lado de 3 francos belgas esté hacia arriba.

En una partida de 2 jugadores, descartaremos las cartas de acción de las esquinas de la fila inferior y las reemplazamos por un arquitecto de valor 2 de un color que no se use.

Estas cartas que hemos mezclado y han sobrado, las ponemos boca arriba frente a sus respectivas pilas de robo y pondremos las cartas de dinero restantes de nuevo en su pila. Si la carta de expo no está en juego, la devolvemos al área de exposición.

Barajaremos las 4 cartas de bono y pondremos una boca arriba al azar debajo de cada columna.

Es posible que durante una ronda, alguno de los tipos de carta de acción no esté presente en el área de Art Nouveau que hemos creado.

Los jugadores reciben las 7 cartas de arquitecto y 4 marcadores en su color elegido. Cada jugador coloca:

  • Una carta 2/4 y una carta 2/5 debajo de la carta de prisión. En una partida a 2 jugadores, pondremos ahí solo la carta 2/5.
  • Uno de sus marcadores en la primera casilla de puntos de victoria de arquitectura, nobleza y prestigio.

Tras elegir al jugador inicial (que recibe la carta de primer jugador) le damos 4 francos belgas. El segundo jugador recibe 5 francos belgas, el tercer jugador 6 francos belgas, y el cuarto 7 francos belgas. Los jugadores colocan sus cartas de dinero boca arriba delante de ellos.

Debemos saber que las cartas de dinero tienen un valor de 1 franco belgas o 3 francos belgas. El total determina nuestra cantidad de dinero en francos belgas para la partida y es recomendable tenerlas en la mesa para evitar confusiones.

La partida

Una partida de Bruxelles 1897 está dividida en 4 rondas que se divide en 3 fases cada una:

  • Preparación
  • Acciones
  • Mayorías
Fase de preparación

A partir de la segunda ronda, prepararemos la zona de juego de la siguiente manera:

  • Moveremos el marcador de ronda un cuadrado a la derecha y pasaremos la carta de primer jugador al jugador que tiene la carta de expo, que la dejará de nuevo en el área de exposición. Si ninguno de los jugadores la tiene, la carta de primer jugador pasa al jugador sentado a la izquierda del primer jugador anterior.
  • Pondremos de nuevo nuestras cartas de arquitecto en nuestra mano salvo las que están bajo la carta de prisión.
  • Descartaremos las cartas de acción del área de Art Nouveau que no fueron compradas en la ronda anterior. y reiniciaremos nuestras cartas de noble para que puedan ser activadas nuevamente.
  • Crearemos una nueva área Art Nouveau como hemos contado en la preparación inicial. Si alguna pila está vacía, barajaremos su respectiva pila de descartes y crearemos una nueva, boca abajo.
  • Mezclamos las 4 cartas de bonificación y las volvemos a colocar una boca arriba en cada columna.
Fase de acción

Durante nuestro turno, podremos realizar una de las siguientes acciones:

  1. Realizar una acción en el Área de Art Nouveau.
  2. Realizar una acción en el Área de Bruselas.
  3. Pasar.

Utilizaremos nuestras cartas de arquitecto para realizar las acciones y aunque podemos mantener nuestras cartas de arquitecto en la mano, en cualquier momento durante la partida, otro jugador puede pedir mirar las cartas de cualquier otro jugador.

  1. Acciones en el Área del Art Nouveau

Intercambiaremos una carta de acción del área de Art Nouveau por una de nuestras cartas de arquitecto. Nosotros mismos decidiremos qué lado de la carta de arquitecto queremos usar pero debemos pagar inmediatamente la cantidad de dinero representada en el lado elegido. Si no tenemos dinero suficiente, no podremos llevarla a cabo. El dinero utilizado vuelve al mazo de dinero común.

Una vez pagada, haremos la acción asociada a la carta que hemos comprado:

  • Creación: colocaremos la carta de obra de arte boca arriba frente a nosotros. Necesitas tener una obra de arte para poder realizar la acción de venta.
  • Venta: cogeremos una carta de dinero de la zona central y la colocaremos frente a nosotros con el valor 3 hacia arriba. Descartaremos una de nuestras cartas de obra de arte. No podremos usar el dinero de la venta para pagar la carta de arquitecto que acabamos de jugar para cubrir la carta de francos belgas de la zona de juego.
  • Suministro: colocamos la carta de material boca arriba frente a nosotros. Cada carta muestra 2 materiales (acero, ladrillo y / o madera). Necesitamos tener cartas de material para realizar la acción de construcción.
  • Construcción: colocamos la carta de casa boca arriba frente a nosotros y descartaremos una o más cartas de material, dependiendo del coste de construcción: 1 material para la primera casa, 2 materiales para la segunda y así sucesivamente.Tendremos que descartar una carta de material aunque solo usemos 1 de los 2 materiales que apareen. Podremos gastar cualquier tipo de material pero solo recibiremos 1 punto de victoria por tipo de material distinto usado en esa construcción.
  • Exposición: Coge la carta de expo y ponla delante de ti para indicar que has iniciado una exposición en la que todos los jugadores pueden participar.  Puedes comprar la carta expo incluso si no tienes ninguna obra de arte. Empezando por ti y luego en el orden de las agujas del reloj, los jugadores eligen una de sus cartas de obra de arte para exponer, ganando 2 puntos. No se podrán exhibir dos obras de arte iguales durante la misma exposición y las cartas de obra de arte expuestas no se descartan. La exposición finaliza cuando no quedan jugadores que puedan participar, o cuando se hayan exhibido los 4 colores. Un jugador que haya pasado turno antes del inicio de la exposición no podrá participar en ella.  El jugador que compró la carta de expo se convertirá en el primer jugador para la siguiente ronda.
  • Influencia: usaremos el efecto que indica esa carta de noble y tenemos que elegir si descartamos esa la carta o la dejamos delante nuestra durante el resto del juego. No podremos conservar dos cartas de noble idénticas. Si decides conservar el noble, deberemos girar la carta 90 ° para indicar que ya se ha usado esta ronda ya que solo podremos activar cada noble una vez por ronda. Al final del juego, tendremos que pagar 2 francos belgas por cada carta de noble que tengamos en nuestra zona delante de nosotros.

    Efectos de los Nobles

  • Georges Brugmann: Cobra 4 francos belgas.
  • Prince Albert: Avanza tu marcador de nobleza 1 espacio.
  • Charles Buls: Avanza tu marcador de prestigio 1 espacio.
  • Victor Horta: Avanza tu marcador de arquitectura 1 espacio.
  • Paul Hankar: Roba 2 cartas de material y quédate con una en tu zona de delante tuya.
  • Émile Vandervelde: Elige una de tus cartas de arquitecto de debajo de la carta de prisión y cógela en tu mano.

A tener en cuenta:

  1. Las cartas de acción frente a ti y las cartas de arquitecto en tu mano deben ser visibles para los demás jugadores en todo momento.
  2. El valor y la ubicación de las cartas de arquitecto en el área de Art Nouveau determinan las mayorías.
  3. Incluso si ya no tienes cartas de obras de arte para la venta o cartas de material para construir, puedes colocar una carta de arquitecto en el área de Art Nouveau para competir por mayorías. En este caso, pagas por la colocación, bajas tu carta de arquitecto a la mesa pero descartas la carta comprada.2. Acciones en el área de Bruselas

Colocaremos una o más cartas de arquitecto frente a la carta de Bruselas que elijamos. Deberemos colocar una carta más que el jugador anterior que realizó la misma acción. A diferencia de las acciones de Art Nouveau comentadas anteriormente, no necesitas pagar para colocar tus cartas de arquitecto en este área ya que el valor de la carta no tiene importancia cuando se realizan estas acciones.

Por último, realizaremos la acción en la carta de Bruselas elegida:

  • Bolsa: Cobrarás 5 francos belgas.
  • Ayuntamiento: Activa los efectos de una o más de tus cartas de nobles. El número máximo de nobles que puedes activar depende de tu posición en el marcador de nobleza en el momento de realizar esta acción.
  • Parque Cincuentenario: realizamos una acción de Art Nouveau a nuestra elección, excepto la de exposición. Si elegimos creación, suministro, construcción o influencia, miraremos las 2 primeras cartas de su pila de robo, elegimos una para descartar y dejaremos la otra boca arriba frente a nosotros. Si eliges venta, recibes 3 francos belgas dejando la carta frente a ti.

3. Pasar

Si ya no queremos o no podemos realizar ninguna acción más, pasaremos. El primer jugador en hacerlo recibe 3 francos y el resto 1 franco.

Fase de mayorías

Cuando todos los jugadores han pasado, se determinarán las mayorías del área de Art Nouveau en el siguiente orden: columnas, escudos de armas, Bruselas. En una partida a 2 jugadores, las dos cartas de arquitecto neutrales se tienen en cuenta cuando se determinan las mayorías de columna y escudo de armas. Si el jugador neutral es el único con mayoría, nadie recibirá la bonificación.

A) Mayoría de Columnas

Para cada una de las columnas, determinaremos qué jugador tiene el valor total más alto de cartas de arquitecto. Este jugador recibirá el bono ubicado debajo de esa columna. En caso de empate, los jugadores involucrados reciben el bono.

Descripción de los 4 bonos

  • Corona: Avanza tu marcador de nobleza 1 espacio.
  • Folio con compás: Avanza tu marcador de arquitectura 1 espacio.
  • Escudo: Avanza tu marcador de prestigio 1 espacio.
  • Edificio: Elige una de tus cartas de arquitecto de debajo de la carta de prisión y devuélvela a tu mano.

B) Mayoría de escudos de armas

Cada cruce formado por 4 cartas de arquitecto en el área de Art Nouveau, muestra el escudo de armas de la ciudad de Bruselas. Por cada escudo de armas completo (4 cartas de arquitecto), el jugador con la mayor cantidad de cartas ganará un número de puntos de victoria igual a su posición en prestigio. Si se produce un empate, cada uno de los jugadores involucrados recibe puntos de victoria dependiendo de su posición en prestigio. Aquí los valores de las cartas de arquitecto son irrelevantes.

C) Mayoría de Bruselas

El jugador con la mayor cantidad de cartas de arquitecto bajo las cartas de Bruselas debe colocar una de estas cartas debajo de la carta de prisión. En caso de empate, cada uno de los jugadores involucrados debe colocar una carta debajo de ella.

Fin de la partida

Después de la fase de mayorías de la cuarta ronda, llegará el momento de ver la puntuación final.

Tendremos que seguir estos pasos en este mismo orden:

  • Paga 2 francos belgas por cada uno de tus nobles (excepto por Georges Brugmann). Debemos descartar cada noble que no podamos pagar y perderemos 3 puntos por cada uno.
  • Ganaremos puntos de victoria según nuestra posición en arquitectura por cada una de nuestras casas.
  • Ganaremos 1 punto por cada una de nuestras cartas de material sin utilizar.
  • Ganaremos 2 puntos si tenemos la carta Expo.
  • Los jugadores con mayorías en cada una de las columnas reciben el bono indicado en la mitad inferior de la carta de bonificación. En caso de empatar, cada uno de los jugadores involucrados recibe el bono.
    • Ganaremos 3 puntos por cada 2 francos belgas que tengamos. (máximo 15 puntos).
    • Ganaremos 2 puntos por cada tipo diferente de obra de arte que tengamos.
    • Ganaremos 2 puntos por cada tipo de casa diferente que tengamos.
    • Ganaremos 2 puntos por cada uno de nuestros nobles (incluido Georges Brugmann).

El jugador con más puntos de victoria será el ganador. En caso de empate, el jugador con menos cartas de arquitecto en prisión será el ganador.

¿Cuál es nuestra valoración?

En esta ocasión, Bruxelles 1897 está basado en su hermano mayor el juego de tablero Bruxelles 1893, del mismo creador, lanzado años antes. Etienne Espreman ha conseguido mantener la esencia principal del título original y nos trae una propuesta muy fresca y adictiva.

Este juego de cartas se nos presenta en una caja de tamaño medio, muy manejable y de una calidad y diseño excelentes. Su portada es sobria y mantiene unas líneas de tonalidad azules verdosas mezcladas con el toque colorido de los edificios en el fondo.

Sus componentes son sencillos: cartas, un tablero pequeño y unos marcadores cuadrados de madera. Todos ellos son independientes del idioma y las reglas vienen traducidas.

Las cartas son de muy buena calidad, muy coloridas, podemos notar en ellas una mínima textura cuando las manipulamos y vienen con un ribete a modo de marco que les da más seriedad. La amplia variedad de tipos de cartas que podemos ver en este juego es algo que sorprende pero todas tienen su función siendo todas casi igual de imprescindibles y valorables.

Nos ha gustado que incluyen en su parte inferior central diferente simbología ellas para indicarnos las puntuaciones o el modo de usar el bonus que proporcionan.

Respecto al tablero, es peculiar y eso nos ha agradado mucho. Se trata de un tablero de cartón duro de dos alas en forma de pantalla que viene completamente decorado por el exterior y que, cuando lo abrimos, veremos cómo, de una manera muy original, aparecerán diferentes secciones para marcar tanto las rondas como las diferentes puntuaciones.

Durante los primeros usos deberemos aplastar bien las alas laterales para que los marcadores no se desplacen solos al quedar un poco levantado. Estos marcadores son cuadrados de madera que quizá deberían haber sido algo más pequeños o incluso con forma redonda para poder visualizar mejor dónde vamos marcando nuestros avances.

Y por si esto fuera poco, no falta detalle y viene incluida dentro de la caja un folleto de Bruselas en inglés y francés para que veamos todo lo que podríamos conocer de corte Art Nouveau si visitamos la ciudad.

No falta detalle en este juego de mesa y podrás visualizarlo de manera global cuando prepares la partida, algo que aparece bien explicado en el manual y que rápidamente comprobarás que requiere de un espacio amplio para poder jugarlo.

En este juego de cartas competitivo veremos que hará falta ser consciente de que es necesario seguir una estrategia. Iremos sustituyendo elementos del despliegue inicial dejando en sus huecos las cartas de arquitecto propias que tenemos en nuestras manos. Todas nuestras acciones tienen que tener sentido, deben ir bien hiladas y tendremos que mantener un buen equilibrio entre ellas para que todo lo que hagamos y consigamos sea de provecho. Deberemos saber in enfocando todas nuestras acciones hacia la misión que queremos conseguir.

Según echamos varias partidas nos daremos más cuenta de que en los bonus recae la clave del éxito. Éstos marcarán la diferencia pero nos ha gustado que durante las rondas también puedas ir subiendo puntos de diferentes modos para sacar una ventaja extra. Buena combinación, sin duda.

Son muchos los factores que debemos tener en cuenta para sumar puntos, no solo sumaremos en la fase de mayorías sino que aumentaremos nuestro marcador con los escudos, las puntuaciones a final de ronda, construyendo casas o sabiendo gestionar el dinero para la puntuación final.

Si analizamos sus mecánicas, podemos ver que mezcla dos mecánicas muy diferentes entre sí de una manera muy acertada: la colocación de trabajadores utilizando nuestras cartas de arquitectos de colores y la de mayorías, muy sencilla y visual que, de una manera brillante hace que no debamos perder de vista las cartas de arquitecto y sus valores de nuestros rivales, pudiendo ser consultadas en todo momento para valorar nuestras próximas jugadas.

Los turnos son muy rápidos aunque haya una amplia variedad de acciones posibles y debemos decir que es más sencillo de jugar de lo que puede parecer al principio.

Si entra en el juego la carta de expo, veremos que puede crearse en torno a ella una gran expectación porque al solo haber una en juego, el poder sumar puntos por las obras de arte y además conseguir ser el primer jugador en la siguiente ronda hará que muchos luchen por conseguirla. Si sus beneficios fueran pocos, también nos da puntos si la posees al final de la partida en la puntuación final.

Nos ha gustado mucho la carta de prisión ya que permitirá que tengamos más o menos cartas de arquitecto en nuestra mano en función del provecho de las cartas de Bruselas que hayamos querido sacar, teniendo siempre que ver que si no somos los primeros, tendremos que dejar debajo de ellas mayor número de cartas de nuestro color, constituyendo por tanto una penalización que no debemos omitir.

En cada ronda crearemos un nuevo escenario, totalmente ligado al azar ya que cogemos cartas de mazos de robo y las mezclamos por lo que la rejugabilidad de este juego es infinita. Sus rondas están bien estructuradas a nuestro parecer y una vez que lo interiorizas, es muy intuitivo el mecanismo. Y si nos parece rejugable entre rondas, no digamos entre partidas, nunca veremos dos situaciones iguales por mucho que lo saquemos a mesa.

Cabría destacar la interacción entre jugadores y su escalabilidad porque partidas a tres y cuatro jugadores se convierten en una continua lucha por conseguir espacios en la zona de Art Nouveau.

Es cierto que escala bien a cualquier número de jugadores: si echas partidas a dos, simplemente tendrás que hacer marcaje a otro jugador y será más fácil controlar o intuir por dónde quiere moverse. Tendremos más facilidad de controlar si conseguiremos mayorías o por qué elementos puntuaremos cada uno. Además, incluiremos dos cartas neutrales en las esquinas inferiores para que de algún modo haya otra posible mayoría presente.

Si las partidas son a tres o cuatro personas, la interacción aumenta y será más difícil planificar tu siguiente acción ya que otro te la habrá podido bloquear antes de que vuelva a ser tu turno. Veremos que se hace latente una mayor improvisación y las batallas por escudos, mayorías y bonus serán realmente tremendas pudiéndosenos escapar en cualquier momento.

La ronda final sin duda será la más potente porque todos sabemos que no solo puntuamos por las mayorías por cuarta vez sino que ha llegado la hora de la verdad y las cartas que tengamos en nuestra zona serán las que nos otorguen puntos golosos en la puntuación final con los bonus extra. ¡Se convierte en una verdadera lucha por conseguir el bonus que más nos beneficiará o por quitar a otro el que le sumará excesivos puntos!

Para terminar, decir que Bruxelles 1897 es un juego ágil y rápido que puede abrumar en un principio ya que tiene multitud de acciones posibles pero bien analizado veremos que consta de unas mecánicas sencillas y que, de una manera innovadora y con turnos muy rápidos iremos puntuando en diferentes momentos manteniendo así a todos en vilo hasta el momento final para saber quién será el ganador.

GDM Games-GDM2091 Juego de Mesa, Color Turquesa (GDM2091)
  • Juego de cartas de colocación de trabajadores y mayorías

 

Última actualización el 2020-05-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *