Menú Cerrar

Alien 51: El ascensor

Alien 51 es la empresa de integración laboral alienígena más importante de toda la galaxia. Tanto es así, que razas de todos los confines del universo buscan un empleo en ella para poder tener una nueva vida en otro planeta.

Además, todos los empleados están contentos, excepto cuando tienen que montar en el ascensor, ya que Wilfinkel, el ascensorista, tiene los brazos demasiados cortos y no llega bien a los botones, por lo que nunca lleva el ascensor a la planta correcta.

Así se presenta Alien 51: el ascensor, un juego que nos trae Venatus Ediciones y que fue galardonado con el premio al mejor prototipo familiar de BGC de Málaga 2018 y finalista en DAU ese mismo año. Creado por Lorena GestidoJavier Martínez e ilustrado también por ella misma, Lorena.

Ficha

¿Cuál es su contenido?

  • 33 cartas de acción
  • 12 meeples de trabajadores
  • 3 meeples de jefes
  • 12 fichas de objetivo
  • 8 fichas de modo avanzado
  • 1 dado de 6 caras
  • 4 cartas de ayuda
  • Instrucciones

¿De qué trata?

En Alien 51: El Ascensor nos proponen controlar a un grupo de trabajadores alienígenas con el objetivo de que lleguen a tiempo a sus respectivos puestos de trabajo. El problema es que esto no será tarea fácil ya que los ascensores de la oficina no funcionan demasiado bien y pueden acabar yendo y viniendo a plantas no deseadas.

En una combinación entre azar y estrategia, no faltarán las constantes llamadas de los jefes, los traslados ni las charlas.

Cuenta con tres niveles de dificultad en su modo competitivo: inicial, normal y avanzado. Además se les une su modalidad cooperativa y su versión en solitario.

¿Cómo se juega?

Para empezar, vamos a explicar cómo se juega a su versión competitiva.

Cada jugador escoge un color y coge su tarjeta de personaje, los 3 meeples, sus 3 marcadores de objetivos, una carta de ayuda y una de las cartas del mazo de cartas de acción. Los tres meeples representarán a sus trabajadores y los marcadores indicarán las plantas a las que tiene que llegar.

Posteriormente, daremos forma al edificio de la oficina colocando las losetas en orden ascendente, desde la planta 0 hasta el ático. Colocamos a la derecha de la planta 0 el ascensor y sobre él los 3 meeples negros, que representan a los jefes y los 3 trabajadores de cada uno de los jugadores.

Solo falta poner los marcadores de objetivo de cada jugador. Para ello y comenzando por el jugador inicial, los jugadores van colocando sus marcadores en cada una de las plantas que van numeradas de la 1 a la 6. A tres jugadores, la ubicación del último marcador la eligen los jugadores.

Con esta preparación ya se puede comenzar la partida.

Se juega un indeterminado número de turnos hasta que algún jugador consiga colocar sus tres trabajadores en sus respectivas plantas objetivo teniendo en cuenta que no puede haber ningún jefe en ninguna de ellas.

Para comenzar el turno, el jugador activo lanza el dado y deberá mover el ascensor hasta la planta que indica.

El jugador tendrá, obligatoriamente, que realizar una de las siguientes acciones:

  • Mover a uno de los jefes o a cualquier trabajador (suyo o del rival) del ascensor a la planta.
  • Mover a uno de los jefes o a cualquier trabajador (suyo o del rival) de la planta al ascensor.

Solo hay que tener en cuenta una norma y es que nunca podrá haber más de un jefe en la misma planta.

Una vez realizado el movimiento, el jugador, además, podrá jugar una de las cartas que tenga en su mano. En el caso de que tuviera 3 cartas, el jugador esta obligado a jugar o descartar una.

Las cartas están representadas en tres colores: azules, moradas y amarillas.

Las azules se utilizan para mover a un trabajador propio o a un jefe una planta, siguiendo la flecha.

Las moradas permiten el movimiento de cualquier trabajador. Llegan en forma de llamadas, para trasladar a un trabajador a una planta donde haya un jefe, o de traslados, para que un trabajador que esté en la misma planta que un jefe suba o baje otra. Permiten llegar hasta el ático y hasta la planta baja y también evitan un movimiento si el trabajador está acompañado.

Las amarillas representan efectos globales, pudiendo utilizarse algunas fuera de turno. El hacker modifica la tirada en un punto, la alarma sube o baja una planta a todo un grupo y el suelo mojado obliga a que todos los que se encuentren en una planta se suban al ascensor. El ascensor averiado puede jugarse contra otro participante, para que no pueda mover ni interactuar con el ascensor en su siguiente turno.

Una vez jugada (o descartada) una de las cartas, el jugador repone la mano y pasa el turno al siguiente.

Fin de la partida

De esta forma se van sucediendo los turnos hasta que un jugador consiga llevar a sus tres trabajadores a sus puestos de trabajo simultáneamente y sin jefes de por medio. Este jugador se declarará el vencedor de la partida.

Variantes

Los siguientes modos de juego son variantes del modo competitivo normal, por lo que tanto la preparación como el transcurso de la partida son prácticamente iguales.

Modo avanzado

En este modo entran en juego las fichas de modo avanzado, las cuales otorgan a cada planta una condición especial. Esta puede ser un efecto que se activa al llegar el ascensor, o una condición que se mantiene activa durante toda la partida.

Lo único diferente que hay que hacer es colocar de manera aleatoria una ficha de condición especial en cada una de las plantas numeradas del 1 al 6 y tenerlas en cuenta para el desarrollo de la partida.

Modo iniciación

Este modo está diseñado para empezar a familiarizarse poco a poco con las reglas y mecánicas del juego. La diferencia con respecto al modo normal es que solo se usan las cartas de movimiento y un único jefe.

En este modo se pueden ir añadiendo tanto cartas como jefes poco a poco para que los jugadores vayan aprendiendo sus efectos partida tras partida.

Modo cooperativo

El objetivo de este modo cambia totalmente con respecto a los otros. En este caso, todos deberemos colaborar para salir del edificio lo más rápido posible antes de que salga el jefe. Si el jefe llega a la planta 0 antes que nosotros, nos quedaremos encerrados todo el fin de semana.

En este caso la preparación es un poco diferente:

Colocamos 2 trabajadores (da igual los colores) en cada una de las plantas (del 1 al 6) y el jefe en el ático.
Todos los jugadores roban 3 cartas.

La mecánica del juego es exactamente igual, lo único que hay que tener en cuenta es que en este modo los jefes nunca suben al ascensor y que después del movimiento, el jugador puede jugar/descartar hasta dos cartas.

Al final de su turno repone hasta tener otra vez 3 cartas y baja al jefe una planta.

Si se consigue llevar a todos los trabajadores a la planta 0 antes de que lo haga el jefe, habrán ganado la partida. Por el contrario, los alienígenas tendrán que realizar horas extra todo el fin de semana.

Modo solitario

Se juega exactamente igual que el modo cooperativo, salvo que en este caso jugamos solos y colocaremos dos jefes en el ático en vez de uno. Cuando un jefe llega a la planta 0, comienza el descenso del segundo.
Para aumentar la dificultad, el jugador puede elegir jugar con un solo jefe.

¿Cuál es nuestra valoración?

Alien 51: El ascensor, es un juego de mesa familiar, ágil, muy divertido y muy versátil gracias a sus diferentes modos de juego tanto competitivos, como colaborativos o solitarios.

Lo primero que queremos mencionar es su estética y su cuidado diseño. Presentado en una caja relativamente pequeña, nos encontramos ante una portada que nos mete de lleno en su temática. Lo mismo ocurre con el trabajo muy bien realizado de las ilustraciones de cada una de las losetas de las plantas del edificio, donde quedan representados, con tono de humor, cada uno de los lugares de una oficina alienígena y que merece la pena detenerse para echarles un vistazo. Por otro lado, es cierto que la ilustración de las cartas de acción son diseños muy sencillos, pero a la vez muy prácticos para relacionar fácilmente el dibujo con la acción que te permite hacer.

Por último, sobre su producción, decir que si bien es cierto que el paso siguiente sería que los meeples vinieran serigrafiados, pero muy bien son recibidas las pegatinas que se incluyen para personalizar a los diferentes trabajadores.

Otro aspecto del juego que llama la atención es su mecánica. Rápida y sencilla pero muy potente. Turnos muy rápidos en los que debes lanzar el dado, mover el ascensor a la planta que nos diga, mover a uno de los meeples y, si quieres, jugar una carta de acción. Así de sencillo.

Lógicamente, el azar aparece con el lanzamiento del dado y con el robo de las cartas, pero también tiene un componente estratégico muy interesante de saber qué carta y qué momento es el mejor para jugar cada una de ellas, teniendo en cuenta la estrategia que has pensado y lo que intuyes que pueden hacer el resto de los jugadores.

Además, es cierto que los turnos son tan frenéticos y la partida cambia tan rápido que lo que tenías planeado para los siguientes turnos tengas que replanteártelo y adaptarte continuamente.

Un elemento que nos ha parecido muy ingenioso es la existencia de los jefes, que tan pronto pasan a ser enemigos como utilizarlos a tu favor. Incluso son los que, tanto en el modo competitivo como en el colaborativo, te permiten regular la dificultad de las partidas.

Obviamente, la rejugabilidad está garantizada. Principalmente por su alto componente de azar con el lanzamiento del dado y las cartas, pero también debido al uso que le den los jugadores a éstas y las estrategias que tenga cada uno de los jugadores. Además, gracias a sus diferentes niveles de dificultad y de modos de juego, le convierten en un juego tremendamente versátil.

Hablando de los modos de juego, decir que sin duda el juego está pensado para su versión competitiva donde la interacción entre los participantes es máxima, pero tanto el modo solitario como el cooperativo son verdaderamente divertidos ya que es al final de cada turno cuando los jefes bajan una planta, de tal forma que se crea una auténtica carrera a contrarreloj. De hecho, las partidas en estas modalidades se nos hacen tan cortas que hemos llegado a intentar jugar utilizando diferentes números de jefes y pudiendo utilizar más o menos cartas cada turno. Cualquier modo es simplemente adictivo.

Con respecto a su escalabilidad, tenemos que decir que, aunque jugado a 4 es cuando mejor no lo hemos pasado porque se vuelve todo más impredecible y se generan más piques del tipo: ¡No quites a mi muñeco de ahí! ¡Quita uno de los de otro que está a punto de ganar!, pero hay que decir que a 3 y especialmente a 2 se vuelve un juego con un punto más de control y donde puede ser más fácil intentar despistar a tu rival. Se convierte en un toma y daca en donde cualquier error se paga muy caro.

Aunque suelen ser partidas bastante cortas en general, si que la duración de la partida dependerá del nivel de los jugadores. Más que del nivel de cada uno de ellos, dependerá de si el nivel que tienen los rivales es parecido. Así, no es de extrañar que algunos encuentros se alarguen más de la cuenta. Lo bueno es que, aunque eso ocurra, la emoción no desaparece ni un segundo.

Para terminar, podemos decir que Alien 51: el ascensor es un juego divertido, ágil, muy emocionante y diferente a los demás. Es capaz de atraer a principiantes y a habituales y de enamorar a los amantes de la interacción.

Una temática atractiva, una original mecánica y un toque de humor, hacen de este juego un imprescindible para cualquier ludoteca. No hay duda de que es un juego que saldrá a la mesa habitualmente por la facilidad de enganchar a todo tipo de jugadores.

Consigue Alien 51: El ascensor en Zacatrus!

Consigue Alien 51: El ascensor en Amazon

No products found.

Última actualización el 2021-11-28 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

1 comentario

  1. Javier Martínez

    Hola! todo genial salvo una cosilla. El final de partida del modo normal. Gana un jugador cuando consiga tener a sus 3 trabajadores en sus plantas de trabajo aunque haya jefes en sus plantas objetivo. La variante que hace que los jefes te impidan la victoria si están en tu planta solo se da en el modo iniciación para darle un poco mas de chicha ya que se juega solo con las cartas básicas.

    Lo demás genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *