Menú Cerrar

Aladino y la cueva de las maravillas

Aladino y la cueva de las maravillas es un juego educativo, familiar y tematizado con una ambientación conocida por todos por lo que, antes de sentarnos a la mesa ya conoceremos a sus personajes y nuestra mente se transportará a Oriente Medio.

Este juego ha sido creado por Manu Sánchez, maestro de la gamificación y todas las ilustraciones han sido hechas por Amelia Sales.

Ficha

  • Número de jugadores: 2 a 4
  • Edad Mínima: 6 años
  • Duración: 20 a 30 minutos
  • Interacción: Competitivo
  • Mecánicas: Roll/ Spin and Move
  • Versiones: No
  • Expansiones: No
  • Editor: Átomo Games
  • Año de publicación: 2019

¿Cuál es su contenido?

  • 1 tablero de la Cueva de las Maravillas
  • tableros de jugador
  • figura de Aladino con peana
  • marcadores de puntuación de jugador
  • 61 fichas de cartón de tesoros y personajes
  • 1 dado de 4 caras piramidal
  • 1 instrucciones

¿De qué trata?

Revive la historia de las Mil y una Noches de la mano del joven Aladino. Adéntrate en la Cueva de las Maravillas y consigue un gran tesoro con la ayuda del genio de la lámpara, la alfombra mágica y tu fiel amigo, el mono titi.

En este vistoso juego moveremos al joven Aladino por una cueva llena de tesoros y tendremos que conseguir el mejor tesoro para ser los vencedores. Tendremos la ayuda de un dado piramidal para los movimientos y tableros personalizados con los personajes de la historia.

¿Cómo se juega?

Preparación

Colocamos el tablero en el centro de la mesa y volcamos todas las fichas de tesoro. Iremos colocando una ficha en cada hexágono del tablero hasta que todas estén puestas y no debemos darles la vuelta (algunas estarán bocarriba y otras bocabajo).

En la casilla en la que esté la ficha de Aladino, pondremos la peana del personaje y será donde se inician los movimientos. Cada jugador tendrá un marcador de puntos de un personaje diferente que será el que use sobre el tablero de marcación de puntos.

Cada jugador recibe un tablero individual con ese mismo personaje con el que marcará los puntos donde colocará sus tesoros.

El jugador inicial es el que haya visitado por última vez una cueva o sino, el más joven.

La partida

En su turno, cada jugador tira el dado piramidal y mueve a Aladino tantas casillas como indique el dado en línea recta desde el hexágono en el que se encuentre. Donde acabe su movimiento y se pare, recogerá la ficha.

Normas de movimiento: Las casillas que estén vacías porque se haya recogido la ficha antes, no se contabilizan para el movimiento por lo que las saltamos y no podemos dejar parado a Aladino encima.

Además, si en el movimiento se llega al borde del tablero antes de completar el resultado marcado por el dado y esa casilla tiene ficha, te  paras ahí y coges esa ficha.

Una vez que cogemos la ficha, ese jugador mira su valor y la pone en la casilla de su tablero que corresponda con número y tipo de tesoro. Si previamente había conseguido una ficha en la misma casilla, se pueden apilar unas encima de otras.

Si la ficha que se ha recogido tiene un personaje, ejecutará la acción correspondiente. Podemos verlas explicadas más abajo.

Cuando se termina, se suben o se bajan los puntos, según corresponda, en el tablero de puntuación con el marcador morado.

¿Cómo puntuar?

  • Al colocar un tesoro en nuestro tablero, subiremos el número de puntos de esa columna.
  • Si completamos una fila o una columna, se puntúa con 5 puntos extras.
  • Si se apilan 3 fichas con mismo número y tipo de tesoro en el tablero, se suman 3 puntos extra.
  • Cuando una persona consiga una ficha del tesoro que aparece en la esquina de su tablero, obtiene un punto adicional a lo indicado en la ficha que coloca.

Acciones de los personajes

Cuando un jugador coge una ficha de tesoro en la que aparece un personaje, la coloca en su tablero, contabiliza los puntos y después ejecuta la acción asociada:

  • Mono: Incluyen el número 2 junto al tesoro. Tiras otra vez el dado, moviendo por tanto otra vez a Aladino y consiguiendo un tesoro extra.
  • Alfombra: Incluyen el número 1 junto al tesoro. Podrás mover a Aladino otra vez, colocándolo en cualquier espacio del tablero que no tenga un personaje visible y conseguir una segunda ficha de tesoro.
  • Brujo Malvado: Incluyen el número 5 junto al tesoro. Se coloca en su color y número pero no suma 5 puntos, sino que resta 3, aunque pueda ayudar a puntuar filas, columnas o tríos de tesoros.
  • Genio de la lámpara: Es un comodín y puede ser ubicado en cualquier casilla del tablero de la persona que lo recoge. No otorga puntos, pero ayuda a puntuar filas, columnas o tríos.
  • Princesa: Incluyen el número 3 junto al tesoro. Suma puntos adicionales si:
    • Tiene el tesoro favorito del jugador,sumando 2 puntos adicionales en lugar de 1 solo.
    • Si en la misma fila del tablero donde coloca a la Princesa hay una alfombra mágica obtendremos 2 puntos de tesoro adicionales.

Final de la partida

El juego termina cuando:

  • El jugador que está en su turno no puede mover cumpliendo las normas.
  • Una jugador completa todos los huecos de tesoro de su tablero individual.
  • Uno de los jugadores alcanza los 50 puntos de tesoro en el contador de puntuación.

Ganará la persona que tenga más puntos.

¿Cuál es nuestra valoración?

Nos encontramos ante un juego muy visual que hará las delicias de pequeños y mayores cada vez que se saque a mesa. Las partidas a Aladino y la cueva de las maravillas serán muy ágiles y dinámicas y con unas mecánicas bastante sencillas para que puedan entenderlas los más peques.

Su caja, de tamaño mediano y de buena consistencia presenta unos colores muy en consonancia con la temática del juego y que inician así la ambientación antes de que quitemos la tapa.

Una ilustración muy grande que nos deja ver al genio y al joven Aladino rodeado de tesoros que no tiene desperdicio. Muchos trazos y detalles bien cuidados que deberemos pararnos a observar.

Cuando la abrimos veremos una gran variedad de componentes. Empezando por tablero de juego y tableros individuales de jugadores, mencionar que son de un cartón extremadamente bueno y resistente que no tienen ni un hueco más para ser cubiertos de detalle. Hasta los tableros de los jugadores vienen ilustrados por su reverso con la misma ilustración que nos muestra el interior de la caja: joyas y tesoros.

Nos han gustado especialmente porque son manejables pero tienen el espacio bien repartido para poder dejar los tesoros y que no se mezclen unos con otros y se desordenen.

Sus fichas, tanto las que colocaremos sobre el tablero como los marcadores de puntuación, son redondas y de cartón duro impresas por ambas caras. La figura de Aladino incluye una peana que nos ha parecido muy cómoda ya que deberemos moverlo por el tablero continuamente mientras recolectamos tesoros.

Ninguno de sus componentes es dependiente del idioma y nos ha gustado mucho que el dado sea de 3 caras en vez del habitual de 6, número que sería muy alto para cada tirada ya que haría que Aladino avanzara demasiado y se acabaran los tesoros en un periquete.

Para jugar una partida a Aladino y la cueva de las maravillas necesitaremos tener espacio y una mesa ya que el tablero tiene un tamaño mediano y además sumaremos los tableros individuales de cada uno de los jugadores pero eso hace que el juego sea mucho más vistoso, sin duda, una de sus características principales.

Es un juego sencillo, rápido de explicar y de entender para disfrutar en familia pero que tiene cierto grado de estrategia y profundidad. Su mecánica es de lo más simple: mueve a Aladino por el tablero según indique el dado para conseguir tesoros que te otorgarán puntos. Ya depende de nosotros mismos cómo nos moveremos para recaudar tesoros que nos vengan mejor que otros y por lo tanto conseguir más puntuación haciendo combos o cogiendo el tesoro especial que va unido a nuestro personaje individual.

Estrategias por lo tanto habrá muchas: Podremos intentar ir a por todos los tesoros especiales de nuestro tablero, a rellenar cuantos más espacios de joyas diferentes mejor o incluso a completar filas o columnas para sumar muchos puntos extra. Deberemos por lo tanto optimizar qué tesoros recolectamos.

El azar estará presente en el juego y eso hace que veamos que tiene una alta rejugabilidad porque, cuando dejamos caer todas las fichas sobre el tablero y las tenemos que ir esparciendo por él (por cierto, una de las cosas que nada más empezar los peques se piden hacer para sentir que colaboran activamente en el juego nada más verlo) nunca se colocarán de la misma manera ni tienen porqué tener la misma cara de la ficha visible.

 

Una cosa que queremos mencionar y que nos ha gustado mucho son las diferentes maneras que tenemos para ir puntuando porque nos hace tener que estar más atentos a qué ruta debe seguir Aladino en nuestro turno para conseguir hacer mejores combinaciones de joyas en nuestro tablero individual. Si todas puntuaran igual o si no estuvieran las acciones especiales de los personajes, que también podemos ejecutar, el juego no tendría ese punto de profundidad que hace que no se reduzca a un mero juego infantil sino que cuando juguemos con los más peques notemos que no podemos perder la concentración en absoluto.

Para resumir, podemos decir que este juego de mesa inspirado en un cuento infantil es muy visual, tiene unas reglas muy sencillas que serán entendidas por cualquiera al que se lo enseñemos y que será de los que salgan a mesa habitualmente una vez lo tengas en tu estantería.

Última actualización el 2020-04-03 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *